Entradas

aparato digestivo

Digestión de Nutrientes


Digestión de Nutrientes

Los nutrientes son las sustancias contenidas en los alimentos y que permiten al organismo obtener energía y mantener las estructuras corporales.

Según la cantidad a aportar en la dieta, se clasifican en macronutrientes (hidratos de carbono, grasas y proteínas) y micronutrientes (sales minerales y vitaminas).

Además se clasifican en nutrientes esenciales, los que no pueden fabricarse en el cuerpo y deben ingerirse, y no esenciales, los que pueden elaborarse en el organismo a partir de otros nutrientes.

Los nutrientes se someten en el organismo a los procesos digestivos que permitirán su utilización y aprovechamiento.

Los procesos digestivos incluyen la masticación, digestión gástrica, digestión intestinal, absorción intestinal y eliminación fecal.

Una vez absorbidos son distribuidos a los diferentes órganos, siendo eliminadas las sustancias no útiles mediante la excreción.

Partes implicadas en la Digestión

En la digestión está implicada:

  1. El tubo digestivo, que comprende cavidad bucal, faringe, esófago, intestino delgado e intestino grueso.
  2. Los órganos accesorios: glándulas salivares, hígado, vesícula biliar y páncreas.
aparato digestivo

Aparato digestivo. partes y órganos principales

La digestión implica dos tipos de procesos:

  1. Digestión mecánica, en la que intervienen los músculos de la boca y de las paredes del tubo digestivo, contracciones y relajaciones voluntarias e involuntarias respectivamente.
  2. Digestión química, que implica la acción de sustancias específicas denominadas enzimas segregadas por los órganos accesorios:
  • Glándulas salivares: secretan saliva, que contiene amilasa salivar o ptialina
  • Glándulas gástricas: en la pared del estómago, segregan varias sustancias: ácido clorhídrico, pesinógeno y factor intrínseco
  • Páncreas: secreta jugo pancreático, que contiene enzimas digestivos
  • Glándulas tubulares: en las paredes del intestino delgado, secretan el jugo intestinal
  • Hígado: secreta la bilis, sales y pigmentos biliares. La bilis y pigmentos se acumulan en la vesícula biliar.

El intestino delgado finaliza ambas digestiones, mecánica y química, mediante la presencia de células específicas que permiten la absorción de los nutrientes.

Digestión en la boca

La cavidad bucal está formada por el paladar, los dientes, los carrillos y la lengua en la que se encuentran las papilas gustativas.
En la cavidad bucal se produce la recepción del alimento, masticación, insalivación e inicio de la deglución.

Digestión en la faringe

Es una estructura tubular. La entrada del bolo alimenticio en la faringe pone en marcha un complejo sistema reflejo que evita el paso del alimento al sistema respiratorio.

Digestión en el esófago

Se extiende desde la faringe al estómago, que posee dos válvulas o esfínteres:

  1. superior o píloro, que impide la salida del bolo hacia la boca,
  2. inferior o cardias que permite la entrada del bolo en el estómago y evita su reflujo hacia la boca.

Actúa como conducto de paso del bolo alimenticio hasta el estómago, aunque también se contrae para facilitar la deglución y trasladar el bolo hacia el estómago.

En esta fase se ha producido una digestión mecánica en la cavidad bucal, al ser triturado el alimento e impulsado mediante la deglución hacia el esófago; y una digestión química iniciada por la amilasa salivar, que digiere parcialmente el almidón.
El proceso se facilita mediante el mucus salivar, que lubrifica y humedece el bolo facilitando la deglución.

Digestión en el estómago

Situado en el abdomen, con forma de bolsa alargada. Posee dos esfínteres: uno superior o cardias, que impide la salida del bolo hacia la boca, y otro inferior o píloro que evita el vaciado gástrico hasta el momento adecuado.

Esta fase produce una digestión mecánica en la que las paredes del estómago se contraen y relajan permitiendo la mezcla del bolo con las distintas enzimas y jugos gástricos. El vaciamiento del estómago también es considerado una digestión mecánica.

También se produce digestión química. En ella, el pepsinógeno se transforma en pepsina por acción del ácido clorhídrico. La pepsina digiere las proteínas a péptidos más sencillos.

Además se secreta mucus, que permite proteger las paredes del estómago del ácido clorhídrico y la pepsina, y factor intrínseco, que permitirá la absorción de vitamina B12.

estómago

Estómago

Digestión en el intestino delgado

En el intestino delgado es donde se produce principalmente la absorción de nutrientes.

Es una estructura alargada tubular de unos 6 metros de largo y que consta de 3 partes: duodeno, yeyuno e íleon

La digestión mecánica se debe a los movimientos peristálticos y contracciones musculares que mezclan, segmentan el bolo y lo empujan.

Intestino delgado

Intestino delgado

Enzimas digestivas

La digestión química se lleva a cabo mediante la secreción de enzimas de tres orígenes diferentes:

1. Bilis

Las sales biliares son producidas en el hígado y almacenadas en la vesícula biliar.
Emulsionan las grasas para separarlas en porciones más pequeñas que pueden ser atacadas por las enzimas o ser absorbidas directamente.

2. Jugo Pancreático

páncreas

Páncreas

Secretado por el páncreas, es extremadamente alcalino para neutralizar el bolo ácido o quimo procedente del estómago. Contiene gran cantidad de enzimas:

  • Amilasa pancreática, que degrada el almidón en moléculas más sencillas: oligosacáridos y disacáridos
  • Tripsina, quimiotripsina, que degradan proteínas hasta polipéptidos y dipéptidos
  • Carboxipeptidasa pancreática e intestinal, que convierte polipéptidos en estructuras más sencillas: oligopéptidos y dipéptidos
  • Aminopeptidasa pancreática e intestinal, que convierte polipéptidos en estructuras más sencillas: oligopéptidos y dipéptidos
  • Lipasa pancreática, degrada las grasas a monoglicéridos
  • Colipasa pancreática, que degrada las grasas a ácidos grasos y colabora con la lipasa
  • Iones bicarbonato, que neutralizan la acidez del ácido clorhídrico producido en el estómago

3. Enzimas de la Mucosa Intestinal

Son enzimas presentes en las membranas celulares del tubo digestivo, principalmente del intestino delgado.

  • Enteroquinasa, activa el tripsinógeno en tripsina
  • Lactasa, que degrada la lactosa a glucosa y galactosa
  • Glucoamilasa, que degrada oligosacáridos pequeños y polisacáridos
  • Sacarasa e Isomaltasa, transforman la sacarosa a glucosa y fructosa. Degrada oligosacáridos en unidades de glucosa.
  • Maltasa, hidroliza maltosa a dos unidades de glucosa
  • Peptidasas, que degradan di y tripéptidos en sus aminoácidos
intestino grueso

Intestino grueso

Digestión en el intestino grueso

Es un conducto tubular de casi 2 metros de longitud.
Se divide en colon ascendente, colon transversal y colon descendente.

En el intestino grueso apenas ocurre digestión química, siendo muy importante la digestión mecánica.

Los movimientos propulsivos y contracciones musculares facilitan la reabsorción de agua.

En en la porción del colon ascendente donde se encuentran bacterias intestinales se favorece la absorción de ciertas vitaminas.

Además sirve como almacenamiento de desechos previa eliminación al exterior.


Otras entradas del Curso de Nutrición y Dietética:

Introducción a la NutriciónProteínas
Absorción de NutrientesHidratos de Carbono
Digestión de NutrientesGrasas, Lípidos
Utilización y metabolismo de NutrientesSales Minerales
 El AguaVitaminas

Y además: realice la Autoevaluación con una Prueba de valoración conocimiento


Ayude a difundirlo:

Compártelo con tus amig@s:
pomelo

Pomelo e interacciones farmacológicas

El pomelo es el fruto cítrico del árbol Citrus maxima, originario del sudeste asiático y del mismo género que otras frutas como la naranja, mandarina, limón y la lima.

Es un fruto es de gran tamaño -hasta 30cm de diámetro-, de sabor ácido y ligeramente amargo, y está recubierto por una cáscara que según la variedad puede ser blanca, amarillenta o a veces más verdosa.

El pomelo es rico en ácido cítrico, vitaminas A y C, betacarotenos y otros ácidos orgánicos.

Pomelo e interacciones fármaco nutriente

Una amplia revisión demuestra que uno de los nutrientes presentes en el pomelo interacciona con algunos fármacos frecuentemente prescritos, lo que puede producir desde efectos secundarios graves hasta la muerte.

Existen más de 85 fármacos que pueden interaccionar de alguna forma con el pomelo, y hasta 43 de ellos pueden producir reacciones peligrosas cuando se combinan con el.

Muchos de estos fármacos son ampliamente prescritos y utilizados en enfermedades frecuentes como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, ansiedad e insomnio.

Los efectos del consumo de sólo un vaso de zumo de unos 200 ml son suficientes para causar un aumento clínicamente significativo del fármaco que puede durar más de 24 horas.

Las interacciones entre los fármacos se producen por las furanocuraminas presentes en el pomelo.
La naranja amarga y las limas pueden producir el mismo efecto por su contenido en furanocuraminas.

La naranjas dulces y  las naranjas tipo navel no poseen furanocuraminas.

Gravedad y pacientes en riesgo

El principal problema radica en que normalmente el profesional sanitario que atiende al paciente desconoce la introducción del pomelo en su dieta, por lo que es poco probable que se investigue la reacción adversa. Además, es poco probable que el paciente indique por sí mismo esta información.

La sensibilidad individual es bastante desconocida, aunque los pacientes mayores de 45 años son más susceptibles de seguir un tratamiento farmacológico que sea potencialmente peligroso junto al consumo de  pomelo.

Se ha observado la mayor interacción fármaco – nutriente en pacientes con más de 70 años.

¿Por qué se produce la interacción fármaco pomelo?

Las responsables parecen ser las furanocuraminas.
Estas bloquean las enzimas hepáticas y digestivas del citocromo P450 3A4 ó CYP3A4. Este tipo de enzimas son las responsables del metabolismo y la bioinactivación de alrededor del 50% de los fármacos.

Las furanocuraminas del pomelo forman un enlace covalente -una unión molecular fuerte y estable- que causa la inactivación de la enzima de forma irreversible.
Sólo la síntesis de nueva enzima restaura sus valores a la normalidad.

complejo enzima sustrato

Funcionamiento de una enzima en situación normal y cuando se consume pomelo.

Como resultado, el fármaco administrado aumenta en el torrente sanguíneo, lo que puede producir niveles tóxicos y sobredosis que pueden resultar en fallo respiratorio, sangrado gastrointestinal, supresión de médula ósea en pacientes inmunodeprimidos, toxicidad renal, fallo renal agudo y muerte súbita.

 Fármacos susceptibles

No todos los fármacos se ven afectados en su metabolismo.
Los fármacos susceptibles de interactuar con las furanocuraminas poseen 3 características comunes:

  1. Se administran por vía oral
  2. Poseen biodisponibilidad oral variable desde muy baja (<10%) a intermedia (30 – 70%)
  3. Son metabolizados por la CYP3A4

El efecto disminuye cuando el fármaco y el pomelo se toman alejados en el tiempo, disminuyendo al 50% cuando se toman con 10 horas de diferencia y hasta el 25% cuando se ingiere 24 horas más tarde.

Los principales fármacos implicados y las enfermedades en las que se usan son:

  1. La felodipina y nifedipina utilizados para tratar la hipertensión arterial y la angina ven aumentados sus niveles cuando se consumen con pomelo. El verapamil, diltiazem y amlodipina poseen escasa o nula interacción.
  2. La simvastatina, la lovastatina y atorvastatina utilizadas en la hipercolesterolemia también han mostrado cambios importantes en la farmacocinética.
    La pravastatina, rosuvastatina y la fluvastatina no se ven afectados por la ingesta de pomelo.
  3. La ciclosporina utilizada en tratamientos inmunosupresores también ve aumentado sus niveles sanguíneos.
  4. El diazepam, triazolam y midazolam, usados en ansiedad, insomnio y traumatología se disparan cuando se consumen con pomelo. El flurazepam y clonazepamapenas no tienen efecto cuando se ingieren con pomelo.
  5. En trastornos psiquiátricos, también se ven aumentadas la buspirona, sertralina y carbamazepina, pero no ocurre con el haloperidol, trazodona ni zolpidem.
  6. El sildenafil también puede aumentar sus niveles sanguíneos cuando se consume con pomelo.

efectos adversos pomelo

 Para consumidores de pomelo

Si consume pomelo o zumo de pomelo y toma alguna medicación consulte con su médico: es posible que tenga que dejar de consumir pomelo o ajustar la dosis.

 

Interacciones fármaco nutriente identificadas

interacciones fármacos pomelo

 

Compártelo con tus amig@s:
intolerancia lactosa

Intolerancia a la lactosa


La intolerancia a la lactosa se define es un conjunto de síntomas intestinales que sigue a la ingesta de lactosa en personas con déficit de lactasa -la enzima intestinal que digiere la lactosa-.

La intolerancia a la lactosa puede ser de varios tipos y puesto que la actividad de la lactasa disminuye con la edad, se hace más evidente cuanto más adultos, y especialmente en ancianos.
intolerancia lactosa

Intolerancia a la lactosa

Aspectos nutricionales

La lactosa es el principal hidrato de carbono de la leche. Además se utiliza en la industria alimentaria ampliamente, ya que aunque es dulce, no tiene mucho poder edulcorante pero también es útil como espesante.

Es un disacárido formado por glucosa y galactosa.

La digestión de la lactosa ocurre gracias a las enzimas de la membrana de las células intestinales. La lactasa es la enzima más abundante en las primeras porciones del intestino delgado, en duodeno y yeyuno, y menor actividad cuanto más nos acercamos a su última porción, al íleon.

lactosa

Tras la acción de la lactasa, la lactosa se desdobla en galactosa y glucosa.

Ambos son transportados al interior de la membrana celular intestinal por transporte activo acoplado a reabsorción de sodio. Es decir que se realiza con gasto de energía y que se intercambia sodio.

La actividad de la lactasa es menor cuanto mayores somos.

Cómo ocurre la intolerancia

Cuando la lactosa no es correctamente digerida se queda en el intestino y retiene agua, que puede producir diarrea. En el intestino grueso es fermentada por las bacterias del cólon produciéndose ácidos grasos de cadena corta, dióxido de carbono e hidrógeno.

Los síntomas incluyen dolores y calambres abdominales, diarrea retortijones… y la gravedad depende de la cantidad de lactosa ingerida y la intolerancia individual.

Tipos de intolerancia

La intolerancia a la lactosa puede ser de tres tipos: primaria, secundaria o funcional.

  1. La intolerancia a la lactosa primaria es aquella que se da en personas sin ninguna enfermedad intestinal. Existe una forma más rara de déficit de lactasa que se da en niños y otra más habitual en adultos.
  2. La deficiencia secundaria se produce en personas con alguna patología intestinal o tras períodos de reposo absoluto del tracto intestinal como ocurre en pacientes con alimentación parenteral.
  3. La deficiencia funcional a la lactasa se da en pacientes que presentan un rápido vaciamiento gástrico -por ejemplo los sometidos a gastrectomía-, lo que hace que a pesar de que la actividad de la lactasa es normal, el tiempo de contacto de la enzima con la lactosa es mínimo.

La intolerancia a la lactosa es más frecuente en personas de origen mediterráneo, raza negra y asiática, judíos e indios norteamericanos.

Muchas de las personas que se consideran intolerantes a la lactosa no presentan intolerancia. Busque diagnóstico Médico.

Diagnóstico de intolerancia a la lactosa

El diagnóstico de intolerancia a la lactosa puede determinarse de varias formas:

  • Historia dietética que relacione la ingesta de lactosa con los síntomas.
    Método fiable, fácil y eficaz en pacientes que ya poseen una historia dietética documentada. Complicado si se realiza con la aparición de los síntomas o a posteriori.
  • Ensayo de dieta restringida en lactosa y esperando la desaparición de los síntomas.
    Poco práctica, muy costosa, dificultosa.
  • Test de hidrógeno espirado, una prueba médica en la que se administran 50 g de lactosa al paciente y se mide el aire espirado. Si contiene más hidrógeno del normal se debe a la acción bacteriana por la presencia de lactosa no digerida.
    Es el clásico para diagnóstico médico.
  • Biopsia intestinal para medir la actividad de la lactasa.
    No frecuente en diagnóstico en atención primaria.
  • Prueba de tolerancia, en la que se determinan los niveles de glucemia tras administrar una dosis elevada de lactosa oral.
    Incrementos de la glucosa plasmática indican claramente déficit de lactasa.

 

Consejos para intolerantes a la lactosa

Antes de seguir una dieta sin lactosa es imprescindible asegurarse de que se es intolerante mediante el correspondiente diagnóstico médico.

Posibles carencias derivadas

La restricción de lactosa en la dieta limitará la ingesta de leche y alimentos lácteos, que resultará en déficits de calcio, riboflavina y vitamina D, especialmente en personas que tienen requerimientos más altos -niños, adolescentes, embarazadas, lactantes-.
En estas circunstancias hay que considerar la suplementación de calcio y/o vitamina D para satisfacer los requerimientos.
No suele ser necesario suplementar con riboflavina dada su presencia en otros muchos alimentos.

Consulte con un Dietista Nutricionista

La mayoría de los pacientes diagnosticados presentan una intolerancia parcial que les permite tomar pequeñas cantidades de lactosa.

Estudios demuestran que una taza de leche al día no agrava los síntomas abdominales en la mayoría de los pacientes y que raramente es necesaria una dieta exenta por completo de lactosa.

  • Pruebe a tomar una pequeña cantidad de alimento que contenga lactosa y aumente la cantidad a medida que la vaya tolerando.
  • Intente elegir lácteos enteros (no desnatados) ya que pueden ayudar a hacer la digestión y vaciamiento gástrico más lento que permita una mejor digestión por la lactasa intestinal.
  • Pruebe los yogures, kefir o leche con bacterias o microorganismos VIVOS, ya que gran parte de la lactosa ya se ha digerido. No valen los pasteurizados después de la fermentación, o los que duran varios meses sin refrigeración.
  • Varíe la fuente de bacterias lácticas que ingiere: cambie de marcas.
  • Si evita los lácteos y derivados, asegúrese de llevar una alimentación rica en otros alimentos con calcio.

Conclusiones

  1. No existe razón justificada para seguir una dieta sin lactosa sin haber sido diagnosticado de intolerancia a la lactosa.
  2. Seguir una dieta sin lactosa no mejora la digestión de las personas que no padecen intolerancia. Tampoco la hace más ligera -¿cómo se es más ligero?-  ni feliz, desgraciadamente, y como la publicidad sugiere. La persona simplemente la digiere.
  3. Si ha sido diagnosticado de Intolerancia a la lactosa busque consejo por un Dietista Nutricionista.

 


Compártelo con tus amig@s: