resfriado

Resfriado común. Tratamiento y remedios


No existe cura para el resfriado común.

Pero ¿que hay de los remedios que aseguran hacerte sentir mejor o recuperarte antes?

Averigüe lo que es eficaz y lo que no.

resfriado

Remedios para el resfriado: Lo que funciona

Si te pillas un resfriado puedes esperar estar malo desde unos días hasta dos semanas. Aunque eso no significa que debas sentirte un miserable.

Hay algunos remedios que pueden ayudar:

Agua y otros líquidos

Beber cantidad de líquidos puede ayudar. Agua, zumos, agua con limón, con miel… ayudan a aliviar la congestión y prevenir la deshidratación. Como norma general se debe beber el doble de lo habitual. Evitar el alcohol y el café.

Zinc

El zinc se ha utilizado desde hace tiempo en complementos para tratar resfriados, aunque no existía evidencia que apoyara su uso. En la actualidad la evidencia científica muestra que el zinc si es beneficioso aunque aun con limitaciones, pues no se ha establecido la fórmula más eficaz, dosis o duración del tratamiento.

Es importante recalcar que el zinc inhalado puede eliminar el sentido del olfato en ocasiones de forma permanente. Deben evitarse los inhaladores y sprays de zinc.

Sopa de pollo y ave

Generaciones de madres han hecho sopa de pollo para sus hijos enfermos.
Un estudio sugiere que la sopa de pollo y aves podría ser beneficiosa por posibles efectos antiinflamatorios o al hacer los mocos más acuosos.

Gárgaras de agua con sal

Las gárgaras de agua con sal (1 cucharadita en un vaso de agua tibia) pueden aliviar la inflamación y dolor de la garganta. El agua con sal a tanta concentración tiene una potente actividad antibacteriana.

Suero salinos y sueros nasales

Los sueros salinos ayudan a combatir la congestión.
Los sueros salinos y nasales no producen efecto rebote como otros descongestivos y la mayoría son seguros incluso para niños.

Humedad

Los virus del catarro se transmiten más facilmente con mayor humedad, motivo por el que son más frecuentes en invierno. Sin embargo el ambiente seco también reseca las mucosas, la nariz, la garganta, haciendo más molesto y difícil respirar o tragar. Si vive en una región seca, un humidificador puede añadir una humedad extra pero también más hongos y bacterias si no se limpia adecuadamente. Cambie el agua a diario y siga las instrucciones de limpieza del fabricante.

Remedios para el Resfriado: Lo que no funciona

La lista de remedios inefectivos para el resfriado es muy larga, aunque los más frecuentes, incluyen antibióticos.

Los antibióticos son fármacos para matar bacterias. Además, cada enfermedad está causada por una u otra bacteria, por lo que es necesario especificar el tratamiento antibiótico.

El resfriado está causado por virus, no por bacterias. Los antibióticos no tienen ningún efecto en virus y por tanto no deben consumirse antibióticos para tratar resfriado y gripe.

La Vitamina C ha demostrado no ser eficaz en el tratamiento del resfriado ni en la reducción de sus síntomas.
Con la ingesta de suplementos de vitamina C sólo obtendrán beneficio las personas que tengan una carencia previa de vitamina C.
Tampoco es necesario consumir dosis mucho más elevadas de las recomendadas, como suelen ser las comercializadas.

Se debe acudir al médico si

Si los síntomas persisten durante 10 o más días sin evolucionar, van acompañados de fiebre de 38º C o más, o lo síntomas son severos, debe visitar a su Médico.


colesterol bueno malo

20 Consejos para bajar el colesterol


Consejos dietéticos para reducir el colesterol

Qué es la hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia se produce con valores de colesterol superiores a 200 mg/dl.

Los límites de colesterol deseable son de 200 mg/dl (180 para menores de 18 años).

Por encima de 240 mg/dl se considera un riesgo alto.
Está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 mg/dl tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200.

Cómo se diagnostica

La hipercolesterolemia no presenta síntomas ni signos físicos pero su diagnóstico puede hacerse con un simple análisis de sangre que determine los niveles de colesterol.

Un estudio realizado en 2011 por la OMS concluyó que la mayoría de quienes padecen hipercolesterolemia no reciben el tratamiento que necesitan para reducir el riesgo.

El riesgo aterogénico o de acumulación y formación de placas de ateroma en las arterias, también depende de los valores de colesterol HDL o “bueno” y LDL o “malo”: un nivel alto de colesterol bueno o HDL permite un equilibrio mejor con un colesterol ligeramente elevado, al igual que un nivel de colesterol malo o LDL elevado produce un pronóstico peor con un colesterol también ligeramente elevado.

Qué produce

La hipercolesterolemia produce la formación de placas en las arterias o ateroesclerosis.
Está relacionado con enfermedades cardiovasculares como infartos de miocardio.
Por eso la hipercolesterolemia es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular.

Cómo se trata

Existen factores externos no modificables, como la herencia genética y la edad: el riesgo cardiovascular es mayor a partir de los 45 años en hombres y 55 en mujeres.

Y otros externos modificables como el tabaco, la hipertensión, diabetes, sobrepeso y obesidad, inactividad física y sedentarismo, perímetro de cintura elevado.

Por ello en el tratamiento es imprescindible el tratamiento dietético ya que permite corregir a la vez varias enfermedades.

20 Consejos para bajar el colesterol

colesterol bueno y maloLa estrategia para disminuir el colesterol debe basarse en dos pautas paralelas:
aumentar el colesterol “bueno” HDL y
mantener o disminuir el colesterol total y el colesterol “malo” LDL.

  1. En general, debe restringirse la ingesta de alimentos ricos en colesterol. Pueden consumirse de 4 a 6 huevos semanales, en función del sexo, peso y actividad.
  2. Consuma carne sin grasa y retire la grasa visible
  3. Evitar embutidos como fuet, chorizo, morcilla, salchichón. Consuma jamón ibérico pero con moderación.
  4. Opte por las aves antes que el cordero, pero no deje de consumir ternera o partes magras del cerdo como el lomo. Evite cortes de carnes grasos y retire la piel
  5. Aumentar el consumo de pescado azul fresco: caballa, atún, arenque, trucha, salmón… ya que son ricos en ácidos grasos poliinsaturados que reducen el colesterol y protegen la salud del corazón. El salmón ayuda a disminuir los triglicéridos y colesterol y ayuda a hacer los vasos sanguíneos más elásticos. Cabe destacar que los suplementos de aceites de pescados no han podido demostrar eficacia en la protección cardiovascular. Los suplementos de omega no han demostrado eficacia frente al pescado fresco. Evite consumir suplementos de omega 3 como sustituto del pescado azul.
  6. Eliminar la bollería industrial, galletas. Son ricos en grasas saturadas, aportan mucho azúcar y pocos nutrientes.
  7. El cacao ha demostrado tener propiedades beneficiosas al restaurar la flexibilidad de las arterias. Puede comer una onza de chocolate negro (más del 75% de cacao) un máximo de una al día.
  8. Evite consumir comidas fritas. Aumente el uso de cocción, horno, salteados, vapor, parrilla, papillote, etc
  9. Usar aceite de oliva virgen para la plancha y virgen extra para aliñar
  10. Consumir frutos secos: principalmente nueces, ya que son ricas en ácidos grasos omega 3. También pistachos, avellanas, almendras y cacahuetes un par de veces por semana. Contienen grasas insaturadas beneficiosas. Es mejor que no sean pelados.
  11. Una infusión de té verde podría ser eficaz para disminuir ligeramente el colesterol total y ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. Si la endulza, use miel fresca.
  12. Practique ejercicio físico regular: caminar largos paseos, o cortos (de al menos 30 minutos) pero con mucha frecuencia
  13. En cuanto a los lácteos, es aconsejable moderar el consumo de los derivados lácteos más grasos como quesos y mantequilla y consumir preferentemente leche semidesnatada o desnatada y lácteos y yogures desnatados y 0%.
  14. Consuma al menos 3 piezas de fruta al día. Para un máximo beneficio y dentro de unos hábitos no sedentarios, consuma 6 raciones de fruta al día. Las fresas son ricas en flavonoides, que contribuyen a dilatar y proteger los vasos sanguíneos.
  15. Consuma 2 raciones de verdura al día, idealmente una de verdura fresca.  El brócoli ayuda a reducir el riesgo de accidentes vasculares.
  16. Coma legumbres y cereales, pastas y pan integral. No consuma pan blanco. Una dieta rica en legumbres reduce un 14% el riesgo de infarto y angina. Ayudan a mantener un buen nivel de colesterol en sangre.
  17. Coma pescado al menos 3 veces por semana.
  18. Consuma aceite de oliva virgen en crudo. Pero varíe y utilice en alguna ocasión aceite de girasol.
  19. El consumo de tomate puede prevenir hasta un 59% el riesgo de ictus
  20. La curcumina posee acción protectora y reduce las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión

Alimentos funcionales

Los Esteroles vegetales son fitoesteroles conocidos para tratar el colesterol elevado y presentes en lácteos.
Son los denominados alimentos funcionales, porque añaden una función adicional a la inherente al propio alimento.

Si consume lácteos para reducir el colesterol debe seguir las instrucciones de uso y nunca consumir más del indicado

ruta colesterol

Ruta metabólica de síntesis y degradación de colesterol

A veces no son suficientes los alimentos para disminuir los niveles de colesterol.
En ese caso debe ser el médico el que valore la posibilidad de un tratamiento farmacológico.

Las estatinas son con frecuencia el fármaco de elección en el tratamiento del colesterol elevado.
Existen muchos tipos y continuamente se investigan y salen al mercado nuevas estatinas.
Su médico prescribirá la que considere mejor.

 


intolerancia lactosa

Intolerancia a la lactosa


La intolerancia a la lactosa se define es un conjunto de síntomas intestinales que sigue a la ingesta de lactosa en personas con déficit de lactasa -la enzima intestinal que digiere la lactosa-.

La intolerancia a la lactosa puede ser de varios tipos y puesto que la actividad de la lactasa disminuye con la edad, se hace más evidente cuanto más adultos, y especialmente en ancianos.
intolerancia lactosa

Intolerancia a la lactosa

Aspectos nutricionales

La lactosa es el principal hidrato de carbono de la leche. Además se utiliza en la industria alimentaria ampliamente, ya que aunque es dulce, no tiene mucho poder edulcorante pero también es útil como espesante.

Es un disacárido formado por glucosa y galactosa.

La digestión de la lactosa ocurre gracias a las enzimas de la membrana de las células intestinales. La lactasa es la enzima más abundante en las primeras porciones del intestino delgado, en duodeno y yeyuno, y menor actividad cuanto más nos acercamos a su última porción, al íleon.

lactosa

Tras la acción de la lactasa, la lactosa se desdobla en galactosa y glucosa.

Ambos son transportados al interior de la membrana celular intestinal por transporte activo acoplado a reabsorción de sodio. Es decir que se realiza con gasto de energía y que se intercambia sodio.

La actividad de la lactasa es menor cuanto mayores somos.

Cómo ocurre la intolerancia

Cuando la lactosa no es correctamente digerida se queda en el intestino y retiene agua, que puede producir diarrea. En el intestino grueso es fermentada por las bacterias del cólon produciéndose ácidos grasos de cadena corta, dióxido de carbono e hidrógeno.

Los síntomas incluyen dolores y calambres abdominales, diarrea retortijones… y la gravedad depende de la cantidad de lactosa ingerida y la intolerancia individual.

Tipos de intolerancia

La intolerancia a la lactosa puede ser de tres tipos: primaria, secundaria o funcional.

  1. La intolerancia a la lactosa primaria es aquella que se da en personas sin ninguna enfermedad intestinal. Existe una forma más rara de déficit de lactasa que se da en niños y otra más habitual en adultos.
  2. La deficiencia secundaria se produce en personas con alguna patología intestinal o tras períodos de reposo absoluto del tracto intestinal como ocurre en pacientes con alimentación parenteral.
  3. La deficiencia funcional a la lactasa se da en pacientes que presentan un rápido vaciamiento gástrico -por ejemplo los sometidos a gastrectomía-, lo que hace que a pesar de que la actividad de la lactasa es normal, el tiempo de contacto de la enzima con la lactosa es mínimo.

La intolerancia a la lactosa es más frecuente en personas de origen mediterráneo, raza negra y asiática, judíos e indios norteamericanos.

Muchas de las personas que se consideran intolerantes a la lactosa no presentan intolerancia. Busque diagnóstico Médico.

Diagnóstico de intolerancia a la lactosa

El diagnóstico de intolerancia a la lactosa puede determinarse de varias formas:

  • Historia dietética que relacione la ingesta de lactosa con los síntomas.
    Método fiable, fácil y eficaz en pacientes que ya poseen una historia dietética documentada. Complicado si se realiza con la aparición de los síntomas o a posteriori.
  • Ensayo de dieta restringida en lactosa y esperando la desaparición de los síntomas.
    Poco práctica, muy costosa, dificultosa.
  • Test de hidrógeno espirado, una prueba médica en la que se administran 50 g de lactosa al paciente y se mide el aire espirado. Si contiene más hidrógeno del normal se debe a la acción bacteriana por la presencia de lactosa no digerida.
    Es el clásico para diagnóstico médico.
  • Biopsia intestinal para medir la actividad de la lactasa.
    No frecuente en diagnóstico en atención primaria.
  • Prueba de tolerancia, en la que se determinan los niveles de glucemia tras administrar una dosis elevada de lactosa oral.
    Incrementos de la glucosa plasmática indican claramente déficit de lactasa.

 

Consejos para intolerantes a la lactosa

Antes de seguir una dieta sin lactosa es imprescindible asegurarse de que se es intolerante mediante el correspondiente diagnóstico médico.

Posibles carencias derivadas

La restricción de lactosa en la dieta limitará la ingesta de leche y alimentos lácteos, que resultará en déficits de calcio, riboflavina y vitamina D, especialmente en personas que tienen requerimientos más altos -niños, adolescentes, embarazadas, lactantes-.
En estas circunstancias hay que considerar la suplementación de calcio y/o vitamina D para satisfacer los requerimientos.
No suele ser necesario suplementar con riboflavina dada su presencia en otros muchos alimentos.

Consulte con un Dietista Nutricionista

La mayoría de los pacientes diagnosticados presentan una intolerancia parcial que les permite tomar pequeñas cantidades de lactosa.

Estudios demuestran que una taza de leche al día no agrava los síntomas abdominales en la mayoría de los pacientes y que raramente es necesaria una dieta exenta por completo de lactosa.

  • Pruebe a tomar una pequeña cantidad de alimento que contenga lactosa y aumente la cantidad a medida que la vaya tolerando.
  • Intente elegir lácteos enteros (no desnatados) ya que pueden ayudar a hacer la digestión y vaciamiento gástrico más lento que permita una mejor digestión por la lactasa intestinal.
  • Pruebe los yogures, kefir o leche con bacterias o microorganismos VIVOS, ya que gran parte de la lactosa ya se ha digerido. No valen los pasteurizados después de la fermentación, o los que duran varios meses sin refrigeración.
  • Varíe la fuente de bacterias lácticas que ingiere: cambie de marcas.
  • Si evita los lácteos y derivados, asegúrese de llevar una alimentación rica en otros alimentos con calcio.

Conclusiones

  1. No existe razón justificada para seguir una dieta sin lactosa sin haber sido diagnosticado de intolerancia a la lactosa.
  2. Seguir una dieta sin lactosa no mejora la digestión de las personas que no padecen intolerancia. Tampoco la hace más ligera -¿cómo se es más ligero?-  ni feliz, desgraciadamente, y como la publicidad sugiere. La persona simplemente la digiere.
  3. Si ha sido diagnosticado de Intolerancia a la lactosa busque consejo por un Dietista Nutricionista.

 


sobrepeso obesidad

Sobrepeso y Obesidad


Sobrepeso y Obesidad

Perder peso es ante todo una cuestión de salud. La obesidad es un problema de salud y causante de numerosas complicaciones: hipertensión, diabetes, colesterol elevado, enfermedad cardiovascular… La obesidad no es un problema estético.

Una pérdida de peso ligera significa mucho. Una pérdida del 5-10 % de su peso actual aportará grandes beneficios a su organismo además de mejor tu aspecto.

Para bajar peso es necesario un tratamiento que garantice una pérdida a largo plazo.
Además es imprescindible que el plan dietético tenga en cuenta todas las características personales: edad, peso actual, objetivos, grado de sobrepeso, tipo de alimentación, horarios, nivel de actividad física, motivación, etc.
Seguir una dieta determinada sin supervisión puede ayudar adelgazar. Pero puede correr riesgo de padecer enfermedades, alteraciones graves y  no te enseña a comer ni asegurar tu adecuada nutrición.
La educación nutricional del paciente es un pilar fundamental para garantizar el éxito a largo plazo.

tratamiento sobrepeso

Recomendaciones dietéticas para el tratamiento del Sobrepeso y Obesidad

La obesidad es un problema que requiere de un tratamiento con una alimentación equilibrada y con bajo contenido en grasas. Incrementa la actividad física. Muévete y evita el sedentarismo. El médico descartará que el exceso de peso sea secundario a un problema médico que precise tratamiento.

La pérdida de peso debe ser siempre progresiva

Acude a un Dietista-Nutricionista profesional. Te informará de tu peso ideal y objetivo a alcanzar de acuerdo a sus características personales. Es importante que acudas a las visitas de control programadas, lo que permitirá no sólo modificar el contenido de la dieta cuando sea necesario, sino también te servirá como apoyo, educarte nutricionalmente, etc .

Recomendaciones dietéticas para pacientes con Sobrepeso

  • Elige alimentos con poca grasa
  • Procure de forma general no consumir alimentos con más de 15 ó 20 g de grasas por 100 g de alimento.
  • Reduce en consumo de azúcar y alimentos y bebidas azucaradas.
  • Reparte tu alimentación en 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  • No te saltes ninguna toma.
  • No alternes períodos de ayuno con comidas abundantes.
  • Come sentado, despacio y masticando bien los alimentos, dando bocados pequeños, con pequeñas cantidades.
  • Entre bocado y bocado deja los cubiertos sobre la mesa, de esta forma te asegurarás de comer pausadamente.
  • Come en un lugar concreto, no trabajando, caminando, o en lugares improvisados. No leas ni veas la televisión.
  • Disminuye el consumo de carnes rojas y sustitúyalo por pescados.
  • Consume verduras y hortalizas en abundancia.
  • Recuerda tomar 3 o 4 piezas de fruta al día.
  • Bebe abundante agua. Al menos 1 litro y medio al día.
  • Evita el consumo de alimentos fritos y cocinados con excesiva grasa.
  • Ten a mano tentempiés saludables, especialmente fruta y lácteos desnatados.

Consejos para realizar la compra

  • Haga la compra sin tener hambre.
  • Vaya con la lista hecha previamente.
  • Vaya con frecuencia a la tienda : suele despertar menos interés por las novedades o diseños atractivos.
  • Evite platos preparados o precocinados.

sobrepeso

Consejos para preparar la mesa

  • Retira toda la grasa visible de las carnes o la piel del pollo después de cocinarla y antes de servir en el plato.
  • Utiliza formas de cocinar sencillas, que no requieran mucho aceite: plancha, grill, horno, microondas o wok.
  • La cocción al vapor con la olla a presión permite cocinar con poca agua, en poco tiempo y preservando las propiedades de los alimentos.
  • Para cocinar carnes y pescados envuélvalas en papel de aluminio (papillote). Así se cocinan en su propio jugo, conservándose tiernos y sabrosos sin necesidad de añadirle grasa.
  • Cuando hagas estofados, preparalos con antelación. Déjalos enfriar en la nevera y retira la capa de grasa superior con una cuchara. Conserva el sabor sin apenas grasa.
  • Cuando elabores vinagretas, invierte la proporción habitual de tres partes de aceite por una de vinagre a tres partes de vinagre por una de aceite.
    Para que el sabor no sea tan ácido utiliza vinagre de sabores: de manzana, frambuesas, etc
  • Si necesitas utilizar alguna salsa para añadir a una ensalada puede utilizar yogur natural desnatado, rebajado con zumo de limón. Se bate bien y se queda una crema suave y baja en calorías. También puede probar con salsa de soja.
  • Acostúmbrate a utilizar especias y hierbas aromáticas.
  • Para preparar salsas de leche o queso utilice leche desnatada o queso tipo parmesano, que contiene menos calorías y es más aromático.
  • En la preparación de la salsa bechamel emplee aceite de oliva o margarina baja en calorías y leche desnatada.
  • En la confección de algunos platos que requieran salsa mahonesa, seleccione las que son bajas en calorías pero evite las salsas comerciales.

Más información con consejos para hacer la compra.


tratamiento diabetes

Diabetes


Recomendaciones dietéticas para la diabetes

No existe una dieta diabética sino un plan de alimentación individualizado según hábitos dietéticos y otros factores de estilo de vida y de los objetivos de tratamiento de cada paciente en particular.

El seguimiento de los parámetros metabólicos de perfil de glucemia, hemoglobina glicada, perfil lipídico, tensión arterial, función renal y peso corporal, así como la valoración de la calidad de vida del paciente son esenciales para asegurar unos resultados satisfactorios.

Un aspecto fundamental para conseguir estos resultados es facilitar al paciente y familia un adecuado proceso de educación nutricional.

El objetivo de las siguientes recomendaciones basadas en la evidencia es mejorar el cuidado de la diabetes aumentando el conocimiento de las personas con diabetes y profesionales de la salud sobre la importancia de la terapia nutricional.

Es importante que en el equipo de diabetes se contemple la figura del Dietista – Nutricionista.

Además es importante que cada miembro del equipo tenga la formación adecuada sobre la terapia nutricional y sepa transmitirlos y dar soporte a las personas con diabetes que necesiten realizar cambios en su estilo de vida.

tratamiento diabetes

 

Objetivos de la terapia nutricional en la diabetes

  • Conseguir unos óptimos resultados de control metabólico: Niveles de glucemia lo más cercanos a la normalidad o lo más cercanos y seguros posibles, para prevenir o reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes. Perfil lipídico y lipoprotéico adecuado para reducir el riesgo de enfermedad macrovascular. Niveles de tensión arterial que reduzcan el riesgo de enfermedad vascular
  • Prevenir y tratar las complicaciones crónicas de la diabetes, modificando el aporte de nutriente de la ingesta y realizar los adecuados cambios de estilo de vida para la prevención y tratamiento de la obesidad, dislipemia, enfermedad cardiovascular, hipertensión y nefropatía
  • Mejorar el estado de salud general en base a realizar actividad física y realizar una alimentación saludable
  • Valorar las necesidades nutricionales individuales teniendo en cuenta las consideraciones personales, culturales y de estilo de vida, respetando los deseos personales y la voluntad del paciente

Objetivos para situaciones específicas

  • Para jóvenes con DM1: aporte energético adecuado para asegurar un normal crecimiento y desarrollo, adaptando la pauta de la insulina a los hábitos de alimentación y actividad física habitual.
  • Para jóvenes con DM2: facilitar cambios en los hábitos dietéticos y de actividad física que reduzcan la resistencia a la insulina y mejoren el estatus glucémico
  • Para embarazadas y lactantes: adaptar aporte energético y de nutrientes para conseguir unos óptimos resultados
  • Para jóvenes adultos: adaptar necesidades nutritivas en función de la edad y las necesidades psicosociales
  • Para todas las personas tratadas con insulina o segretagogos: facilitar educación terapéutica para el tratamiento y la prevención de la hipoglucemia, enfermedades intercurrentes y actividad física que pueda variar los niveles glucémicos
  • Para las personas con riesgo de diabetes: disminuir el riesgo a través de promover la realización de actividad física y alimentación saludable que facilite una moderada pérdida de peso o como mínimo no aumentar de peso

Terapia nutricional para personas con diabetes 1 y diabetes 2

Carbohidratos y Diabetes

El término se refiere a todos los alimentos que contengan hidratos de carbono: azúcares, hidratos de carbono, farináceos, fibra. Se evitan los términos como azúcares simples, carbohidratos complejos y carbohidratos de efecto rápido o lento.

Existen una gran variedad de factores, responsables de la respuesta glucémica de los alimentos:

  • Cantidad y tipo: glucosa, fructosa, sacarosa, lactosa
  • Naturaleza de los farináceos: amilosa, amilopectina
  • Cocción y procesamiento del alimento
  • Forma y acompañamiento de otros alimentos: grasa y sustancias naturales que enlentecen la digestión como lectinas, fitatos….
  • Nivel glucémico y lipídico prepandrial -antes de comer-

A pesar de estas diferencias numerosos estudios han evidenciado que cantidades isocalóricas de diferentes fuentes de carbohidratos tienen una respuesta postpandrial muy similar tanto en personas con DM1 como DM2. Es decir, que para la misma energía medida en calorías, la respuesta orgánica es muy similar independientemente de los factores citados anteriormente.

Aunque las dietas con bajo índice glucémico pueden reducir la respuesta postpandrial, las dificultades de seguimiento de estas dietas a largo plazo y por lo tanto el consiguiente efecto beneficioso sobre la glucemia, no se han establecido todavía su efecto a largo plazo.

Aunque es evidente que diferentes hidratos de carbono tienen respuestas glucémicas distintas no están claros sus efectos beneficiosos

  1. Los alimentos de los grupos de los fárinaceos, fruta, verduras y ensaladas y leche semi o desnatada deberían incluirse en una alimentación saludable
  2. En función de los estudios sobre los carbohidratos: la cantidad total es más importante que la fuente y/o el tipo
  3. La sacarosa no aumenta la respuesta glucémica respecto a cantidades isocalóricas de farináceos
  4. La sacarosa -azúcar común- o los alimentos que contienen sacarosa no deberían estar restringidos de la alimentación de las personas con diabetes

Si se toma en el contexto de una alimentación saludable:

  • Puede ser sustituido por otra fuente de carbohidratos
  • En pacientes en tratamiento con insulina o segretagogos si se añade azúcar al contenido total de carbohidratos de una comida concreta deberá adaptarse la dosis de la insulina o medicación hipoglucemiante. Los edulcorantes no nutritivos pueden tomarse dentro de las dosis máximas tolerables.
  1. Las personas con tratamiento intensivo de insulina deberían ajustar la dosis de antes de las comidas en función del aporte de hidratos de carbono de la misma
  2. Aunque el uso de dietas con bajo indice glucémico reduce la respuesta postpandrial, no hay evidencias de su beneficio a largo plazo y no serían dietas de primera opción
  3. No hay razón para realizar una dieta con más cantidad de fibra que la población general.

Proteínas y diabetes

En personas con DM2 la ingesta de proteínas no incrementa las concentraciones de glucosa en plasma aunque las proteínas son un potente estimulo de la secreción como los carbohidratos

Para aquellos que no tengan un control óptimo de glucemia, los requerimientos proteicos deberían ser mayores que los recomendados.

En personas con diabetes, si la función renal es normal no hay evidencias que sugieran modificar el aporte de proteínas. Se recomienda 15-20 % del aporte calórico

Los efectos de las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos son desconocidos. Aunque estas dietas a corto plazo pueden producir pérdidas de peso y mejorar la glucemia, no se ha establecido que la pérdida de peso sea mantenida a largo plazo. Tampoco se conocen los efectos de estas dietas a largo plazo sobre el LDL colesterol.

Grasas y diabetes

  1. Menos del 10 % del aporte calórico debe proceder de grasa saturada. En personas con LDL colesterol > 100 mg/dl es aconsejable reducir el aporte a menos del 7%
  2. El aporte de colesterol de la dieta debería ser menor de 300 mg /día. En personas con niveles de LDL colesterol > 100 es aconsejable reducir el aporte a < 200 mg/día.
  3. Para bajar los niveles de LDL colesterol , puede reducirse el aporte energético de la grasa saturada si se ha de reducir peso o ser sustituida por carbohidratos o grasa monoinsaturada si la pérdida de peso no es un objetivo
  4. Debería minimizarse la ingesta de grasa transinsaturada
  5. La reducción de grasa de la dieta a largo plazo contribuye a mantener moderadas pérdidas de peso y mejora de la dislipemia.

Balance energético y obesidad

  1. En personas insulinoresistentes, la reducción del aporte energético y moderadas pérdidas de peso mejoran a corto plazo la resistencia a la insulina y la glucemia
  2. Los programas educativos estructurados que enfatizan cambios en el estilo de vida, reducción de la ingesta de grasa (< 30% del aporte diario) y reducción del aporte calórico, actividad física regular y contacto regular entre los participantes pueden producir pérdidas de peso, a largo término, entre un 5-7% sobre el peso inicial
  3. El ejercicio físico y las modificaciones de la conducta son más eficaces que otras estrategias para ayudar a perder peso. El ejercicio es útil para ayudar a mantener la pérdida de peso
  4. Las dietas estándar para la reducción de peso, si no se acompañan de otras estrategias no son útiles para la reducción de peso a largo plazo. Son necesarios los programas estructurados que ayuden a modificar el estilo de vida.

Micronutrientes y diabetes

No hay evidencia clara de los beneficios de los suplementos de vitaminas y minerales en las personas con diabetes que no presenten deficiencias de los mismos.

Excepciones:

  1. el ácido fólico para la prevención de anomalías en los recién nacidos y
  2. el calcio en la prevención de enfermedades óseas.

Los suplementos antioxidantes en la dieta no son aconsejables porque no se conocen los efectos de eficacia y seguridad a largo término.

Alcohol y diabetes

Las personas que puedan consumir alcohol, la cantidad diaria debería ser: 1 bebida para las mujeres adultas y 2 bebidas para los hombres adultos.

1 bebida equivale a: 400 ml de cerveza, 175-200 ml de vino ó 50 ml de alcoholes destilados

Para reducir el riesgo de hipoglucemia, las bebidas alcohólicas deberían consumirse con alimentos.

Consideraciones especiales para personas con DM1

  • Los principios de alimentación saludable son igualmente aplicables a las personas con DM1. La diferencia está en que tienen que integrar la pauta de insulina a su vida cotidiana
  • Actualmente son posibles diferentes pautas de insulina, lo importante es que esté adaptada a sus hábitos, horarios y actividad habitual de cada paciente en particular
  • Para las personas que sigan terapia insulínica intensiva, el contenido total de carbohidratos de las comida y suplementos es el mayor determinante de la dosis de insulina pre pandrial (antes de comer) y de la respuesta glucémica post pandrial (después).
  • Para pacientes con pautas de insulina fijas que no ajusten la dosis antes de cada comida, es recomendable que el aporte de CH de cada comida sea muy similar
  • A menudo al mejorar el control glucémico se asocia cierta ganancia de peso. La ganancia de peso puede potencialmente tener efectos adversos sobre el control glucémico, lípidos, tensión arterial y salud en general. Para prevenir este aumento de peso se deberá tener en cuenta no solo el contenido de CH sino el de proteínas y grasa
  • Para prevenir la hipoglucemia asociada al ejercicio físico:  Si la actividad física está planificada: la mejor opción es la reducción de la dosis de la insulina. Si la actividad física no está planificada es mejor tomar ingesta de carbohidratos. En actividades físicas moderadas el consumo de carbohidratos puede ser entre 10-15 g/hora en una persona de alrededor de 70 Kg. Si la actividad es más intensa se deberá aumentar el aporte para prevenir la hipoglucemia.
    Consideraciones especiales para personas con DM2
    Las recomendaciones de alimentación saludable para toda la población son a la vez válidas para las personas con DM 2.
  • Como la DM2 está muy asociada a sobrepeso e insulinoresistencia, la terapia nutricional debería enfatizar los cambios necesarios en el estilo de vida para reducir el aporte calórico y aumentar la actividad física.
  • Como la mayoría de personas con DM2 presentan dislipemia, hipertensión, las modificaciones del estilo de vida también contemplaran la reducción de grasa saturada y colesterol así como la ingesta de sodio. Estas estrategias de modificación del estilo de vida deberían trabajarse desde el momento del diagnóstico.
  • La distribución de alimentos en 3 o 6 comidas durante al día tendrá que individualizarse en base a las preferencias individuales.
  • Cuando se añade tratamiento con segretagogos y/ o insulina es necesario adaptar el aporte de carbohidratos en cada comida o suplemento para que sean muy similares de un día a otro. En situaciones de tratamiento con insulina en múltiples dosis se podrá adaptar mejor el reparto de carbohidratos a los hábitos del paciente.
  • Consideraciones especiales para niños y adolescentes con diabetes
  • Los planes de alimentación individualizados y las pautas de insulina intensivas pueden facilitar mayor flexibilidad para los niños y adolescentes con diabetes para adaptar los cambios en los horarios e ingesta, en función de variaciones en el apetito y la actividad física.
  • Los requerimientos nutricionales para niños y adolescentes con DM1 o DM2 son similares a los de los otros niños y adolescentes de la misma edad.

Embarazo y lactancia con diabetes

  • Los requerimientos nutricionales durante el embarazo y la lactancia son similares para las mujeres con o sin diabetes
  • La terapia nutricional para la diabetes gestacional está basada en la ingesta de alimentos saludables para conseguir un correcto aumento de peso, la normoglucemia y la ausencia de cetona.
  • Para algunas mujeres con diabetes gestacional, puede ser apropiada una moderada restricción de energía y carbohidratos.

Personas mayores con diabetes

  1. Los requerimientos energéticos para las personas mayores son inferiores que los de los adultos con diabetes
  2. Debe recomendarse la realización de actividad física.

Tratamiento y prevención de la hipoglucemia

  • La glucosa es el tratamiento de preferencia en caso de hipoglucemia, aunque puede utilizarse cualquier otra forma de carbohidratos que contengan glucosa
  • La ingesta de 15-20 g  de glucosa es un tratamiento efectivo, aunque el nivel glucémico puede ser corregido sólo temporalmente.
  • La respuesta inicial al tratamiento de la hipoglucemia puede observarse al cabo de 10-20 minutos de la ingesta, sin embargo debería evaluarse el control glucémico al cabo de 1 hora para valorar ingesta adicional.

Enfermedades intercurrentes

  • En personas con diabetes mellitus tipo 1, las enfermedades intercurrentes son un riesgo para desarrollar cetoacidosis diabética.
  • La necesidades de insulina aumentan por el incremento de las hormonas de contraregulación.
  • Aumentar la frecuencia de control glucémico y cetonas, beber adecuadas cantidades de líquido y tomar ingesta de carbohidratos de manera especial si el valor glucémico es <100 mg/dl son aspectos básicos durante la enfermedad aguda. En adultos la ingesta de 150-200gr de carbohidratos al dia repartidos en ingestas de 40-50gr cada 3-4 horas debería ser suficiente junto con las adecuadas modificaciones de la pauta de la insulina.

Durante las enfermedades intercurrentes, los controles de glucemia capilar y cetonas en sangre u orina, beber adecuadas cantidades de líquidos y la ingesta de carbohidratos son aspectos muy importantes a seguir junto con una adecuada modificación de la pauta de insulina.

riesgo diabetes

Prevención y tratamiento de complicaciones asociadas

Hipertensión
  1. La reducción de la ingesta de sodio reduce los niveles de tensión arterial tanto en personas normotensas como en las hipertensas.
  2. Una moderada restricción del peso corporal tiene efectos beneficiosos sobre el control de la tensión arterial.
Dislipemia
  • En personas con niveles de colesterol LDL altos la ingesta de grasa saturada y trans-saturada debería limitarse a < al 10 % del aporte calórico total y probablemente < al 7%.
  • Para personas con triglicéridos elevados, niveles bajos de colesterol HDL y LDL colesterol (síndrome metabólico), puede ser beneficioso: a) mejorar el control glucémico, b) pérdidas moderadas de peso, con restricción de la ingesta de grasa saturada y c) incrementar la actividad física.
Nefropatía diabética
  • En personas con microalbuminuria la reducción de la ingesta proteica entre 0,8-1 g por Kg de peso y día puede retrasar la progresión de nefropatía.
  • Aquellas personas con nefropatía la reducción de la ingesta protéica a 0,8 gr de proteínas x Kg peso y día también puede retrasar la progresión de la nefropatía.
Enfermedad catabólica
  • Las necesidades energéticas de la mayoría de pacientes hospitalizados deberían estar cubiertas con aportes entre 25-35 Kcal /Kg de peso corporal/día.
  • Las necesidades de proteínas están entre 1- 1,5 g/Kg de peso corporal. En algunos pacientes en situación de estrés estas necesidades pueden ser mayores.

Prevención de la diabetes tipo 2

No se pueden hacer recomendaciones nutricionales en la prevención de la diabetes tipo 1.

Estudios realizados en EEUU y Finlandia corroboran que la pérdida moderada de peso puede reducir el riesgo de diabetes. Un estilo de vida activo también ha demostrado en algunos estudios prevenir o retrasar el desarrollo de la diabetes tipo 2. La actividad física, tanto moderada como fuerte, reduce el riesgo tanto de intolerancia a la glucosa como de diabetes mellitus 2.

Reducir la ingesta total de grasas, particularmente de grasas saturadas, puede reducir el riesgo de diabetes. Al parecer, todos los tipos de grasa (excepto los ácidos grasos omega 3) pueden tener un efecto adverso en la sensibilidad a la insulina, aunque el mayor efecto adverso puede provenir de los ácidos grasos saturados. Aumentar la ingesta de grasas polinsaturadas, en el contexto de una alimentación adecuada para el seguimiento del sobrepeso, puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Recientes estudios han demostrado evidencias en reducir la diabetes incrementando la fibra alimentaria. Aunque micronutrientes seleccionados pueden afectar el metabolismo de la glucosa y la insulina todavía no hay pruebas consistentes que prueben su rol en el desarrollo de la diabetes.

La ingesta moderada de alcohol ha estado relacionada en la mejoría de la sensibilidad a la insulina y en la reducción del riesgo para desarrollar diabetes, aunque los datos al respecto son insuficientes para hacer recomendaciones específicas.

La lactancia materna puede ser beneficiosa. Aunque el aumento de la obesidad en jóvenes puede estar relacionado con un aumento de la diabetes tipo 2, hay insuficientes datos para realizar recomendaciones específicas en la prevención de la diabetes tipo 2 en jóvenes. Aumentar la actividad física, reducir las calorías y sobretodo las grasas de la dieta y mantener el peso puede ser beneficioso.

Programas estructurados que propicien cambios en el estilo de vida incluyendo educación, reducción de las grasas y las calorías de la dieta, actividad física regular y seguimiento regular de los participantes, pueden producir pérdidas de peso del 5-7% o el inicio de pérdida de peso y la reducción del riesgo de desarrollar diabetes.

Todas las personas, especialmente familiares de personas con diabetes tipo 2, han de intentar realizar actividad física regularmente para disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.


obesidad infantil espana

Sobrepeso y obesidad infantil en España


Los datos de sobrepeso y obesidad en adultos alcanzan cifras epidémicas, a la vez que en los niños tampoco parecen disminuir el sobrepeso u obesidad.

La situación aumenta cada año alcanzando en la actualidad cifras alarmantemente preocupantes.

Sumado a este hecho, las estrategias y políticas destinadas a la mejor a de la Alimentación Infantil, como la Estrategia NAOS, no parecen frenar el avance de la Obesidad Infantil.

España es hoy un país con mayor sobrepeso y obesidad que EE.UU.

obesidad infantil españa

Sobrepeso y obesidad infantil en España

El estudio tiene en cuenta niños y niñas de 6 a 9,9 años, de todo el territorio español, incluido Ceuta y Melilla, realizado con una muestra de 7.923 alumnos de Octubre 2010 a Mayo 2011

Prevalencia de Sobrepeso y Obesidad Infantil en España

Los datos mostraron -según estándares de la OMS-:

  • 0,7 % Delgadez
  • 54,1 % Normopeso
  • 26,1 % Sobrepeso
  • 19,1 % Obesidad

Es decir, un 45,2 % de los alumnos españoles de 6 a 9,9 años padecen exceso de peso.

Por sexos, existe una diferencia significativa en la obesidad masculina infantil, que se sitúa en el 22 %, frente al 16,2 % de obesidad femenina infantil, es decir que la Obesidad es un 5 % mayor en alumnos que en alumnas.

Cabe destacar que las cifras de delgadez por sexos son en ambos del 0,7 %.

Comparando los datos de este estudio (Octubre 2010 – Mayo 2011) con los datos del estudio anterior (enKid 1998-2000), el sobrepeso disminuye un 1,3 %, pero se produce un aumento del 1,7 % en la Obesidad.

Cabe destacar el aumento de Obesidad Femenina para alumnas de 6 a 9 años: del 9,8 % en 1998-2000 al 14,8% -un 5% mayor-.

El estudio revela una diferencia del 5 % superior en la prevalencia de Sobrepeso y Obesidad en alumnos con padres con niveles de estudios no universitarios (primarios o Secundarios).

Por estrato económico, las familias con ingresos brutos superiores a 2.500 € /mes mostraron un 39,5% de alumnos con exceso de peso (Sobrepeso y Obesidad), frente al 46,5 % de alumnos con ingresos en su hogar de 1.500 – 2.500 € / mes, y el 50,1 % en familias con ingresos inferiores a 1.500 € / mes.

Relación Peso e ingresos brutos mensuales en el hogar

Nivel de ingresos brutos mensuales en el hogarPrevalencia
1.500 € o menos1.501 - 2. 500 €Mayor de 2.500 €
48,8%53,1%59,9%Normopeso
50,1%46,5%39,5%Sobrepeso + Obesidad

Ordenador, TV, DVD y Videoconsolas en la habitación

El estudio muestra que aquellos que no tienen estos aparatos, presentan un peso normal en el 56,2 %, frente al 48,9 % de los que sí tiene alguno o varios de estos aparatos.

Además el exceso de peso -sobrepeso y obesidad- es 43,2 % en los que no poseen aparatos en su habitación, frente al 50,2 % de alumnos que sí poseen Ordenador, TV, DVD y Videoconsolas.

obesidad infantil y aspecto físico

El estudio muestra que el 45,7% de los alumnos comen en el Centro Escolar y el 54,3 % en el hogar.

Conclusiones
  • Nos encontramos ante un grave problema de Salud Pública: El exceso de peso es un problema de salud muy extendido en la infancia.
  • Predice la carga de obesidad futura y enfermedades crónicas asociadas: diabetes, hipertensión, cardiovasculares, cáncer.
  • Parece que el crecimiento de la obesidad infantil se está estabilizando.
  • La obesidad infantil afecta más a la clases sociales desfavorecidas: Las intervenciones educativas deben dirigirse a las clases sociales con bajo nivel de renta y estudios para reducir las desigualdades en salud.
  • Los padres y familiares no deben alentar a los niños a comer más de lo que quieren ni “traumatizarlos” por ser delgados si están sanos.
  • Deben potenciarse las medidas encaminadas a modificar el entorno alimentario, haciéndolo más saludable, y que faciliten la práctica de actividad física.

tele

Relación entre ver tele y enfermedades


 Ver tele y enfermedades : ¿existe relación?

El sedentarismo se ha asociado a una mayor predisposición de sufrir enfermedades. También se ha estudiado cómo influye en nuestro cuerpo ver tele y enfermedades que podrían verse implicadas.

relacion tele enfermedades

Un estudio publicado en Junio de 2011 analiza la relación entre el uso de la televisión y la relación con una mayor probabilidad de sufrir enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o aumento general de la mortalidad.

El estudio se trata de un meta análisis (revisión clínica) que analiza estudios desde 1970 a marzo de 2011, siendo finalmente seleccionados 8.

Los resultados parecen establecer una relación lineal entre mayor riesgo de enfermedades y ver la televisión unas dos horas diarias.

Esta relación aumenta considerablemente para personas que ven la tele 3 horas diarias.

El estudio concluye que ver la televisión está asociado a un mayor riesgo de padecer diabetes 2, enfermedad cardiovascular y una mayor mortalidad en general.


estrenimiento

Estreñimiento


Estreñimiento. Tratamiento dietético

Aunque existe un amplio margen de ritmos intestinales, se puede definir estreñimiento como la defecación con una frecuencia menor a tres veces por semana.

El estreñimiento se produce una alteración del tránsito colónico o de la función anorrectal.

El hecho de que existan molestias subjetivas como esfuerzo exagerado, heces muy duras o sensación de vaciamiento incompleto también pueden considerarse estreñimiento.

El estreñimiento crónico está muy extendido y se calcula que un 10% de la población utiliza laxantes de forma más o menos regular.

estreñimiento

Origen y complicaciones del estreñimiento

Sus causas pueden ser variadas, aunque normalmente se trata de trastornos de la movimiento o motilidad intestinal, fármacos y enfermedades que afectan al tubo digestivo.

El embarazo, o enfermedades como el hipotiroidismo y la diabetes pueden además producir estreñimiento leve. Otras veces es producido por enfermedades de origen nervioso, como lesiones en la columna, enfermedad de Parkinson o accidente cerebrovascular.

Los fármacos que pueden provocar estreñimiento son muchos antidepresivos, antipsicóticos, codeína -presente en fármacos para el tratamiento del resfriado-, antiácidos con aluminio y calcio o fármacos con hierro

El estreñimiento puede empeorar con la inactividad física e inmovilidad, sea por enfermedad, edad o voluntaria.

La ingesta escasa de fibra en la dieta, el estrés y la ansiedad agravan los síntomas.

Asímismo, las hemorroides y fisuras anales pueden disminuír el deseo de evacuar, debido al dolor producido.

Un cambio reciente en el hábito intestinal del adulto puede requerir una evaluación en busca de enfermedades obstructivas. Es importante conocer si ha existido consumo previo de laxantes, tipo y duración e investigar adecuadamente para descartar la presencia de ansiedad, tensión emocional, estrés, trastornos afectivos o consumo de fármacos psicotrópicos.

Objetivos del tratamiento dietético

Los objetivos que se pretenden conseguir con el tratamiento son varios:

  1. Instruir al paciente de las causas que producen el estreñimiento
  2. Cambiar los patrones de defecación
  3. Responder a las necesidades de defecar y no inhibirlas
  4. Iniciar una rutina para poder defecar en un momento determinado del día
  5. Estimular la realización de ejercicio, incluyendo abdominal
  6. Aumentar el residuo de la dieta, con una alimentación rica en fibra

Tratamiento dietético y recomendaciones en el estreñimiento

Dentro de las recomendaciones nutricionales para el tratamiento del estreñimiento se encuentra en primer lugar la estimulación para que el paciente incremente el consumo de alimentos naturales con fibra.

Se debe hacer hincapié en en hecho de que se debe instruir en el consumo de alimentos que de forma natural en su origen son ricos en fibra, y no de alimentos que han sido enriquecidos o de suplementos dietéticos, ya que el beneficio nutricional de los alimentos no es comparable al del resto.

La fibra alimentaria es un componente fundamental de la dieta normal y tiene importancia tanto en el tratamiento como en la prevención de ciertas enfermedades, entre ellas cáncer de cólon

intestino

Modificaciones de la dieta

El tratamiento inicial del estreñimiento es dietético y orientado a un mayor consumo de fibra. Esto aumenta el peso de las heces y frecuencia de defecación, a la vez que se reduce el tiempo de tránsito intestinal. El aumento se debe tanto a una mayor retención de agua como a la proliferación bacteriana de la flora en el colon, con producción de gas en las heces.

La única contraindicación para suplementar fibra en el estreñimiento es a los pacientes con lesiones obstructivas del tubo digestivo y algunas enfermedades de colon y recto.

El consumo aconsejado de fibra en el adulto es de 10 a 13 g de fibra por cada 1000 calorías de la dieta, siendo la relación fibra insoluble/fibra soluble aconsejada la de 3/1.

El consumo mayor de 50 g diarios no aporta beneficios adicionales y puede producir intolerancia: sensación de plenitud, meteorismo -faltulencia- y malabsorción de minerales esenciales -calcio, cobre, hierro, magnesio, selenio y zinc-.

Para evitar efectos desagradables se recomienda que la ingesta de fibra sea gradual. Si se produjera intolerancia, debe aconsejarse al paciente que pruebe diversas fuentes de fibra, con el fin de identificar aquellos alimentos bien tolerados. Se obtienen mejores resultados cuando la ingesta de fibra se reparte a lo largo de todo el día.

Por la capacidad de retención de agua de la fibra alimentaria, es importante que la ingesta de líquido sea adecuada y nunca inferior a 1 litro y medio de agua diaria.

Recomendaciones dietéticas para el paciente con Estreñimiento

  • Si tienes ganas de ir de vientre hágalo en cuanto puedas, no intentes evitarlo o esperar a que se te pasen.
  • Intenta acostumbrarte a ir en un momento determinado, por ejemplo después de desayunar.
  • Aumente la cantidad de fibra de su dieta con una alimentación rica en alimentos integrales -pan y cereales-, frutas, legumbres y verduras.
  • Para evitar efectos indeseables, aumenta el consumo de forma progresiva, e intenta repartirlo en varias tomas
  • Bebe agua abundante
  • Practica ejercicio moderado
  • No utilices ningún laxante sin consejo médico. Consulta con su médico si crees que tus hábitos intestinales son incorrectos

Fibra alimentaria y fuentes alimentarias de fibra dietética

La fibra dietética está formada por polisacáridos de los vegetales y la lignina y que son resistentes a la hidrólisis de enzimas digestivas. 

Existen dos tipos de fibra:

  1. La fibra soluble, fermentable y viscosa,de la que forman parte mucílagos, gomas, pectinas y algunas hemicelulosas.
    La fibra soluble es capaz de enlentecer el tránsito intestinal y se sirve de sustrato para la microflora intestinal bacteriana, que produce sustancias como  ácidos grasos de cadena corta que a su vez reabsorbemos para nuestro beneficio.
  2. La fibra insoluble, apenas fermentable y no viscosa, como celulosa, hemicelulosa y lignina.
    Los alimentos ricos en fibra insoluble son cereales integrales, centeno y productos derivados del arroz. Al ser escasamente degradada y debido a su capacidad para retener agua, es capaz de aumentar la motilidad o movimiento intestinal y el peso de las heces.

También puede incluirse al almidón resistente como un tipo de fibra alimentaria.

Alimentos ricos en fibra aconsejados para el estreñimiento

Alimentos ricos en fibra con más de 2 g / 100 g

VerdurasFrutasAlimentos integralesLegumbresFrutos Secos y Frutas desecadasTubérculos
AlcachofaAlbaricoqueArroz integralJudías blancas, pintasCiruelas secasBoniato
ApioAguacatePan integralGuisantesAlmendrasNabo
BrócoliCiruelasPasta integralGarbanzosPipas de girasolZanahoria
Coles de BruselasFrambuesaAvenaLentejasCacahuetesRemolacha
ColiflorFresaMuesliNueces
GrelosGuayabaAvellanas
HinojoHigoHigos secos
PuerroKiwiMelocotón seco / Orejones
Pimiento verdeLimónDátiles
CebollaManzanaPasas
NaboMembrilloAnacardos
RemolachaMorasPistachos
ZanahoriaNaranjaCastañas
Pera
Plátano

Otros consejos

  1. No consumas productos “dietéticos” ni de parafarmacia para el estreñimiento.
  2. Tampoco uses productos farmacéuticos sin receta.
  3. El estreñimiento debe combatirse siempre con hábitos dietéticos saludables.
    El uso de remedios de cualquier tipo puede enmascarar un problema mayor, producir efectos secundarios indeseables, dependencia del uso de laxantes, pérdidas de nutrientes, descalcificación, etc.
  4. En caso de que con unos hábitos saludables y dietéticamente correctos los síntomas persistan, debe visitarse al Médico.

diabetes gestacional

Diabetes gestacional


Diabetes gestacional y dieta

La diabetes gestacional es una alteración del embarazo asociada a alteraciones del metabolismo de los carbohidratos.

Se observan dos tipos:

  1. Diabetes pre gestacional: Mujeres ya enfermas de diabetes y que quedan embarazadas con o sin planificación previa.
  2. Diabetes gestacional. Mujeres previamente con valores de glucosa en sangre normales
    y que a lo largo del embarazo desarrollan una alteración del metabolismo de los carbohidratos que desaparece al finalizar la gestación.

Un aspecto muy importante del tratamiento es el plan de alimentación que deberán seguir las mujeres con Diabetes gestacional y Diabetes pre gestacional a lo largo de la gestación.

diabetes gestacional

No existe una dieta diabética sino un plan de alimentación individualizado y personalizado según los hábitos dietéticos, factores de estilo de vida y objetivos de tratamiento de cada paciente en particular.

El seguimiento de los parámetros metabólicos de perfil glucémico, hemoglobina glicada, perfil lipídico, tensión arterial, función renal y peso corporal, así como la valoración de la calidad de vida del paciente son esenciales para asegurar unos resultados satisfactorios.

Un aspecto fundamental para conseguir estos resultados es facilitar al paciente y familia un adecuado proceso de educación terapéutica y nutricional.

Objetivos del tratamiento dietético en la diabetes gestacional

Los objetivos nutricionales en la mujer embarazada están enfocados a proporcionar una nutrición adecuada tanto para la madre como para el feto, con la finalidad de poder suministrar el aporte energético y nutricional suficiente que garantizan el desarrollo y aumento de peso deseado.

Los objetivos generales de la terapia nutricional son:

  • Conseguir unos óptimos resultados de control metabólico
  • Prevenir y tratar las complicaciones crónicas de la diabetes
  • Mejorar el estado de salud general sobre la base de realizar una alimentación adecuada y más actividad física
  • Valorar las necesidades nutricionales individuales según la etapa fisiológica del paciente
  • Considerar los aspectos culturales y de estilo de vida, respetando los deseos personales y la voluntad del paciente
  • Realizar una constante educación alimentaria

Consejos dietéticos en la Diabetes pre gestacional

Los requerimientos nutricionales son superponibles a los de cualquier mujer gestante. El control metabólico se tendrá que adaptar a otros aspectos terapéuticos involucrados en el tratamiento de la diabetes como la insulina.

El aporte energético se incrementará en el segundo y tercer trimestre en 300 calorías/día.
El aumento de peso deseado y recomendado debe oscilar en 9 y 12 Kg, si bien esta cifra puede modificarse en función del peso previo a la gestación y estado nutricional de la madre.

Con relación al consumo de proteínas el aumento oscilará en unos 10 g/día de proteínas de alto valor biológico, sobre el aporte habitual del adulta de 0,75 g/kilo de peso/día.

Se recomienda además en todas las mujeres gestantes aumentar el aporte de ácido fólico a 400 ug/día en el primer trimestre de embarazo con el objeto de minimizar posibles trastornos en el desarrollo del tubo neural.
En las mujeres diabéticas que planifican su embarazo es preferible iniciar este aporte suplementario de ácido fólico antes del mismo.

Consejos dietéticos en la Diabetes gestacional

Se trata de una alteración en la tolerancia a los carbohidratos que suele diagnosticarse entre el segundo y tercer trimestre de gestación. La incidencia es de un 7% (1-14%), y suele controlarse con modificación de los hábitos dietéticos-nutricionales e incremento de ejercicio ya que generalmente desaparece al finalizar con el nacimiento del niño.

La intervención terapéutica esta orientada en minimizar los niveles de glucemia postprandial -tras las comidas- ya que cuando más altos son estos niveles, mayor es el riesgo de que el feto sufra.

El primer objetivo es la intervención dietético-nutricional orientada a disminuir las elevaciones glucémicas post prandiales. Ello se consigue mediante la adecuación del aporte calórico en función del peso, por lo que la valoración individual es prioritaria.

De forma global se recomienda en las gestantes sobre su peso real o actual un aporte energético de:

  • Normopeso: 30 Kcal/kg/día
  • Obesas: 25 Kcal/kg/día
  • Obesas mórbidas: 15 Kcal/kg/día.

La distribución de los diferentes nutrientes será:

Hidratos de carbono; de un 45-60%. Se eliminan absolutamente los hidratos de carbono de absorción rápida: mono y disacáridos de los azúcares refinados.
Es fundamental una distribución en 6 tomas de los hidratos de carbono complejos a lo largo del día, insistiendo en la toma de la media mañana, por la hipoglicemia fisiológica habitual de la gestante. La distribución proporcional en las diferentes tomas a lo largo del día evita posibles picos postprandiales así como la producción de cuerpos cetónicos

La fibra dietética soluble e insoluble debe estar presente de forma constante en una cantidad de 30 g/día.

Proteínas de alto valor biológico. Entre el 13 y el 15% del valor energético total y que oscilará entre 1 a 1,5 g/Kg/día en la mujer adulta, aumentando en las adolescentes a 1,5 a 1,7 g/kg/día

Grasas: 30- 35% del valor energético total repartidas de la siguiente forma:

  • Ácidos grasos saturados: ≤ 10%
  • Ácidos grasos monoinsaturados: 15-20%
  • Ácidos grasos poliinsaturados: 7%
  • Omega 3: 1,3 a 3 g/día
  • Relación aconsejada de omega 3 /omega 6 : 1/ 15 a 1/50

La práctica de ejercicio adaptado a las limitaciones propias de la gestación es sumamente recomendado ya que estudios realizados han demostrado ser tan eficaces como la administración de insulina.

Si los objetivos de control metabólico no se consiguen con dieta y ejercicio (recomendable glucemias basales < 90 mg/dl ó, a los 60 minutos después de las ingestas < 140 mg/dl ó, a los 120 minutos <120mg/dl) deberá iniciarse tratamiento con insulina adecuándose la pauta para evitar hipoglucemias.

 


colesterol hta

Hipertensión arterial y colesterol


Hipertensión arterial y colesterol

La presión arterial es la fuerza o tensión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos.

El corazón actúa como el generador de la fuerza y los vasos sanguíneos como los receptores de esa fuerza, adaptándose a ella gracias a las fibras musculares que poseen en sus paredes.

Con los años se pierde parte de este poder de adaptación y flexibilidad, hecho que puede acrecentarse con otros factores como niveles altos de colesterol.

hipertensión y colesterol

Hipertensión arterial: ¿Qué es?

Los valores normal y óptimos en mm de Hg (milímetros de mercurio) son:

  • Óptima <120 sistólica y <80 diastólica
  • Normal 120-129 sistólica y de 80-84 diastólica

Se considera hipertensión con cifras superiores a 140/90 mm Hg o:

  • Normal-Alta 130-139 sistólica y 85-89 diastólica
  • Alta-Hipertensión >140 sistólica y >90 diastólica

Hipertensión arterial: ¿Qué produce?

La presión elevada hace que los vasos sanguíneos se endurezcan por la acumulación de placas de calcio.
El corazón aumenta su trabajo y tamaño, lo que puede conducir a insuficiencia cardíaca y riesgo de infarto.
La presión alta y contínua en el riñón produce daños en su función e insuficiencia renal.

En el cerebro pueden producirse roturas de capilares sanguíneos dando lugar a hemorragias cerebrales que pueden llegar a ser extremadamente graves.

En general es una enfermedad sin síntomas lo que la hace más grave.

Hipertensión arterial y factores de riesgo

Existen factores de riesgo asociados a la hipertensión. El contar con uno o más de ellos aumenta la probabilidad de sufrirla. Pueden clasificarse en factores externos y no modificables y factores de riesgo asociados

Factores externos no modificables:
  • Genéticos: mayor riesgo de hipertensión con progenitores hipertensos
  • Edad: A mayor edad, mayor riesgo de hipertensión
  • Raza: Los individuos de raza negra tienen mayor probabilidad y peor pronóstico
  • Sexo: Predomina a partir de 55 años en los varones, y tras la menopausia en las mujeres
Factores de riesgo asociados:
  • Colesterol elevado: aumenta el riesgo de accidente cerebro-vascular y cardíaco
  • Sobrepeso: El sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir hipertensión
  • Tabaco: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Sal: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Sedentarismo: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Café: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Estrés: Aumenta el riesgo de hipertensión

¿Soy hipertenso?

Acuda a su médico, el es quien puede diagnosticar la hipertensión.

Si posee algún aparato fiable de medición y en buen estado, siga las instrucciones del fabricante y:

Tome la medición durante varios días seguidos, sentado y relajado. La ropa no debe oprimirle el brazo y debe estar a ser posible con la vejiga urinaria vacía.

No debe haber comido, bebido, fumado, ni haber hecho ejercicio en los últimos 30 minutos anteriores.

Si en estas condiciones las cifras superan 140 y/o 90 mm Hg consulta con tu médico.

El Colesterol

Es una grasa imprescindible en el cuerpo humano, forma parte de cada una de nuestras células e interviene en la formación de vitaminas y hormonas.

Procede tanto de nuestra alimentación, como del hígado, en donde se puede fabricar, y circula por la sangre transportado por unas sustancias transportadoras especiales denominadas “lipoproteínas”.

colesterol bueno y malo

El colesterol viaja por la sangre en dos lipropteínas diferentes y que dan nombre al colesterol:

  1. LDL -Low Density Lipoprotein o lipoproteína de baja densidad- o colesterol malo, porque se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos, elevando el riesgo de sufrir hipertensión arterial y todos los problemas ya enumerados.
  2. HDL -High Density Lipoprotein o lipoproteínas de alta densidad- o colesterol bueno, no se deposita y actúa eliminando el exceso depositado llevándolo al hígado en donde se metaboliza y se destruye.

Hipercolesterolemia: ¿Qué es?

Es un nivel elevado, excesivo de colesterol en la sangre. Se muestran los valores de colesterol sanguíneo deseables -en mg/dl-

  • Colesterol total deseable: <200 y LDL colesterol: <130
  • Colesterol total límite: 200-239 y LDL colesterol: 130-159
  • Colesterol total alto: >240 y LDL colesterol alto: >160

Las causas de la hipercolesterolemia son múltiples y suelen están relacionadas entre sí:

  • Alimentación inadecuada, rica en grasas animales
  • Problemas de metabolismo o fabricación y destrucción del colesterol en el hígado
  • Enfermedades: hereditarias, renales, diabetes…
  • Medicamentos
  • Hipercolesterolemia familiar

Además existen ciertos factores que facilitan el desarrollo de la enfermedad:

  • Obesidad
  • Ser hombre
  • Tabaco

Tan importante es tener un nivel bajo de LDL colesterol, como tener un nivel alto de HDL, ya que como hemos visto, actúa contrarrestando la acción del colesterol LDL.

Por eso resulta muy importante que además de una dieta para hipercolesterolemia se incluyan alimentos que aumenten el colesterol HDL, como alimentos ricos en grasas poliinsaturadas.

La población hipertensa tiene mayor probabilidad de desarrollar elevados niveles de colesterol. Por ello debe

  1. Controlar su peso
  2. Practicar ejercicio físico moderado
  3. Moderar o restringir el consumo de sal, grasas saturadas -embutidos, mantequilla…-, alcohol y tabaco
  4. Aumentar el consumo de verduras, frutas, hortalizas, pescado azul, aceite de oliva e hidratos de carbono complejos -pan, pasta, arroz…- y preferiblemente integrales.

Tratamiento herbomedicinal

El espino blancoCrataegus laevigata– puede reducir la resistencia vascular según se ha demostrado en algunos estudios.

Cuando se usa en combinación con fármacos antihipertensivos puede ocasionar reducciones adicionales de la presión arterial.

Los sujetos hipertensos no deben consumir esta planta sin supervisión y deberán ser vigilados con frecuentes monitorizaciones de su presión arterial.