Entradas

Intolerancia a la fructosa

Intolerancia a la fructosa. Tratamiento dietético de la intolerancia a la fructosa.


La intolerancia a la fructosa es la incapacidad para metabolizar la fructosa y se produce por un déficit de la enzima fructosa 1-6 fosfato o aldolasa B.

Intolerancia a la fructosa

La fructosa se encuentra de forma natural en las frutas y la miel y forma parte de la estructura molecular de la sacarosa: la sacarosa está formada por fructosa.

La intolerancia a la fructosa puede ser una enfermedad leve o grave.

intolerancia fructosa

Causas de intolerancia a la fructosa

La causa principal es el déficit de la enzima aldolasa B. Esta enzima cataliza la conversión de fructosa 1-P a gliceraldehído y dihidrooxiacetona fosfato. Al no estar presente la aldolasa B se acumula fructosa 1-P, que produce toxicidad hepática.

La aldolasa B interviene en el metabolismo de la fructosa por lo que carencias y déficits de esta enzima conducen a la intolerancia a la fructosa.

Cuando el paciente ingiere fructosa se producen cambios complejos en su cuerpo: el cuerpo no puede utilizarla, el azúcar en sangre disminuye y se acumulan sustancias peligrosas en el hígado.

metabolismo fructosa

La intolerancia a la fructosa hereditaria se produce cuando ambos progenitores poseen un gen anormal de aldolasa B: en ese caso cada hijo tiene un 25% de probabilidades de ser afectado por intolerancia a la fructosa.

La intolerancia a la fructosa no es muy común y se calcula afecta hasta a 1 de cada 20 mil personas.

Tratamiento dietético de la intolerancia a la fructosa

Antes de seguir una dieta sin fructosa es imprescindible haber sido diagnosticado de intolerancia a la fructosa.

El único tratamiento eficaz para tratar la intolerancia a la fructosa es la eliminación completa de fructosa de la dieta

El tratamiento dietético puede ser complejo ya que otros azúcares producen fructosa al ser metabolizados:

La sacarosa, azúcar común o azúcar blanquilla es un disacárido compuesto por glucosa y fructosa.
En su metabolismo, se rompe en ambas moléculas, siendo la glucosa digerida normalmente. Pero los intolerantes a la fructosa tampoco pueden digerir la fructosa de la sacarosa, por lo que a los intolerantes a la fructosala ingestión de sacarosa también les produce intolerancia.

sacarosa

La sacarosa al ser metabolizada resulta en glucosa + fructosa

El sorbitol E-420 es un edulcorante artificial de cuyo metabolismo también se produce fructosa, por eso los pacientes con intolerancia a la fructosa no deben tomar sorbitol E-420.

Los pacientes con intolerancia a la fructosa deben evitar el consumo de sacarosa -azúcar común, azúcar blanquilla, azúcar moreno, azúcar de caña o azúcar de remolacha-
y de sorbitol -edulcorante acalórico-

El estado previo del paciente y su sistema digestivo determinará la flexibilidad de la dieta:
Las personas que padecen desde hace tiempo problemas digestivos y han sido diagnosticadas de forma tardía requieren acciones rápidas y drásticas para detener la intolerancia y recuperar la capacidad digestiva normal. Las diarreas frecuentes producen pérdida de agua, electrolitos, minerales y vitaminas que pueden agravar el estado de salud a corto y medio plazo.

Es importante no usar durante el tratamiento dietético fármacos antiácidos ya que enmascaran el efecto de la dieta y evita que puedan identificarse los alimentos que producen menor o mayor tolerancia. Además, está completamente desaconsejado el uso de fármacos antiácidos durante largos períodos de tiempo, ya que modifican y reducen la absorción de nutrientes.

alimentos sin fructosa

Recomendaciones para mejorar la tolerancia a la fructosa

  1. Los alimentos de origen animal no contienen fructosa si no han sido preparados: carnes, pescados, huevos, leche.
  2. La capacidad de absorción de la fructosa mejora cuando se ingiere con glucosa, lo que suele suponer una buena alternativa al azúcar común.
  3. Limita la ingesta de productos con mayor cantidad de fructosa que de glucosa, o que contengan fructosa y sorbitol: manzanas, peras, ciruelas, cerezas, melocotones, zumos de fruta comercial, algunos dulces, chicles y golosinas.
  4. Prueba a tomar una pequeña cantidad de alimentos que contengan fructosa repartidos a lo largo del día, tomando un máximo de 2-3 piezas al día.
  5. Las patatas viejas contienen menos fructosa que las nuevas.
  6. La cocción de verduras y frutas permite eliminar gran parte de la fructosa en el agua de cocción.
  7. Algunos medicamentos y jarabes llevan fructosa y/o sorbitol: consulta con tu médico las alternativas.

Complicaciones de la intolerancia a la fructosa

Las complicaciones más frecuentes a corto plazo incluyen hipoglucemia y enfermedad debido al consumo de alimentos con fructosa. A medio plazo es frecuente observar aumento de ácido úrico en sangre y gota. Las complicaciones pueden conducir a insuficiencia hepática y en casos graves, a la muerte.

 


Tablas de composición de alimentos

Precio: EUR 40,52
Precio recomendado: EUR 42,65

 


 

Compartelo con tus amig@s:
isomaltulosa

Isomaltulosa

Byaltulosa, Palatinosa o Palatinose

El azúcar “no azúcar”

La isomaltulosa es un azúcar sintético calórico no cariogénico, es decir, aporta energía pero no produce caries.

Está formada por dos sacáridos: glucosa y fructosa -al igual que la sacarosa o azúcar común-.
De hecho, se obtiene por fermentación bacteriana a partir de sacarosa.

Su valor energético es el mismo que el de la sacarosa o el azúcar común: 4 Kcal por gramo.

En la sacarosa los enlaces entre glucosa y fructosa se producen en posiciones 1 y 2 respectivamente.
En la isomaltulosa se establecen en posiciones 6 y O.
Esto es lo que confiere a la molécula unas propiedades diferentes a las de la sacarosa -aunque mismo valor energético-.

La isomaltulosa no es un nutriente ni es esencial

 

¿Qué hace característica a la isomaltulosa?

Lo característico y principal de la isomaltulosa es que no es cariogénica, es decir no produce caries.

Produce un aumento más lento de glucosa en sangre y son menos elevados en sangre que con sacarosa o maltosa.

Se digiere en el intestino, resultando en la liberación de sus monosacáridos fructosa y glucosa, que son metabolizados de forma normal.

Puesto que la isomaltulosa se absorbe más lentamente, se promociona como apta para diabéticos.

Alimentos con isomaltulosa

Está presente de forma natural -aunque en pequeñas cantidades- en la miel y en la caña de azúcar.

También se puede encontrar añadida a:

  • bebidas en general (refrescos, zumos, etc)
  • chicles, gominolas
  • cereales de desayuno, barras de cereales
  • mermeladas, jaleas
  • sustitutos de comida

¿Es segura la isomaltulosa?

No es apta para personas con problemas de metabolismo de la fructosa o intolerancia a la fructosa.

No es apta para personas que no pueden digerir sacarosa, ya que son deficitarias o no poseen la enzima sacarasa-isomaltasa.

Parece que tanto en personas sanas como diabéticos, ingestas de hasta 50 g no producen malestar digestivo.

Conclusiones

El principal beneficio es que no produce caries y que produce picos menores de glucosa postpandrial.

En general la bibliografía científica actual es muy escasa y en definitiva insuficiente para decantarse por su prohibición o recomendación.

Consulte con un Dietista Nutricionista su caso personal.

Compartelo con tus amig@s:
intolerancia lactosa

Intolerancia a la lactosa


La intolerancia a la lactosa se define es un conjunto de síntomas intestinales que sigue a la ingesta de lactosa en personas con déficit de lactasa -la enzima intestinal que digiere la lactosa-.

La intolerancia a la lactosa puede ser de varios tipos y puesto que la actividad de la lactasa disminuye con la edad, se hace más evidente cuanto más adultos, y especialmente en ancianos.
intolerancia lactosa

Intolerancia a la lactosa

Aspectos nutricionales

La lactosa es el principal hidrato de carbono de la leche. Además se utiliza en la industria alimentaria ampliamente, ya que aunque es dulce, no tiene mucho poder edulcorante pero también es útil como espesante.

Es un disacárido formado por glucosa y galactosa.

La digestión de la lactosa ocurre gracias a las enzimas de la membrana de las células intestinales. La lactasa es la enzima más abundante en las primeras porciones del intestino delgado, en duodeno y yeyuno, y menor actividad cuanto más nos acercamos a su última porción, al íleon.

lactosa

Tras la acción de la lactasa, la lactosa se desdobla en galactosa y glucosa.

Ambos son transportados al interior de la membrana celular intestinal por transporte activo acoplado a reabsorción de sodio. Es decir que se realiza con gasto de energía y que se intercambia sodio.

La actividad de la lactasa es menor cuanto mayores somos.

Cómo ocurre la intolerancia

Cuando la lactosa no es correctamente digerida se queda en el intestino y retiene agua, que puede producir diarrea. En el intestino grueso es fermentada por las bacterias del cólon produciéndose ácidos grasos de cadena corta, dióxido de carbono e hidrógeno.

Los síntomas incluyen dolores y calambres abdominales, diarrea retortijones… y la gravedad depende de la cantidad de lactosa ingerida y la intolerancia individual.

Tipos de intolerancia

La intolerancia a la lactosa puede ser de tres tipos: primaria, secundaria o funcional.

  1. La intolerancia a la lactosa primaria es aquella que se da en personas sin ninguna enfermedad intestinal. Existe una forma más rara de déficit de lactasa que se da en niños y otra más habitual en adultos.
  2. La deficiencia secundaria se produce en personas con alguna patología intestinal o tras períodos de reposo absoluto del tracto intestinal como ocurre en pacientes con alimentación parenteral.
  3. La deficiencia funcional a la lactasa se da en pacientes que presentan un rápido vaciamiento gástrico -por ejemplo los sometidos a gastrectomía-, lo que hace que a pesar de que la actividad de la lactasa es normal, el tiempo de contacto de la enzima con la lactosa es mínimo.

La intolerancia a la lactosa es más frecuente en personas de origen mediterráneo, raza negra y asiática, judíos e indios norteamericanos.

Muchas de las personas que se consideran intolerantes a la lactosa no presentan intolerancia. Busque diagnóstico Médico.

Diagnóstico de intolerancia a la lactosa

El diagnóstico de intolerancia a la lactosa puede determinarse de varias formas:

  • Historia dietética que relacione la ingesta de lactosa con los síntomas.
    Método fiable, fácil y eficaz en pacientes que ya poseen una historia dietética documentada. Complicado si se realiza con la aparición de los síntomas o a posteriori.
  • Ensayo de dieta restringida en lactosa y esperando la desaparición de los síntomas.
    Poco práctica, muy costosa, dificultosa.
  • Test de hidrógeno espirado, una prueba médica en la que se administran 50 g de lactosa al paciente y se mide el aire espirado. Si contiene más hidrógeno del normal se debe a la acción bacteriana por la presencia de lactosa no digerida.
    Es el clásico para diagnóstico médico.
  • Biopsia intestinal para medir la actividad de la lactasa.
    No frecuente en diagnóstico en atención primaria.
  • Prueba de tolerancia, en la que se determinan los niveles de glucemia tras administrar una dosis elevada de lactosa oral.
    Incrementos de la glucosa plasmática indican claramente déficit de lactasa.

 

Consejos para intolerantes a la lactosa

Antes de seguir una dieta sin lactosa es imprescindible asegurarse de que se es intolerante mediante el correspondiente diagnóstico médico.

Posibles carencias derivadas

La restricción de lactosa en la dieta limitará la ingesta de leche y alimentos lácteos, que resultará en déficits de calcio, riboflavina y vitamina D, especialmente en personas que tienen requerimientos más altos -niños, adolescentes, embarazadas, lactantes-.
En estas circunstancias hay que considerar la suplementación de calcio y/o vitamina D para satisfacer los requerimientos.
No suele ser necesario suplementar con riboflavina dada su presencia en otros muchos alimentos.

Consulte con un Dietista Nutricionista

La mayoría de los pacientes diagnosticados presentan una intolerancia parcial que les permite tomar pequeñas cantidades de lactosa.

Estudios demuestran que una taza de leche al día no agrava los síntomas abdominales en la mayoría de los pacientes y que raramente es necesaria una dieta exenta por completo de lactosa.

  • Pruebe a tomar una pequeña cantidad de alimento que contenga lactosa y aumente la cantidad a medida que la vaya tolerando.
  • Intente elegir lácteos enteros (no desnatados) ya que pueden ayudar a hacer la digestión y vaciamiento gástrico más lento que permita una mejor digestión por la lactasa intestinal.
  • Pruebe los yogures, kefir o leche con bacterias o microorganismos VIVOS, ya que gran parte de la lactosa ya se ha digerido. No valen los pasteurizados después de la fermentación, o los que duran varios meses sin refrigeración.
  • Varíe la fuente de bacterias lácticas que ingiere: cambie de marcas.
  • Si evita los lácteos y derivados, asegúrese de llevar una alimentación rica en otros alimentos con calcio.

Conclusiones

  1. No existe razón justificada para seguir una dieta sin lactosa sin haber sido diagnosticado de intolerancia a la lactosa.
  2. Seguir una dieta sin lactosa no mejora la digestión de las personas que no padecen intolerancia. Tampoco la hace más ligera -¿cómo se es más ligero?-  ni feliz, desgraciadamente, y como la publicidad sugiere. La persona simplemente la digiere.
  3. Si ha sido diagnosticado de Intolerancia a la lactosa busque consejo por un Dietista Nutricionista.

 


Compartelo con tus amig@s: