Entradas

estreñimiento

Estreñimiento: Tratamiento Dietético y Recomendaciones para el Estreñimiento.


Estreñimiento

Todo lo que necesita saber sobre el estreñimiento, qué es y cómo tratarlo.

Qué es el estreñimiento

El estreñimiento es una falta de movimiento regular de los intestinos que produce una alteración del tránsito colónico o de la función anorrectal.

Se puede definir como la defecación con una frecuencia menor a tres veces por semana, aunque existe un amplio margen de ritmos intestinales individual.  , lo que produce una defecación infrecuente o con esfuerzo, generalmente de heces escasas y duras.

Mientras que algunas personas suelen defecar 3 veces por semana, otras lo hacen a diario. Para aquellos que lo hacen habitualmente a diario, se puede considerar estreñimiento el no ir en 2 o 3 días. mientras que aquellos que van cada dos días, se consideraría estreñimiento no ir en 4 o 5.

El hecho de que existan molestias subjetivas como esfuerzo exagerado, heces muy duras o sensación de vaciamiento incompleto también pueden considerarse estreñimiento.

El estreñimiento crónico está muy extendido y se calcula que un 10% de la población utiliza laxantes de forma más o menos regular.

estreñimiento

Origen y complicaciones

Sus causas pueden ser variadas, aunque normalmente se trata de trastornos de la movimiento o motilidad intestinal, fármacos y enfermedades que afectan al tubo digestivo.

El embarazo, o enfermedades como el hipotiroidismo y la diabetes pueden además producir estreñimiento leve. Otras veces es producido por enfermedades de origen nervioso, como lesiones en la columna, enfermedad de Parkinson o accidente cerebrovascular.

Los fármacos que pueden provocar estreñimiento son muchos antidepresivos, antipsicóticos, codeína -presente en fármacos para el tratamiento del resfriado-, antiácidos con aluminio y calcio o fármacos con hierro

El estreñimiento puede empeorar con la inactividad física e inmovilidad, sea por enfermedad, edad o voluntaria.

La ingesta escasa de fibra en la dieta, el estrés y la ansiedad agravan los síntomas.

Asímismo, las hemorroides y fisuras anales pueden disminuír el deseo de evacuar, debido al dolor producido.

Un cambio reciente en el hábito intestinal del adulto puede requerir una evaluación en busca de enfermedades obstructivas. Es importante conocer si ha existido consumo previo de laxantes, tipo y duración e investigar adecuadamente para descartar la presencia de ansiedad, tensión emocional, estrés, trastornos afectivos o consumo de fármacos psicotrópicos.

Tratamiento dietético del estreñimiento

Cómo tratar el estreñimiento

Objetivos del tratamiento dietético

Los objetivos que se pretenden conseguir con el tratamiento son varios:

  1. Instruir al paciente de las causas que producen el estreñimiento
  2. Cambiar los patrones de defecación
  3. Responder a las necesidades de defecar y no inhibirlas
  4. Iniciar una rutina para poder defecar en un momento determinado del día
  5. Estimular la realización de ejercicio, incluyendo abdominal
  6. Aumentar el residuo de la dieta, con una alimentación rica en fibra

Dentro de las recomendaciones nutricionales para el tratamiento del estreñimiento se encuentra en primer lugar la estimulación para que el paciente incremente el consumo de alimentos naturales con fibra.

Se debe hacer hincapié en en hecho de que se debe instruir en el consumo de alimentos que de forma natural en su origen son ricos en fibra, y no de alimentos que han sido enriquecidos o de suplementos dietéticos, ya que el beneficio nutricional de los alimentos no es comparable al del resto.

La fibra alimentaria es un componente fundamental de la dieta normal y tiene importancia tanto en el tratamiento como en la prevención de ciertas enfermedades, entre ellas cáncer de cólon

intestino grueso

Modificaciones de la dieta

El tratamiento inicial del estreñimiento es dietético y orientado a un mayor consumo de fibra. Esto aumenta el peso de las heces y frecuencia de defecación, a la vez que se reduce el tiempo de tránsito intestinal. El aumento se debe tanto a una mayor retención de agua como a la proliferación bacteriana de la flora en el colon, con producción de gas en las heces.

La única contraindicación para suplementar fibra en el estreñimiento es a los pacientes con lesiones obstructivas del tubo digestivo y algunas enfermedades de colon y recto.

El consumo aconsejado de fibra en el adulto es de 10 a 13 g de fibra por cada 1000 calorías de la dieta, siendo la relación fibra insoluble/fibra soluble aconsejada la de 3/1.

El consumo mayor de 50 g diarios no aporta beneficios adicionales y puede producir intolerancia: sensación de plenitud, meteorismo -faltulencia- y malabsorción de minerales esenciales -calcio, cobre, hierro, magnesio, selenio y zinc-.

Para evitar efectos desagradables se recomienda que la ingesta de fibra sea gradual. Si se produjera intolerancia, debe aconsejarse al paciente que pruebe diversas fuentes de fibra, con el fin de identificar aquellos alimentos bien tolerados. Se obtienen mejores resultados cuando la ingesta de fibra se reparte a lo largo de todo el día.

Por la capacidad de retención de agua de la fibra alimentaria, es importante que la ingesta de líquido sea adecuada y nunca inferior a 1 litro y medio de agua diaria.

Fibra alimentaria

La fibra alimentaria o fibra dietética está formada por polisacáridos de los vegetales y la lignina y que son resistentes a la hidrólisis de enzimas digestivas. 

Existen dos tipos de fibra:

  1. La fibra soluble, fermentable y viscosa, de la que forman parte mucílagos, gomas, pectinas y algunas hemicelulosas.
    La fibra soluble es capaz de enlentecer el tránsito intestinal y sirve de sustrato para la microflora intestinal bacteriana. Esta, produce sustancias como ácidos grasos de cadena corta que a su vez reabsorbemos para nuestro propio beneficio.
  2. La fibra insoluble, apenas fermentable y no viscosa, como celulosa, hemicelulosa y lignina.
  3. Al ser escasamente degradada y debido a su capacidad para retener agua, es capaz de aumentar la motilidad o movimiento intestinal y el peso de las heces. Los alimentos ricos en fibra insoluble son cereales integrales, centeno y productos derivados del arroz.

También puede considerarse el almidón resistente como un tipo de fibra alimentaria.

Alimentos ricos en fibra alimentaria

Alimentos con más de 2 gramos de fibra por 100 g
HortalizasFrutasCerealesLegumbresFrutos secosTubérculos
AlcachofaAlbaricoqueArroz integralJudías blancas, pintasCiruelas secasBoniato
ApioAguacatePasta integralGuisantesAlmendrasNabo
BrócoliCiruelasAvenaGarbanzosPipas de girasolZanahoria
Coles de bruselasFrambuesaMuesliLentejasCacahuetesRemolacha
ColiflorFresasNueces
GrelosGuayabaAvellanas
HinojoHigosHigos secos
PuerroKiwiMelocotón seco /Orejones
Pimiento verdeLimónDátiles
CebollaManzanaPasas
NaboMembrilloAnacardos
RemolachaMorasPistachos
ZanahoriaNaranjaCastañas
Pera
Plátano

 

Recomendaciones dietéticas para el Paciente con Estreñimiento

  • Si tiene ganas de ir de vientre hacerlo en cuanto se pueda, no intentar demorarlo o evitarlo o esperar a que se pasen.
  • Intentar acostumbrarse a ir en un momento determinado, por ejemplo después de desayunar.
  • Aumentar la cantidad de fibra de la dieta con una alimentación rica en alimentos integrales -pan y cereales-, frutas, legumbres y verduras. Para evitar efectos indeseables, aumentar el consumo de forma progresiva e intenta repartirlo en varias tomas.
  • Beber agua
  • Practicar algún ejercicio moderado
  • No utilizar ningún laxante sin consejo médico.

Otros consejos

  1. Consulte con su Médico para descartar una enfermedad grave.
  2. Acuda a Dietista profesional si necesita información o una dieta personalizada.
  3. No consuma ni use productos “dietéticos” ni de parafarmacia para el estreñimiento: pueden empeorar o enmasacar un problema grave existente o desencadenarlo -pérdidas de nutrientes, descalcificación, etc.-  También es frecuente ir necesitando dosis superiores para conseguir el mismo efecto.
  4. El estreñimiento debe combatirse siempre con hábitos dietéticos saludables. Si su dieta no es correcta, el uso de laxantes no tendrá justificación. Debe consumir frutas y verduras a diario.

Tablas de composición de alimentos

Precio: EUR 40,52
Precio recomendado: EUR 42,65

Compartelo con tus amig@s:
fibromialgia

Fibromialgia y alimentación. Tratamiento Dietético de la Fibromialgia.


La fibromialgia es un síndrome de causa aún desconocida caracterizado por el dolor crónico de los músculos de los tejidos que conectan los huesos y de los tejidos fibrosos -ligamentos y tendones-.

Va acompañada de un agotamiento generalizado que a diferencia de la artritis no ocasiona hinchazón de las articulaciones.

La fibromialgia es una de las enfermedades más desconocidas y no fue hasta 1992 que la Organización Mundial de la Salud OMS la reconoció como patología.

Es por esto que hay pocos estudios científicos que estudien sus causas y tratamiento y por lo tanto, elaborar una guía dietética eficaz basada en la evidencia sigue siendo difícil.

Fibromialgia y alimentación

Síntomas de la Fibromialgia

Es más frecuente en mujeres y cursa con síntomas que varían desde agotamiento generalizado a dolor en las articulaciones y dolor muscular.

Junto a estos se pueden presentar otros síntomas como la rigidez o anquilosamiento, dolores de cabeza y cara, trastornos del sueño, dificultad para concentrarse, trastornos digestivos -dolor abdominal, meteorismo, estreñimiento, diarrea-, problemas genitourinarios, parestesia -hormigueo y entumecimiento en manos y pies-, falta de equilibrio, trastornos en las piernas – “síndrome de las piernas inquietas”-, hipersensibilidad a la luz, sonidos y olores, alteraciones en la piel -sequedad, manchas, purito-, depresión y ansiedad, problemas de memoria

Los síntomas de la fibromialgia se parecen a los de otras enfermedades como el lupus sistémico, polimialgia reumática, miositis, polimiositis, daño neurológico ocasionado por la diabetes, enfermedades de la tiroides, tendinitis, bursitis, síndrome de agotamiento crónico y otros. Es imprescindible descartar éstas antes de una diagnosis de fibromialgia.

El cansancio y el malestar general, el dolor y la ansiedad que padece de forma crónica el enfermo de fibromialgia afecta en su totalidad a su vida cotidiana y por lo tanto, afecta también a sus hábitos alimentarios que se suelen ver alterados.

Pueden aparecer graves desequilibrios nutricionales y la aparición de obesidad por la falta de ejercicio físico y mal reparto de las calorías.
fibromialgia

Diagnóstico de la Fibromialgia

No se puede diagnosticar a través de las pruebas de laboratorio.
Los pacientes que la sufren se realizan radiografías, analíticas de sangre y biopsias musculares y sus resultados siempre suelen estar dentro de la normalidad.
Los pacientes con fibromialgia suelen presentar un aspecto saludable, lo que dificulta su valoración.

Sólo el estudio detallado de sus músculos indicará las zonas extremadamente sensibles al tacto llamadas puntos hipersensibles.

Tratamiento dietético de la Fibromialgia

Es un hecho demostrado que los hábitos alimentarios pueden estar implicados en el origen de algunas enfermedades como las cardiovasculares, la obesidad, la diabetes y determinados tipos de cáncer.

Una alimentación equilibrada aportará la energía, las vitaminas y los minerales imprescindibles para mejorar la calidad de vida del enfermo y evitar la aparición de complicaciones por carencias o excesos.

Una dieta rica en frutas, vegetales y legumbres, pobre en grasas y proteínas de origen animal, rica en potasio, zinc, silicio y selenio puede ayudar a mantener los músculos y los tendones en buen estado y disminuir la sensación de dolor.

Los enfermos de fibromialgia deben aportar una ingesta suficiente de calcio a través de la alimentación ya que una baja concentración de este en sangre es responsable de la aparición de espasmos musculares.

El magnesio interviene en el proceso de la contracción muscular y su carencia provoca estremecimientos musculares y calambres además de apatía y debilidad.

Es frecuente incluir en el tratamiento suplementos de vitaminas antioxidantes como la vitamina A, C y E para combatir el estrés y reforzar el sistema inmune.

Alimentos recomendados en la Fibromialgia

Alimentos Alcalinizantes

  • Ricos en potasio, calcio, magnesio y sodio: lechuga, las endibias, la escarola, el perejil, el plátano, el mijo, las almendras, el maíz o las castañas.
  • Alimentos ricos en ácidos grasos omega 3: pescados azules, aceite de linaza, de cánola, de nuez, de soja, de germen de trigo y de avellana.
  • Ricos en antioxidantes, calcio y ácidos grasos omega 3: frutas frescas, frutos secos y semillas, manzana, pera, almendras, avellanas, sésamo, etc. Contrariamente a lo que se piensa, las frutas ácidas –el limón, por ejemplo- no suelen ser acidificantes, ya que su digestión deja como residuos minerales alcalinos.
  • Ricas en calcio, vitamina C, ácido fólico y betacarotenos: Verduras y hortalizas: zanahoria, cebolla, apio, col, etc.
  • Ricos en selenio, vitaminas del grupo B y fibra: Cereales integrales: trigo, avena, centeno, etc.
  • Ricas en calcio, magnesio y otros oligoelementos que facilitan su la absorción: Algas (bajo estricta supervisión)

Alimentos desaconsejados en la Fibromialgia

Alimentos Acidificantes

  • Ricos en fósforo, azufre y cloro. Entre los más destacados están los que contienen aditivos y edulcorantes, las harinas refinadas, las conservas, etc.
  • Alimentos ricos en oxalatos: espinacas, acelgas, remolachas, etc.
  • Alimentos ricos en grasas saturadas: carnes grasas, embutidos, mantequilla, lácteos enteros, etc.
  • Ricos en purinas: vísceras, carnes rojas y mariscos.
  • Vegetales solonáceos -contienen solanina, una toxina que actúa sobre los enzimas formadores de los músculos aumentando la inflamación y causando dolor-: tomate, patata, pimiento, berenjena, etc.
  • El alcohol, la cafeína, la sal y los azúcares refinados.

Cuando hay acidosis por el abuso de estos alimentos aparecen síntomas como la falta crónica de energía, sabor agrio y viscoso al despertar, propensión a la fatiga y el frío, mayor tendencia a la depresión, encías inflamadas y sensibles, caries, cabello sin brillo y su caída, piel seca y agrietada, uñas frágiles y quebradizas, calambres y espasmos musculares, problemas osteoarticulares, aumento en el depósito de cristales en las articulaciones y su inflamación, propensión a sufrir infecciones y músculos doloridos.

Cómo llevar una alimentación saludable

  • Fraccionar la ingesta diaria en 4 o 5 comidas para un buen reparto de las calorías.
  • No saltarse ninguna comida ni “picar” entre horas.
  • Comer en un ambiente relajado, sin prisas.
  • Aumentar el aporte de fibra alimentaria a través del consumo de un mínimo de 5 raciones diarias de verduras y frutas. No abusar de los alimentos más flatulentos en caso de meteorismo: legumbres, col, coliflor, coles de bruselas, alcachofas, nabos, cebolla y manzana cruda, melón, sandía, chocolate, frutos secos y setas.
  • Optar por carnes blancas (pollo, pavo, conejo) y pescados (mínimo dos veces a la semana pescado azul) frente al abuso de las carnes rojas o muy grasas.
  • Utilizar cocciones ligeras como el horno, la plancha, el vapor, el papillote o el hervido y limitar las más grasas (fritos, rebozados, empanados) a ocasiones especiales.
  • Reducir el aporte de azúcares refinados presentes en caramelos, pasteles, azúcar de mesa, bebidas azucaradas, etc. y aumentar el consumo de los azúcares complejos presentes en los cereales, legumbres y patatas.
  • Utiliza como fuente principal de grasas el aceite de oliva virgen.
  • Bebe suficientes líquidos (alrededor de 2 litros diarios).
  • No consumas alcohol.
  • Mantente en un peso adecuado.
  • Realizar ejercicio físico moderado y adaptado a tus características personales

Vivir mejor con Fibromialgia

Estos son algunos consejos que pueden ayudar:

  • Duerme mucho
  • Haz todo el ejercicio que puedas. Si el dolor no te permite hacer ejercicio, mantente todo lo activo/a que puedas.
  • Haz ajustes en el trabajo para adaptarte a la fibromialgia. Reduce la jornada o cambia de trabajo.
  • Sigue una dieta equilibrada, variada y nutritiva.
  • Consulta con tu médico las formas de reducir el dolor.
  • Busca apoyo emocional con amigos y familiares o apoyo profesional con un psicólogo.
  • Lleva un diario de comidas durante una semana cada cierto tiempo -cuando te resulte más cómodo- y registra todos y cada uno de los alimentos, bebidas, especies, etc que consumas, junto a las sensaciones dolorosas que padezcas o tu estado de ánimo.

 

Compartelo con tus amig@s:
lactancia

Lactancia: Alimentación y recomendaciones dietéticas


Alimentación y recomendaciones nutricionales para la madre en la lactancia

Durante la lactancia las necesidades nutricionales de la mujer están aumentadas, como consecuencia del esfuerzo metabólico que significa para el cuerpo la producción de leche.

La mujer secreta de media unos 800 ml de leche al día, con un valor energético aproximado de más de 500 Kcal.

Los errores nutricionales durante la lactancia pueden afectar a la cantidad de leche producida -y en menor grado a la calidad-.

Características fisiológicas de la lactancia

  • Se produce pérdida de peso inmediatamente después del parto y pérdidas adicionales durante los 5 meses siguientes
  • Se produce excreción de líquidos retenidos durante la gestación
  • El volumen sanguíneo vuelve a a la normalidad de antes de la gestación
  • Aparece una movilización de depósitos corporales de grasa que favorecen la pérdida de peso post-parto
  • Las glándulas mamarias secretan una gran cantidad de leche

Ingestas recomendadas para la madre durante la lactancia

Energía

Las recomendaciones diarias de calorías y nutrientes para la población establecen un aumento aproximado de 500 Kcal adicionales durante la lactancia.

Proteínas

Las necesidades proteicas aumentan un 30% respecto a las madres no lactantes.
Sin embargo y debido a la riqueza habitual de proteínas en nuestra dieta es frecuente desaconsejar recomendar un incremento adicional.

Vitaminas

Las necesidades de vitamina A aumentan considerablemente, lo que obliga a introducir alimentos ricos en ella.

Las necesidades de vitamina D se mantienen como en la gestación, siendo las recomendaciones de vitamina E un 50% superiores.

Prácticamente todas las vitaminas hisdrosolubles tienen un incremento de necesidades durante la lactancia, destacando la vitamina C.

Minerales

Como en la gestación, se requieren de forma especial calcio y fósforo.
Las necesidades de hierro son elevadas e iguales a las de a mujer no lactante. Si bien la madre lactante no excreta gran cantidad en la leche materna y no ha recuperado la menstruación, deben recuperarse los depósitos hepáticos, además del hierro perdido por las hemorragias durante el parto.

El iodo también es importante ya que el aporte al recién nacido evita el peligro de enanismo y cretinismo.

Otras recomendaciones para la madre lactante

Debe evitarse el alcohol, fármacos, suplementos y ciertos alimentos ya que algunos contienen sustancias que pasan a la leche, alteran su sabor o son nocivos para el niño.

  • La concentración de alcohol en la leche materna es la misma que en la de su plasma sanguíneo
  • La cafeína y nicotina pasan a la leche materna
  • Fármacos y suplementos que se excretan por la leche, muchos son altamente peligrosos para el niño
  • Los alimentos de sabor y olor fuerte como las crucíferas -coles, coliflor, brócoli-, los espárragos, rábanos y especias en general pueden comunicar sabor desagradable a la leche
  • Evite la ingesta de mezclas de plantas en infusiones, plantas “diuréticas” y otros preparados de plantas.

Consulte con su médico la ingesta de cualquier medicamento o fármaco, con o sin receta.


Compartelo con tus amig@s:
mercurio en pescados

Toxicidad del mercurio en pescados


Peligro y toxicidad del mercurio en pescados

El Mercurio es un metal contaminante y altamente tóxico.

La toxicidad del mercurio depende de su forma química, la edad del consumidor, su estado fisiológico…

Pero sus peligros radican en que se disuelve fácilmente en la grasa, atraviesa la barrera hematoencefálica y la placenta. Ello hace que se acumule en el organismo durante décadas o que pueda alcanzar el cerebro del consumidor o el feto de la madre consumidora.

El problema del mercurio en pescados es un problema conocido desde hace años y desde 2010 contamos con una alerta alimentaria para el consumo de ciertos pescados.

Qué es el mercurio, sus efectos y qué pescados lo contienen.

mercurio en pescados

En 2010, AECOSAN calculó que una mujer embarazada de 60 kg que ingiera una ración de 100 g de pez espada a la semana superaría la ingesta máxima tolerable de metil mercurio, o que un niño de entre 7-12 años de 35 kg podría consumir sólo media ración 50 g de pez espada a la semana.

Estos alarmantes resultados hicieron que se revisara las recomendaciones para la población.

Toxicidad del mercurio

El mercurio es especialmente tóxico en su forma orgánica, el metil mercurio.

El metil mercurio se encuentra principalmente en pescados y mariscos, donde puede alcanzar el 90% del total del mercurio del animal.

Las diferentes formas de mercurio se encuentran ampliamente distribuidas en los diferentes alimentos, aunque las formas diferentes de metil mercurio se consideran de bajo riesgo.

Los animales marinos acumulan el mercurio a lo largo de sus vidas, derivado de la contaminación medioambiental, siendo las especies más grandes, los depredadores y los peces de mayor edad los que alcanzan mayores concentraciones de mercurio.

El cerebro es especialmente sensible al mercurio, con especial énfasis en el cerebro en desarrollo.

Recomendaciones para reducir la ingesta de mercurio

No cabe duda de que en términos beneficio-riesgo el pescado se considera necesario y saludable en la dieta. El pescado aporta proteína de buena calidad, es bajo en grasa y grasas saturadas, y sus grasas son ricas en grasas esenciales para el ser humano: omega 3.

Es fuente importante de vitaminas A, D, E, B6 y B12. En el caso de los pescados consumidos con espinas, son ricos en calcio.

Sin embargo, ciertos grupos de población poseen recomendaciones particulares por ser más sensibles, como son las mujeres embarazadas o que pudieran estarlo, mujeres lactantes y niños hasta 30 meses.

Limitaciones de consumo

Dentro del mismo grupo de pescados de alto contenido en mercurio encontramos el Emperador o pez espada, Tiburón, Lucio y el Atún rojo.

Las recomendaciones de consumo establecidas por las Autoridades Sanitarias para la población son:

  • Mujeres fértiles, embarazadas y lactantes
  • Evitar su consumo
  • Niños de hasta 3 años
  • Evitar su consumo
  • Niños de 3 a 12 años
  • Limitar a 50g/semana o 100g cada 2 semanas y no consumir ningún otro pescado de esta categoría

El Atún Rojo es Thunnus thynnus, se consume normalmente en forma de sushi y no ha sido introducido hasta hace relativamente poco.

El Atún Blanco o Bonito del Norte es Thunnus alalunga mientras que el Atún Claro pertenece a la especie Thunnus albacares.

emperador

¿Puede los adultos consumir estos pescados?

Aunque no existe una alerta alimentaria para adultos, es evidente que éstos acumulan mercurio y padecen sus efectos igualmente.

En mi opinión en caso de que uno o varios de estos pescados formen parte habitual de su dieta, es aconsejable cuando menos reducir su consumo y evitarlo en caso de padecer otras enfermedades.

Recomendaciones finales y consejos para reducir el consumo de mercurio

  1. Si está embarazada, está buscando tener un hijo, o dando el pecho, elimine de su dieta el consumo de atún rojo, emperador, tiburón y lucio por completo.
  2. Si tiene hijos, elimine de su dieta el consumo de atún rojo, emperador, tiburón y lucio.
  3. Cuide que no sirvan estos pescados en el menú escolar de sus hijos.
  4. Los consejos expuestos hacen referencia a la población española y el consumo de pescado más frecuente. Los consejos no son necesariamente extrapolables a otros países en que existen otras especies de peces de consumo frecuente que también son peligrosas.
  5. Aconsejo que los adultos eviten también su consumo. Existen otras especies de pescados que no implican elevado riesgo.
  6. Debe prestarse atención a otras especies de pescado que son igualmente de gran tamaño, depredadores o peces de gran edad, ya que son más susceptibles de haber acumulado grandes cantidades de mercurio.

 


Compartelo con tus amig@s:
Isoflavonas de soja

Isoflavonas de soja


Isoflavonas de soja

Los reclamos en relación con los efectos beneficiosos de las flavonas e isoflavonas de soja no se han hecho esperar. La soja se ha hecho un enorme negocio en el mercado alimentario actual.

Miles de personas han dejado de beber leche de vaca para consumir “leche” de soja, mientras miles de médicos las recomiendan a mujeres para tratar la menopausia y sus síntomas.

Pero ¿qué son las isoflavonas de soja? ¿Para qué sirven? ¿Son ciertas las alegaciones que se hacen sobre sus beneficios? ¿Son las isoflavonas eficaces en la menopausia?

En este artículo, todos los secretos  de acuerdo -como siempre- a la evidencia científica.

menopausia isoflavonas soja

Las flavonas son compuestos fenólicos y son la familia de fenoles más amplia de la naturaleza.
Las flavonas son conocidas por su actividad antibacteriana.

Las catequinas del té -otro tipo de flavonoides– poseen actividad antibacteriana contra Vibrio cholerae, Streptococcus mutans o Shigella. Otros como la glicirricina del regaliz, tienen actividad antiviral.

Propiedades de las isoflavonas de soja

Las propiedades que se les atribuye a las isoflavonas son innumerables.

  • Actuar como estrógenos femeninos mejorando los síntomas de la menopausia.
  • Favorecer la absorción de calcio.
  • Prevenir la osteoporosis.
  • Disminuir el colesterol total y colesterol LDL o malo.
  • Acción antioxidante celular, acción antitumoral y anticancerígena por inhibición de la replicación de ADN de estas células.
  • Mejora el sistema inmunológico

Todas estas propiedades y alegaciones han sido estudiadas adecuadamente.

La evidencia actual no tiene ninguna duda sobre estas alegaciones. Sigue leyendo.

Isoflavonas de soja : evidencia actual

La soja e isoflavonas han sido profundamente estudiadas, así como sus efectos.

La European Food Safety Authority EFSA ha elaborado un documento que recoge las principales alegaciones sobre las isoflavonas de soja.

Protección contra el daño oxidativo del ADN, lípidos y proteínas

Aunque se considera la protección del daño oxidativo del ADN, lípidos y proteínas como un efecto beneficioso, no existen estudios realizados en humanos sobre los que apoyar esta alegación.

Se concluye que no puede establecerse una relación causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y protección de daño oxidativo a nivel celular.

Mantenimiento del colesterol y colesterol LDL sanguíneo

No se encontró ningún efecto de extractos de soja en el colesterol LDL sanguíneo.

Se remarca además la inconsistencia de los datos de los estudios y limitaciones metodológicas. En los que se producen a largo plazo las isoflavonas no mostraron ningún efecto, mientras que a corto plazo sí se indica una significante disminución del colesterol LDL.

Se concluye que no puede establecerse una relación causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y el mantenimiento del colesterol LDL sanguíneo.

Reducción de los síntomas vasomotores asociados a la menopausia

Las alegaciones incluyen “menopausia”, “la soja contiene fitoestrógenos que pueden funcionar como estrógenos”, “actuar como fitoestrógenos”, “ayuda a mantener la termorregulación en la menopausia” y “ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia”. Esta es una de las características más famosas de la soja.

Miles de mujeres de todo el mundo consumen soja e isoflavonas con el objeto de mejorar los síntomas de la menopausia.
Y miles de endocrinos, ginecólogos y médicos de todo el mundo siguen recomendándola para este fin. Desgraciadamente, erróneamente.

Los estudios indican datos inconsistentes.

Algunos estudios mostraron efecto significativo con dosis determinadas después de un mes, tres, cuatro y diez meses; mientras que otros estudios no demostraron ningún efecto significativo.

Se concluye que no existe evidencia para establecer una causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y la reducción de los síntomas vasomotores asociados a la menopausia.

“Las isoflavonas de soja podrían no prevenir los síntomas de la menopausia ni la pérdida de masa ósea”. Esas son las conclusiones de un estudio reciente realizado en 248 mujeres de 45 a 60 años, a las que se les administró 200 mg de isoflavonas de soja a diario, durante 2 años. Tras este tiempo, el grupo que tomó isoflavonas de soja no observó ninguna diferencia con el grupo que no las tomó, en cuanto a la sintomatología menopáusica ni pérdida de masa ósea.

Mantenimiento de la normal tonicidad de la piel

No existe o no se ha aportado evidencia alguna sobre la tonicidad de la piel y su relación con una correcta función.

Contribución al normal crecimiento del cabello

No existe evidencia para establecer una causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y contribución al normal crecimiento del cabello.

Tratamiento del cáncer próstata

Los efectos descritos incluyen “contribuye a mantener un pecho y próstata sanos”.

Puesto que la alegación no hace referencia al tratamiento de enfermedades no procede como complemento en la dieta.

Efectos adversos de las isoflavonas de soja

Las isoflavonas pueden tener efectos adversos que deben tenerse en cuenta:

  • Se han descrito alteraciones del ciclo menstrual, especialmente en mujeres jóvenes
  • El consumo en niños pequeños sensibiliza mucho más los efectos de los posibles efectos secundarios
  • Puede producir pérdida de yodo y potenciar la aparición de hipotiroidismo
  • Puede interferir en la absorción de hierro y zinc, minerales imprescindibles

Conclusiones sobre la soja e isoflavonas de soja

Las isoflavonas de soja no tienen ningún efecto beneficioso positivo sobre el colesterol, la menopausia ni la densidad ósea.

La “leche” de soja no es leche y como tal no tiene las mismas propiedades ni aporta los mismos nutrientes.
Los lácteos son ricos en calcio y vitamina D. La “leche” de soja, no, y además dificulta la absorción de éstos.

Opinión personal

  1. Desaconsejo el consumo de “leche” de soja a la población en general.
  2. Su valor nutricional no es equiparable al de un lácteo, no puede usarse como sustituto de un lácteo.
  3. No sirve para el tratamiento de la menopausia ni colesterol, principales beneficios que se le otorgan y motivos por los que se consume.
  4. Contiene antinutrientes que interfieren en la absorción de nutrientes esenciales
  5. Ha demostrado producir hipotiroidismo. En mi experiencia he observado que una gran cantidad de pacientes consumidores actuales o pasados de “leche” de soja, padecen hipotiroidismo clínico o subclínico.
  6. Las isoflavonas de soja actúan como hormonas femeninas, por lo que modifican el funcionamiento de otras hormonas y del organismo.
  7. La soja es principalmente transgénica. Aunque en Europa la legislación obliga a declararlo, es EE.UU. el principal productor. Puesto que en EE.UU. no es obligatorio declarar organismos modificados genéticamente, la soja enviada a Europa nunca puede etiquetarse como modificada genéticamente. Una astucia legal que permite -presuntamente- la entrada de soja en Europa.

 

Compartelo con tus amig@s:
ingesta de calcio

Calcio y recomendaciones dietéticas


Calcio

El Calcio es un mineral esencial para el ser humano.

Se encuentra de forma natural en lácteos y derivados y en pescado y carne que se consume con su espina o hueso porque son muy pequeños -anchoas, sardinas, boquerones, algunas partes de pollo-.

También en pequeñas proporciones en verduras y hortalizas.

Te ofrezco las siguientes recomendaciones de consumo de calcio y consejos sobre los alimentos enriquecidos.
De nuevo las industrias aprovechan la moda y lo añaden a sus productos. Pero hay que recordar, que no por tomar más es mejor. No son pocos los estudios que demuestran que  ingerir más calcio del recomendado es perjudicial.

Calcio: recomendaciones dietéticas

Aunque el calcio es un mineral necesario para el organismo, su ingesta en exceso tiene relación con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, calcificación vascular o piedras renales, entre otros.

Curiosamente su abuso ha demostrado producir un mayor aumento de fracturas.

Un reciente estudio ha confirmado que en cuanto a la ingesta de calcio, más no es mejor. Está elaborado con 61 mil mujeres, con un seguimiento durante 19 años, del que se obtienen entre otras las siguientes conclusiones:

  1. Sólo las mujeres con ingestas de Calcio diarias menor de 750 mg padecen un mayor riesgo de fractura ósea.
  2. La adición de Calcio en la dieta ha demostrado una muy limitada reducción de fractura.
  3. Las mujeres con mayor ingesta de Calcio superior a 1100 mg/día mostraron un aumento en la fractura de cadera.
  4. Cantidades de Calcio moderadas mostraron una mejor salud ósea

Ingesta recomendada de Calcio

Ingesta recomendada de Calcio (en mg diarios)

EdadBebés y NiñosVaronesMujeres
0-6 meses400
7-12 meses525
1-3 años600
4-5 años700
6-9 años800
10-13 años1.1001.100
14-19 años1.0001.000
20-29 años900900
30-39 años900900
40-49 años900900
50-59 años9001.000
60-69 años1.0001.000
> 70 años1.0001.000
Embarazo1.000
Lactancia1.200
Ingestas dietéticas de referencia para la población española, FESNAD 2010

El Instituto de Medicina, Sociedad Norteamericana de divulgación independiente-, establece las recomendaciones de ingestas en 1000 mg/ día para hombres y mujeres de 19 a 50 años, y de 1200 para mujeres de 51 a 70 años y mayores de 70 años.
Además, establece una ingesta máxima de 2500 mg/día para menores de 50 años y 2000 para mayores de 51 años.

Ingesta en España

La siguiente tabla muestra la ingesta de calcio en España, según diferentes estudios.

La ingesta menor constatada es de 700 mg diarios, si bien es 800 mg la ingesta menor más consensuada.

ingesta de calcio en españa

 

No deben recomendarse ingestas diarias superiores a las RDA, 1000 – 1200 mg.
Puesto que la mayoría de mujeres obtienen al menos unos 700 mg en su dieta, no necesitarían más que un adicional aporte de 500-600 mg. Sin embargo, son frecuentes los comprimidos de 1200 y 1500 mg, lo que conduciría a una ingesta diaria muy alta.

En cualquier caso lo correcto no es suplementar con comprimidos, si no aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio.

Es recomendable acostumbrarse a leer la información nutricional y calcular tu ingesta aproximada para evitar tomar un exceso, especialmente en alimentos que se consumen a diario.

No es aconsejable consumir alimentos enriquecidos en calcio.

Más información: Alimentos enriquecidos en calcio: ¿necesarios?


Compartelo con tus amig@s:
embarazada alimentacion

Embarazo: Alimentación y recomendaciones dietéticas


Alimentación y recomendaciones nutricionales en el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer se prepara para albergar al feto.

Este proceso implica innumerables cambios en la mujer: Se producen cambios fisiológicos, hormonales e incluso de comportamiento.

La adecuada alimentación durante todo el proceso garantiza que la madre no sufra desequilibrios nutricionales que afecten al recién nacido.

Este artículo muestra las principales recomendaciones nutricionales y dietéticas en el embarazo.

alimentación embarazo

Cambios fisiológicos en el embarazo

Durante el embarazo se producen una serie de cambios fisiológicos, entre los más destacables se encuentran:

1. Cambios en el volumen y composición sanguíneos. El volumen sanguíeo aumenta hasta un 50%, resultando en caída de los niveles de hemoglobina, albúmina y otras proteínas séricas, minerales y vitaminas.
2. Cambios cardiovasculares y pulmonares. Se produce una leve hipertrofia cardíaca, con incremento de la frecuencia cardíaca. la vasodilatación en el primer semestre produce ligera hipotensión. También aumenta el consumo de oxígeno.
3. Cambios gastrointestinales. Al principio son frecuentes los cuadros de náuseas y vómitos junto con apetito voraz. Disminuye la motilidad intestinal por efecto de la progesterona, así como relajación del esfínter esofágico inferior.
4. Cambios renales. Aumenta la filtración glomerular por aumento del volumen sanguíneo, con menor reabsorción de determinados nutrientes. Disminuye la capacidad de eliminar agua, lo que favorece la presencia de edemas.

Recomendaciones dietéticas en el embarazo

Durante el embarazo las necesidades de nutrientes aumentan para cubrir las necesidades del feto.

Eso no quiere decir que la embarazada “tenga que comer por dos”.

Energía

Durante el primer trimestre de embarazo las necesidades aumentan sólo del orden de 50 a 150 calorías más por día.
En el segundo y tercer trimestre aumentar de 200 – 350 Kcal /día.
Deben añadirse más o menos en función de la actividad y valorar las necesidades de forma personalizada.

Proteínas

Las necesidades de la mujer embarazada aumentan ligeramente, siendo del orden de 1g /kg de peso y día.
Las embarazadas adolescentes tienen mayores requerimientos, de 1,5 a 1,7 dependiendo de su edad.
Las embarazadas con alto riesgo nutricional deben ingerir preferiblemente 2 g de proteína por Kg de peso corporal y día.

Hidratos de carbono

El feto necesita un suministro contínuo de energía, por lo que los hidratos de carbono deben ser la principal fuente de aporte energético de la dieta.

Lípidos

Deben aportar más de un tercio de ácidos grasos monoinsaturados frente a poliinsaturados y saturados. Además deben aportarse ácidos grasos esenciales durante todo el embarazo.
Se recomienda la ingesta de 3 raciones de pescado semanales. En este aspecto es importante resaltar que los estudios sobre suplementos no han podido demostrar el efecto que sí poseen las grasas del pescado.

Hierro

Suele suplementarse en cantidades del orden de 30 mg durante el segundo y tercer trimestre, cantidad que se aumenta a 60-120 mg en el caso de anemia.

En ese sentido debe considerarse preferir alimentos ricos en hierro.

Calcio

Las necesidades de calcio aumentan durante el embarazo. Su absorción también aumenta. Un litro de leche provee unos 1250 mg de calcio -los requerimientos medios estimados-, por lo que resulta sencillo proveer las necesidades con una dieta normal equilibrada. Debe considerarse en cualquier caso que la suplementación de calcio interfiere con la absorción intestinal de hierro.

Zinc

Las recomendaciones estiman unas necesidades de 20 mg diarios, difíciles de alcanzar con la dieta. En el caso de suplementación debe considerarse su interacción con hierro: éste dificulta la absorción de zinc. El consumo de cereales enriquecidos y alimentos integrales mejora la ingesta de zinc.

Iodo

Se aconseja que todas las embarazadas consuman sal yodada. Puesto que tanto su carencia com su exceso puede producir alteraciones, no debe añadirse de otra forma. Los suplementos dietéticos a base de algas poseen un alto contenido en yodo, lo que debe ser tenido en cuenta por las embarazadas. En ningún caso estos suplementos no están aconsejados.

Vitamina D

Su carencia puede producir problemas dentales y óseos del recién nacido. Puesto que la dieta puede no ser suficiente -especialmente en países con pocas horas de sol- y los requerimientos están muy aumentados -son necesarios unos 10 mcg diarios, es necesario suplementarla.

Ácido fólico

Su deficiencia está relacionada con parto prematuro, bajo peso del recién nacido y defectos neurológicos severos.
Las recomendaciones se duplican en el embarazo, siendo del orden de 800 mcg /día. Las mujeres fumadoras, anémicas y portadoras de fetos de bajo peso deben añadir otros 300 mcg / día extra.

Vitamina B6

Las recomendaciones de vitamina B6 en embarazadas recomiendan 0,6 mg más que en no embarazadas, es decir unos 2,6 mg /día.

Vitamina B12

La vitamina B12 disminuye durante el embarazo. Las recomendaciones son de 3 mcg/día, teniendo en cuenta unos requerimientos mayores en fumadoras, anémicas y portadoras de fetos de bajo peso.

Recomendaciones dietéticas en el embarazo

Las anteriores recomendaciones nutricionales se traducen de forma general en las siguientes recomendaciones dietéticas prácticas:

  • Controle las calorías de la dieta para en las últimas 30 semanas no ganas más de 400 g semanales
  • Aunque las recomendaciones de proteína son mayores, posiblemente su dieta normal ya sea lo suficientemente proteica. Consuma más legumbres, de 2 a 3 veces por semana
  • Consuma al menos 3 raciones de pescado a la semana
  • No abuse de la sal. Se recomienda no sobrepasar 2 g diarios
  • Reduzca el consumo de cafeína a menos de 250 mg / día, lo que supone dos tazas de café.
  • No tome alcohol, tabaco o consuma drogas
  • No consuma carne ni pescado crudo o poco hecho
  • No tome leche sin pasteurizar o alimentos sin condiciones higiénicas garantizadas
  • Haga 5 comidas
  • Utilice cocción al vapor, plancha, horno, escalfado o papillote. Evite las frituras, rebozados, empanados, guisos y estofados.
  • Use condimentos suaves y hierbas aromáticas y evite excesivo picante
  • Modere el consumo de azúcar, miel, caramelos y otros dulces

Si padece:

Náuseas

Evite los sabores y comidas fuertes o que desprendan mucho olor. Haga más comidas al día pero de menor volumen. Si no hace 5 comidas diarias, empiece por ahí.

Estreñimiento

Tome diariamente 5 raciones de frutas y verduras. Coma alimentos integrales -arroz, pasta, pan- e incluya legumbres en su dieta de forma regular. Beba al menos 1,5 litros de agua al día. Realice ejercicio ligero de forma habitual -pasear-.

Acidez o ardor

Haga más comidas pero de menor volumen. Caminen un poco después de las comidas, lo que ayuda que los ácidos no refluyan hacia arriba. No se tumbe inmediatamente después de comer. Intente dormir con la cabeza ligeramente elevada con respecto a los pies.

Grupo de alimentosAlimentos recomendados a diarioAlimentos limitados
Leche y derivadosQueso fresco, queso tipo burgos, queso poco curado y queso semigraso. Requesón, yogur natural, de frutas, yogur con cereales. Cuajada, requesón.Leche y yogures enteros (si hay sobrepeso. Quesos curados, yogures con nata, nata líquida, nata montada, leche condensada.
CerealesPan, arroz, pasta italiana, cereales de desayuno, galletas tipo maría, harinaBollería industrial, pastas y precocinados con huevo, queso, nata u otros ingredientes grasos.
Verduras y hortalizasTodasCrucíferas si producen molestias digestivas (Verduras de la familia de las coles, coles de bruselas, coliflor...)
LegumbresTodasNinguna
Carnes, avesPollo y pavo sin piel. Ternera, buey, conejo, caballo, cordero, cerdo magro. Fiambre de pollo y pavo. Jamón serrano magro. Pato, cordero y cerdo grasos, carnes muy grasas, embutidos, patés y foies.
Pescados, mariscosTodosConservas, salazones, ahumados, mariscos (por su alto contenido en colesterol).
HuevosHasta 3-4 a la semanaNinguna
FrutasTodas las frescasFrutas secas, confitadas y en almíbar
Frutos secosTodos, en pequeña cantidadNinguno
GrasasAceite de oliva, aceite de girasolManteca de cerdo, tocino, sebo
BebidasInfusiones, zumo de frutas recién exprimido, zumo de hortalizas recién exprimidoCafé y té (no más de dos tazas al día). Bebidas con azúcar y/o con gas.
CondimentosSuaves y aromáticosPimienta, nuez moscada, pimentón picante, chile, tabasco

Riesgo nutricional en el embarazo

En el desarrollo del embarazo influye tanto el estado nutricional previo de la madre como la calidad nutricional de la dieta en el transcurso del embarazo. A continuación señalo las principales circunstancias en las que el estado nutricional de la madre -y por consiguiente del niño- puede verse comprometido.

  • Edad materna menor de 16 años
  • Situación económica delicada
  • 3 o más embarazos en los últimos dos años
  • Dieta restrictiva previa o en el curso del embarazo
  • Dietas por lo general desequilibradas
  • Madres fumadoras, consumidoras de alcohol o drogas
  • Bajo peso al inicio del embarazo
  • Ganancia de peso menor de 900 g mensuales en los dos últimos trimestres
  • Hematocrito materno menor del 33% o con concentración de hemoglobina menor de 11 g/dl
  • Embarazos múltiples

 

Compartelo con tus amig@s:
diabetes gestacional

Diabetes gestacional


Diabetes gestacional y dieta

La diabetes gestacional es una alteración del embarazo asociada a alteraciones del metabolismo de los carbohidratos.

Se observan dos tipos:

  1. Diabetes pre gestacional: Mujeres ya enfermas de diabetes y que quedan embarazadas con o sin planificación previa.
  2. Diabetes gestacional. Mujeres previamente con valores de glucosa en sangre normales
    y que a lo largo del embarazo desarrollan una alteración del metabolismo de los carbohidratos que desaparece al finalizar la gestación.

Un aspecto muy importante del tratamiento es el plan de alimentación que deberán seguir las mujeres con Diabetes gestacional y Diabetes pre gestacional a lo largo de la gestación.

diabetes gestacional

No existe una dieta diabética sino un plan de alimentación individualizado y personalizado según los hábitos dietéticos, factores de estilo de vida y objetivos de tratamiento de cada paciente en particular.

El seguimiento de los parámetros metabólicos de perfil glucémico, hemoglobina glicada, perfil lipídico, tensión arterial, función renal y peso corporal, así como la valoración de la calidad de vida del paciente son esenciales para asegurar unos resultados satisfactorios.

Un aspecto fundamental para conseguir estos resultados es facilitar al paciente y familia un adecuado proceso de educación terapéutica y nutricional.

Objetivos del tratamiento dietético en la diabetes gestacional

Los objetivos nutricionales en la mujer embarazada están enfocados a proporcionar una nutrición adecuada tanto para la madre como para el feto, con la finalidad de poder suministrar el aporte energético y nutricional suficiente que garantizan el desarrollo y aumento de peso deseado.

Los objetivos generales de la terapia nutricional son:

  • Conseguir unos óptimos resultados de control metabólico
  • Prevenir y tratar las complicaciones crónicas de la diabetes
  • Mejorar el estado de salud general sobre la base de realizar una alimentación adecuada y más actividad física
  • Valorar las necesidades nutricionales individuales según la etapa fisiológica del paciente
  • Considerar los aspectos culturales y de estilo de vida, respetando los deseos personales y la voluntad del paciente
  • Realizar una constante educación alimentaria

Consejos dietéticos en la Diabetes pre gestacional

Los requerimientos nutricionales son superponibles a los de cualquier mujer gestante. El control metabólico se tendrá que adaptar a otros aspectos terapéuticos involucrados en el tratamiento de la diabetes como la insulina.

El aporte energético se incrementará en el segundo y tercer trimestre en 300 calorías/día.
El aumento de peso deseado y recomendado debe oscilar en 9 y 12 Kg, si bien esta cifra puede modificarse en función del peso previo a la gestación y estado nutricional de la madre.

Con relación al consumo de proteínas el aumento oscilará en unos 10 g/día de proteínas de alto valor biológico, sobre el aporte habitual del adulta de 0,75 g/kilo de peso/día.

Se recomienda además en todas las mujeres gestantes aumentar el aporte de ácido fólico a 400 ug/día en el primer trimestre de embarazo con el objeto de minimizar posibles trastornos en el desarrollo del tubo neural.
En las mujeres diabéticas que planifican su embarazo es preferible iniciar este aporte suplementario de ácido fólico antes del mismo.

Consejos dietéticos en la Diabetes gestacional

Se trata de una alteración en la tolerancia a los carbohidratos que suele diagnosticarse entre el segundo y tercer trimestre de gestación. La incidencia es de un 7% (1-14%), y suele controlarse con modificación de los hábitos dietéticos-nutricionales e incremento de ejercicio ya que generalmente desaparece al finalizar con el nacimiento del niño.

La intervención terapéutica esta orientada en minimizar los niveles de glucemia postprandial -tras las comidas- ya que cuando más altos son estos niveles, mayor es el riesgo de que el feto sufra.

El primer objetivo es la intervención dietético-nutricional orientada a disminuir las elevaciones glucémicas post prandiales. Ello se consigue mediante la adecuación del aporte calórico en función del peso, por lo que la valoración individual es prioritaria.

De forma global se recomienda en las gestantes sobre su peso real o actual un aporte energético de:

  • Normopeso: 30 Kcal/kg/día
  • Obesas: 25 Kcal/kg/día
  • Obesas mórbidas: 15 Kcal/kg/día.

La distribución de los diferentes nutrientes será:

Hidratos de carbono; de un 45-60%. Se eliminan absolutamente los hidratos de carbono de absorción rápida: mono y disacáridos de los azúcares refinados.
Es fundamental una distribución en 6 tomas de los hidratos de carbono complejos a lo largo del día, insistiendo en la toma de la media mañana, por la hipoglicemia fisiológica habitual de la gestante. La distribución proporcional en las diferentes tomas a lo largo del día evita posibles picos postprandiales así como la producción de cuerpos cetónicos

La fibra dietética soluble e insoluble debe estar presente de forma constante en una cantidad de 30 g/día.

Proteínas de alto valor biológico. Entre el 13 y el 15% del valor energético total y que oscilará entre 1 a 1,5 g/Kg/día en la mujer adulta, aumentando en las adolescentes a 1,5 a 1,7 g/kg/día

Grasas: 30- 35% del valor energético total repartidas de la siguiente forma:

  • Ácidos grasos saturados: ≤ 10%
  • Ácidos grasos monoinsaturados: 15-20%
  • Ácidos grasos poliinsaturados: 7%
  • Omega 3: 1,3 a 3 g/día
  • Relación aconsejada de omega 3 /omega 6 : 1/ 15 a 1/50

La práctica de ejercicio adaptado a las limitaciones propias de la gestación es sumamente recomendado ya que estudios realizados han demostrado ser tan eficaces como la administración de insulina.

Si los objetivos de control metabólico no se consiguen con dieta y ejercicio (recomendable glucemias basales < 90 mg/dl ó, a los 60 minutos después de las ingestas < 140 mg/dl ó, a los 120 minutos <120mg/dl) deberá iniciarse tratamiento con insulina adecuándose la pauta para evitar hipoglucemias.

 


Compartelo con tus amig@s: