Entradas

grasas

Grasas o Lípidos


Grasas o Lípidos: Funciones, Digestión y Recomendaciones

Las grasas o lípidos son un grupo variado de sustancias, aunque todas ellas comparten la misma característica: ser insolubles en agua y solubles en disolventes orgánicos -como éter y cloroformo-.

Triglicéridos

Los triglicéridos están formados por tres ácidos grasos y glicerol unidos entre sí por un enlace químico de tipo éster. Son las grasas típicas: la grasa visible y la de depósito son triglicéridos formados por diferentes ácidos grasos.

Los ácidos grasos que pueden formar parte de los triglicéridos pueden ser de 3 tipos, atendiendo al tipo de enlaces y número de enlaces dobles y triples entre los átomos de carbono:

Ácidos Grasos Saturados

En los ácidos grasos saturados, todos los átomos de carbono de la molécula se encuentran unidos a átomos de hidrógeno por enlaces químicos sencillos: un átomo de carbono aporta un electrón al enlace, mientras que el átomo de hidrógeno aporta el otro. Ambos comparten el electrón formándose un enlace sencillo.

Se llaman ácidos grasos saturados porque todos sus átomos se carbono se encuentran saturados por átomos de hidrógeno.

Ácidos Grasos Monoinsaturados

Los ácidos grasos monoinstaurados poseen un sólo enlace insaturado en su estructura.

El átomo de carbono se une a su vecino mediante un enlace doble en lugar de unirse a un átomo de hidrógeno más.

Ácidos Grasos Poliinsaturados

Son los ácidos grasos en los que existen dos o más enlaces dobles entre varios átomos de carbono.

Las denominadas genéricamente grasas son sustancias sólidas a temperatura ambiente. Esto se debe a que están compuestas principalmente por ácidos grasos saturados.

Los aceites sin embargo son líquidos a temperatura ambiente porque son ricos en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.

La existencia y posición de los dobles enlaces entre lo átomos de carbono es el responsable de las diferentes propiedades fisicoquímicas.

ácidos grasos

Tipos de ácidos grasos

Debemos destacar:

  • El ácido oleico, ácido graso monoinstarurado presente en el aceite de oliva
  • El ácido linoleico, presente en los aceites de semillas
  • El ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexanoico (DHA), presentes en grasas de pescado. Se denominan ácidos grasos omega 3.

Dentro de los ácidos grasos, algunos de ellos son imprescindibles para el cuerpo humano, ya que no puede sintetizarlos por sí mismo, por lo que deben ser aportados en la dieta.

Los ácidos grasos esenciales son el ácido linoleico y el ácido linolénico.

Fosfolípidos

Los fosfolípidos son grasas que contiene en su composición ácido fosfórico.

Están formadas por dos zonas bien diferenciadas: una cabeza hidrofílica o soluble e agua y una cola hidrofóbica o insoluble en agua.

Esta característica particular le confiere a la estructura su característica doble polaridad.

Entre los fosfolípidos más frecuentes destacamos:

  • Fosfoglicéridos, formadoas por ácido fosfórico y glicerol
  • Fosfatidilcolina, formada por ácido fosfórico y colina
  • Fosfatidilserina, formada por ácido fosfórico y serina
  • Fosfatidiletanolamina, formada por ácido fosfórico y etanolamina
  • Esfingomielinas
  • Cardiolipinas

A pesar de formar parte de todas las membranas celulares, los fosfolípidos no son importantes como tal en la dieta.

Colesterol

Es una molécula compleja, formada por 4 anillos y una cadena alargada. Forma ésteres con ácidos grasos.

Es el componente estructural de las membranas celulares y precursor de otras moléculas como hormonas sexuales, vitamina D y ácidos biliares.

El colesterol es una molécula exclusiva del reino animal: no está presente en ningún vegetal.

Además del colesterol de la dieta, el colesterol puede sintetizarse en el hígado, por lo que no es un nutriente esencial en la dieta.

Funciones de las Grasas

Funciones de los Triglicéridos

Los triglicéridos deben sus principales características a los ácidos grasos que las componen.

  • Energéticos: proporcionan 9 calorías por gramo, más del doble de lo que proporcionan los hidratos de carbono
  • Aportan ácidos grasos esenciales
  • Ahorradores de proteína, ya que permiten evitar el uso de proteínas como fuente de energía
  • Facilitan el transporte para proceder a la absorción de vitaminas liposolubles
  • Efecto organoléptico: las grasas son responsables de características del alimento como el gusto, olor, etc
  • Efecto saciante, ya que las grasas aumentan el tiempo de vaciado gástrico

Funciones de los Fosfolípidos

  • Forman parte de las membranas celulares
  • Forman parte de membranas neuronales recubiertas con vainas de mielina

Funciones del Colesterol

Forman parte de membranas biológicas junto a fosfolípidos

Es el precursor de otras sustancias:

  • Ácidos biliares, a partir de los cuales se forman las sales biliares, que permiten la eliminación de exceso de colesterol y solubilizar las grasas de la dieta para facilitar su digestión.
  • Hormonas esteroideas. A partir de colesterol se fabrican hormonas sexuales, de la corteza adrenal y algunas placentarias.
  • Vitamina D. El colesterol es necesario en la formación de vitamina D.

Digestión de las Grasas

Digestión de los Triglicéridos

La digestión de las grasas comienza en la boca, gracias a la acción de la lipasa. Su acción es poco importante y sólo sirve de preparación. La masticación contribuye por otro lado a la disgregación de las partículas de grasa en otras más pequeñas.

En el estómago actúa la lipasa gástrica.

Como resultado de la acción de ambas se obtiene glicéridos de cadenas cortas y cadenas medias que son absorbidos en el estómago.

La digestión y absorción se completa en el intestino delgado, duodeno y yeyuno.

Tras el vaciado gástrico la presencia de grasas estimula la hormona colecistoquinina, que provoca la contracción de la vesícula biliar, que a su vez vierte las sales biliares, que solubilizan las grasas.
La lipasa pancreática hidroliza los triglicéridos de cadenas cortas, produciendo ácidos grasos y monoglicéridos.

La absorción se produce en función del tamaño de los ácidos grasos resultantes. Los ácidos grasos de cadena corta se transportan directamente al torrente sanguíneo, mientras que las moléculas más grandes son transportados por el sistema linfático.

Digestión de los Fosfolípidos

Son digeridos en el intestino por acción de la fosfolipasa pancreática.

Puesto que la ingesta de fosfolípidos es baja, su importancia dietética es escasa.

Digestión del Colesterol

La absorción del colesterol es más compleja y lenta que la de los triglicéridos.

El colesterol es atacado por la colesterol esterasa, de origen pancreático, para formar ácido graso y colesterol libre, que puede ser absorbido.

Metabolismo de las Grasas

Metabolismo de los Triglicéridos

Los triglicéridos sirven como fuente energética y pueden ser utilizados por todas las células excepto las del sistema nervioso. Su almacenamiento en los adipocitos permite disponer de reservas energéticas en períodos de ayuno.

Metabolismo del Colesterol

El colesterol absorbido se utiliza en diferentes órganos y estructuras:

  • Membranas celulares
  • Glándulas adrenales
  • Piel
  • Testículos
  • Ovarios
  • Sales biliares

colesterol

Recomendaciones Nutricionales de Grasas

El aporte de grasas en la dieta no debe superar el 30 % del valor energético total.

En relación al tipo de grasas, las grasas saturadas deben suponer menos del 10 % del valor energético total, las grasas insaturadas alrededor del 10 % y el ácido oleico alrededor del 15 %.

En relación al colesterol y de forma general, no debe superarse la ingesta de 300 mg / día, .

En la actualidad el consumo de grasa general es de un 40 – 45 % del valor energético total, mientras que el de colesterol es aproximadamente el doble.

Efectos Fisiopatológicos de las Grasas

Las grasas están directamente relacionadas con la aparición y empeoramiento de enfermedades cardíacas y cardiovasculares, cerebrales, etc.

Cada vez más estudios demuestran su relación, directamente proporcional.

La aterosclerosis es una lesión en las arterias, producida por acumulación de lípidos – principalmente colesterol y ésteres de colesterol- en las paredes de los vasos. Las lesiones con el tiempo crecen, se calcifican y endurecen, disminuyendo la luz del vaso y por tanto la capacidad de irrigación. Estas formaciones se denominan placas de ateroma.

La oclusión puede llegar a ser completa, impidiendo que el tejido reciba sangre en absoluto y el tejido muera. Cuando esto ocurre en arterias delicadas como las el corazón y cerebro, dan lugar a accidentes cardiovasculares y cerebrales.

El colesterol no se encuentra viajando libre en torrente sanguíneo, si no que lo hace unido a lipoproteínas, entre las que destacan 2:

  • HDL o high density lipoprotein, lipoproteínas de alta densidad y
  • LDL o low density lipoprotein, lípoproteínas de baja densidad.

Mientras que el LDL colesterol tiende a acumularse, el HDL colesterol posee propiedades contrarias, protegiendo los tejidos frente al depósito de colesterol.

Los eicosanoides son lípidos que pueden agravar el proceso de formación de placas de ateroma, por modificación del tamaño del diámetro de los vasos sanguíneos y por modificación de la agregación plaquetaria. El acúmulo de plaquetas que acuden al ateroma agrava el mismo cuando éstas se ven agregadas entre sí.

Los ácidos grasos saturados afectan negativamente a la funcionalidad vascular: ácido láurico, palmítico, estárico y mirístico especialmente.

Se encuentran especialmente en alimentos de origen animal: carnes grasas, lácteos enteros, y en algunos vegetales: aceites de coco y palma.

En base a los conocimientos actuales deben consumirse con mucha moderación.

El ácido linoleico tiene efecto inhibidor del colesterol, disminuye el colesterol total y el colesterol LDL.

El ácido oleico, además de disminuir el colesterol LDL, aumenta el colesterol HDL.

Los ácidos grasos omega 3, especialmente el eicosapentanoico y docosahexanoico no tiene efecto sobre el colesterol HDL ni LDL.

Su importancia radica en la capacidad del organismo para formar a partir de ellos ciertas sustancias que producen vasodilatación e inhiben la agregación plaquetaria, lo que evita la formación de placas de ateroma.

Es importante destacar que todo proceso de obtención de energía en presencia de oxígeno u oxidación celular, produce productos derivados, algunos muy reactivos, y a los que se denomina radicales libres, con gran capacidad oxidante.

En este sentido, los radicales libres producidos serán mayores en tanto en cuanto mayor sea el número de insaturaciones de los ácidos grasos de nuestra dieta. Así, los ácidos grasos que producirían más radicales libres serían los insaturados omega 3, seguidos del linoleico y el oleico.


Libros recomendados

Precio: EUR 74,10
Precio recomendado: EUR 78,00

Precio: EUR 189,75
Precio recomendado: EUR 200,00

Precio: EUR 108,30
Precio recomendado: EUR 114,00


Otras entradas del Curso de Nutrición y Dietética:

Introducción a la Nutrición Proteínas
Absorción de Nutrientes Hidratos de Carbono
Digestión de Nutrientes Grasas, Lípidos
Utilización y metabolismo de Nutrientes Sales Minerales
 El Agua Vitaminas

Y además: realice la Autoevaluación con una Prueba de valoración conocimiento


Compartelo con tus amig@s:
hipertensión arterial

Hipertensión arterial y colesterol


Hipertensión arterial y colesterol

La hipertensión arterial es una de las causas de muerte más importantes en el mundo moderno.

La presión arterial es la fuerza o tensión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. El corazón actúa como el generador de la fuerza y los vasos sanguíneos como los receptores de esa fuerza, adaptándose a ella gracias a las fibras musculares que poseen en sus paredes. Con los años se pierde parte de este poder de adaptación y flexibilidad, hecho que puede acrecentarse con otros factores como niveles altos de colesterol.

hipertensión y colesterol

Hipertensión arterial: ¿Qué es?

Los valores normal y óptimos en mm de Hg (milímetros de mercurio) son:

  • Óptima <120 sistólica y <80 diastólica
  • Normal 120-129 sistólica y de 80-84 diastólica

Se considera hipertensión con cifras superiores a 140/90 mm Hg o:

  • Normal-Alta 130-139 sistólica y 85-89 diastólica
  • Alta-Hipertensión >140 sistólica y >90 diastólica

Hipertensión arterial: ¿Qué produce?

  1. La presión elevada hace que los vasos sanguíneos se endurezcan por la acumulación de placas de calcio.
  2. El corazón aumenta su trabajo y tamaño, lo que puede conducir a insuficiencia cardíaca y riesgo de infarto.
  3. La presión alta y contínua en el riñón produce daños en su función e insuficiencia renal.
  4. En el cerebro pueden producirse roturas de capilares sanguíneos dando lugar a hemorragias cerebrales que pueden llegar a ser extremadamente graves.

En general es una enfermedad sin síntomas, lo que la hace más grave.

Hipertensión arterial y factores de riesgo

Existen factores de riesgo asociados a la hipertensión. El contar con uno o más de ellos aumenta la probabilidad de sufrirla. Pueden clasificarse en factores externos y no modificables y factores de riesgo asociados

Factores externos no modificables:
  • Genéticos: mayor riesgo de hipertensión con progenitores hipertensos
  • Edad: A mayor edad, mayor riesgo de hipertensión
  • Raza: Los individuos de raza negra tienen mayor probabilidad y peor pronóstico
  • Sexo: Predomina a partir de 55 años en los varones, y tras la menopausia en las mujeres
Factores de riesgo asociados:
  • Colesterol elevado: aumenta el riesgo de accidente cerebro-vascular y cardíaco
  • Sobrepeso: El sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir hipertensión: come bien o mejor.
  • Tabaco: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Sal: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Sedentarismo: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Café: Aumenta el riesgo de hipertensión
  • Estrés: Aumenta el riesgo de hipertensión

¿Soy hipertenso?

Acude al médico, el es quien puede diagnosticar la hipertensión.

Si posees algún aparato fiable de medición y en buen estado, sigue las instrucciones del fabricante y:

Toma la medición durante varios días seguidos, sentado y relajado. La ropa no debe oprimir el brazo y debe estar a ser posible con la vejiga urinaria vacía.

No se debe haber comido, bebido, fumado, ni haber hecho ejercicio en los últimos 30 minutos anteriores.

Si en estas condiciones las cifras superan 140 y/o 90 mm Hg consulta con tu médico.

El Colesterol

Es una grasa imprescindible en el cuerpo humano, forma parte de cada una de nuestras células e interviene en la formación de vitaminas y hormonas.

Procede tanto de nuestra alimentación, como del hígado, en donde se puede fabricar, y circula por la sangre transportado por unas sustancias transportadoras especiales denominadas “lipoproteínas”.

colesterol bueno y malo

El colesterol viaja por la sangre en dos lipoproteínas diferentes y que dan nombre al colesterol:

  1. LDL -Low Density Lipoprotein o lipoproteína de baja densidad- o colesterol malo, porque se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos, elevando el riesgo de sufrir hipertensión arterial y todos los problemas ya enumerados.
  2. HDL -High Density Lipoprotein o lipoproteínas de alta densidad- o colesterol bueno, no se deposita y actúa eliminando el exceso depositado llevándolo al hígado en donde se metaboliza y se destruye.

Hipercolesterolemia: ¿Qué es?

Es un nivel elevado, excesivo de colesterol en la sangre. Se muestran los valores de colesterol sanguíneo deseables -en mg/dl-

  • Colesterol total deseable: <200 y LDL colesterol: <130
  • Colesterol total límite: 200-239 y LDL colesterol: 130-159
  • Colesterol total alto: >240 y LDL colesterol alto: >160

Las causas de la hipercolesterolemia son múltiples y suelen están relacionadas entre sí:

  • Alimentación inadecuada, rica en grasas animales
  • Problemas de metabolismo o fabricación y destrucción del colesterol en el hígado
  • Enfermedades: hereditarias, renales, diabetes…
  • Medicamentos
  • Hipercolesterolemia familiar

Además existen ciertos factores que facilitan el desarrollo de la enfermedad:

  • Obesidad
  • Ser hombre
  • Tabaco

Tan importante es tener un nivel bajo de LDL colesterol, como tener un nivel alto de HDL, ya que como hemos visto, actúa contrarrestando la acción del colesterol LDL.

Por eso resulta muy importante que además de una dieta para hipercolesterolemia se incluyan alimentos que aumenten el colesterol HDL, como alimentos ricos en grasas poliinsaturadas.

La población hipertensa tiene mayor probabilidad de desarrollar elevados niveles de colesterol. Por ello debe

  1. Controlar su peso
  2. Practicar ejercicio físico moderado
  3. Moderar o restringir el consumo de sal, grasas saturadas -embutidos, mantequilla…-, alcohol y tabaco
  4. Aumentar el consumo de verduras, frutas, hortalizas, pescado azul, aceite de oliva e hidratos de carbono complejos -pan, pasta, arroz…- y preferiblemente integrales.

Tratamiento herbomedicinal

El Espino blanco Crataegus laevigata puede reducir la resistencia vascular según se ha demostrado en algunos estudios. Cuando se usa en combinación con fármacos antihipertensivos puede ocasionar reducciones adicionales de la presión arterial.

Los sujetos hipertensos no deben consumir Espino blanco sin supervisión y deberán ser vigilados con frecuentes monitorizaciones de su presión arterial.


Tablas de composición de alimentos

Precio: EUR 40,52
Precio recomendado: EUR 42,65

 

Compartelo con tus amig@s:
te verde

Té verde y efectos en el colesterol


Té verde y colesterol

Beber té verde parece disminuir el colesterol malo o LDL según un reciente estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition en 2011.

té verde

El estudio es un metaanálisis -revisión clínica- que analiza 14 estudios y que incluye a más de 1100 personas.

El estudio concluye que existe una disminución de colesterol total de 7,20 mg/dl, y el colesterol LDL en 2,19 mg/dl.

No se observó sin embargo ningún cambio en el colesterol HDL o colesterol bueno.

colesterol bueno malo

Los resultados se observaron en todos los casos independientemente de las dosis de té ingerido, del estado previo de salud o de la duración del estudio, lo que sugiere que el resultado es bastante consistente.

Si quieres reducir tu colesterol, tomar una taza de té verde al día puede ayudarte a reducirlo ligeramente


 

Compartelo con tus amig@s:
colesterol bueno malo

20 Consejos para bajar el colesterol


Consejos dietéticos para reducir el colesterol

Qué es la hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia se produce con valores de colesterol superiores a 200 mg/dl.

Los límites de colesterol deseable son de 200 mg/dl (180 para menores de 18 años).

Por encima de 240 mg/dl se considera un riesgo alto.
Está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 mg/dl tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200.

Cómo se diagnostica

La hipercolesterolemia no presenta síntomas ni signos físicos pero su diagnóstico puede hacerse con un simple análisis de sangre que determine los niveles de colesterol.

Un estudio realizado en 2011 por la OMS concluyó que la mayoría de quienes padecen hipercolesterolemia no reciben el tratamiento que necesitan para reducir el riesgo.

El riesgo aterogénico o de acumulación y formación de placas de ateroma en las arterias, también depende de los valores de colesterol HDL o “bueno” y LDL o “malo”: un nivel alto de colesterol bueno o HDL permite un equilibrio mejor con un colesterol ligeramente elevado, al igual que un nivel de colesterol malo o LDL elevado produce un pronóstico peor con un colesterol también ligeramente elevado.

Qué produce

La hipercolesterolemia produce la formación de placas en las arterias o ateroesclerosis.
Está relacionado con enfermedades cardiovasculares como infartos de miocardio.
Por eso la hipercolesterolemia es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular.

Cómo se trata

Existen factores externos no modificables, como la herencia genética y la edad: el riesgo cardiovascular es mayor a partir de los 45 años en hombres y 55 en mujeres.

Y otros externos modificables como el tabaco, la hipertensión, diabetes, sobrepeso y obesidad, inactividad física y sedentarismo, perímetro de cintura elevado.

Por ello en el tratamiento es imprescindible el tratamiento dietético ya que permite corregir a la vez varias enfermedades.

20 Consejos para bajar el colesterol

colesterol bueno y maloLa estrategia para disminuir el colesterol debe basarse en dos pautas paralelas:
aumentar el colesterol “bueno” HDL y
mantener o disminuir el colesterol total y el colesterol “malo” LDL.

  1. En general, debe restringirse la ingesta de alimentos ricos en colesterol. Pueden consumirse de 4 a 6 huevos semanales, en función del sexo, peso y actividad.
  2. Consuma carne sin grasa y retire la grasa visible
  3. Evitar embutidos como fuet, chorizo, morcilla, salchichón. Consuma jamón ibérico pero con moderación.
  4. Opte por las aves antes que el cordero, pero no deje de consumir ternera o partes magras del cerdo como el lomo. Evite cortes de carnes grasos y retire la piel
  5. Aumentar el consumo de pescado azul fresco: caballa, atún, arenque, trucha, salmón… ya que son ricos en ácidos grasos poliinsaturados que reducen el colesterol y protegen la salud del corazón. El salmón ayuda a disminuir los triglicéridos y colesterol y ayuda a hacer los vasos sanguíneos más elásticos. Cabe destacar que los suplementos de aceites de pescados no han podido demostrar eficacia en la protección cardiovascular. Los suplementos de omega no han demostrado eficacia frente al pescado fresco. Evite consumir suplementos de omega 3 como sustituto del pescado azul.
  6. Eliminar la bollería industrial, galletas. Son ricos en grasas saturadas, aportan mucho azúcar y pocos nutrientes.
  7. El cacao ha demostrado tener propiedades beneficiosas al restaurar la flexibilidad de las arterias. Puede comer una onza de chocolate negro (más del 75% de cacao) un máximo de una al día.
  8. Evite consumir comidas fritas. Aumente el uso de cocción, horno, salteados, vapor, parrilla, papillote, etc
  9. Usar aceite de oliva virgen para la plancha y virgen extra para aliñar
  10. Consumir frutos secos: principalmente nueces, ya que son ricas en ácidos grasos omega 3. También pistachos, avellanas, almendras y cacahuetes un par de veces por semana. Contienen grasas insaturadas beneficiosas. Es mejor que no sean pelados.
  11. Una infusión de té verde podría ser eficaz para disminuir ligeramente el colesterol total y ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. Si la endulza, use miel fresca.
  12. Practique ejercicio físico regular: caminar largos paseos, o cortos (de al menos 30 minutos) pero con mucha frecuencia
  13. En cuanto a los lácteos, es aconsejable moderar el consumo de los derivados lácteos más grasos como quesos y mantequilla y consumir preferentemente leche semidesnatada o desnatada y lácteos y yogures desnatados y 0%.
  14. Consuma al menos 3 piezas de fruta al día. Para un máximo beneficio y dentro de unos hábitos no sedentarios, consuma 6 raciones de fruta al día. Las fresas son ricas en flavonoides, que contribuyen a dilatar y proteger los vasos sanguíneos.
  15. Consuma 2 raciones de verdura al día, idealmente una de verdura fresca.  El brócoli ayuda a reducir el riesgo de accidentes vasculares.
  16. Coma legumbres y cereales, pastas y pan integral. No consuma pan blanco. Una dieta rica en legumbres reduce un 14% el riesgo de infarto y angina. Ayudan a mantener un buen nivel de colesterol en sangre.
  17. Coma pescado al menos 3 veces por semana.
  18. Consuma aceite de oliva virgen en crudo. Pero varíe y utilice en alguna ocasión aceite de girasol.
  19. El consumo de tomate puede prevenir hasta un 59% el riesgo de ictus
  20. La curcumina posee acción protectora y reduce las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión

Alimentos funcionales

Los Esteroles vegetales son fitoesteroles conocidos para tratar el colesterol elevado y presentes en lácteos.
Son los denominados alimentos funcionales, porque añaden una función adicional a la inherente al propio alimento.

Si consume lácteos para reducir el colesterol debe seguir las instrucciones de uso y nunca consumir más del indicado

ruta colesterol

Ruta metabólica de síntesis y degradación de colesterol

A veces no son suficientes los alimentos para disminuir los niveles de colesterol.
En ese caso debe ser el médico el que valore la posibilidad de un tratamiento farmacológico.

Las estatinas son con frecuencia el fármaco de elección en el tratamiento del colesterol elevado.
Existen muchos tipos y continuamente se investigan y salen al mercado nuevas estatinas.
Su médico prescribirá la que considere mejor.

 


Compartelo con tus amig@s:
esteroles vegetales

Esteroles vegetales y colesterol


Estanoles y Esteroles vegetales

Los esteroles y estanoles vegetales, también llamados fitoesteroles y fitoestanoles son sustancias de estructura muy similar al colesterol.

Los esteroles se encuentran en animales en forma de colesterol, mientras que los vegetales en su lugar contienen esteroles vegetales como el sitosterol o el sitostanol.

Se encuentran de forma natural en frutas, verduras, frutos secos, semillas, leguminosas, aceites y otras fuentes vegetales, formando parte de las membranas celulares vegetales como lo hace el colesterol en las membranas celulares animales.

Desde hace más de 40 años que se sospecha que pueden reducir los niveles de colesterol e inhibir parcialmente su absorción en el intestino.

Actualmente se añaden a algunos productos comercializados con ese fin: reducir la absorción  de colesterol y disminuir el colesterol sanguíneo.

Esteroles vegetales

Yogures, mantequilla y margarina. Alimentos típicos con esteroles vegetales

Esteroles y reducción de Colesterol

Está clara la relación entre niveles elevados de colesterol,-especialmente de colesterol LDL o malo- y riesgo de enfermedad cardiovascular.

Podemos reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares llevando unos hábitos alimentarios sanos y una dieta equilibrada, reducida en grasas saturadas y colesterol, consumo elevado de fruta y verdura, aumentando el consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6, y practicando regularmente ejercicio físico.

Los fitoesteroles y fitoestanoles reducen el colesterol total y LDL inhibiendo parcialmente la absorción de colesterol, efecto que se potencia con las prácticas saludables anteriormente descritas o el uso de ciertos medicamentos como los del grupo de las estatinas, fármacos utilizados para el control de colesterol sanguíneo.

Efecto de esteroles vegetales

La evidencia científica actual demuestra que el consumo de 1 a 3 g de esteroles y estanoles reducen el nivel de colesterol, si bien no se obtiene mayor beneficio con consumo superior a 3 g

El consumo diario de 2 g de esteroles vegetales disminuye el colesterol LDL un 10% aproximadamente.

Si se corrigen los hábitos alimentarios pueden obtenerse reducciones del 15%.

Estudios epidemiológicos demuestran que una reducción del 10% en las cifras de colesterol LDL conlleva una disminución del 20% de padecer una enfermedad coronaria.

Uso y efectos secundarios de esteroles

Se ha comprobado con exhaustivos estudios de evaluación y se utiliza en varios países europeos desde 1999.

Sin embargo, se ha constatado que el consumo de esteroles vegetales produce una ligera disminución de los niveles de carotenoides plasmáticos.

Para solucionar este efecto secundario, debe seguirse una dieta que comprenda al menos 5 raciones de frutas y verduras a diario, prestando atención especial a aquellas con elevado contenido en carotenoides: frutas y verduras de color verde, amarillo y naranja intenso.

Dado que el consumo de más de 3 g diarios de estas sustancias no produce mayor beneficio, se aconseja no superar esta cantidad, para evitar un mayor efecto de la reducción de carotenoides en la sangre.

Normativa y etiquetado

La Comisión Europea autorizó la utilización de esteroles y estanoles vegetales en la elaboración de alimentos como:

  • Margarina
  • Aliños de ensalada
  • Leche y leche fermentada
  • Yogur
  • Queso
  • Bebidas de soja
  • Salsas

Deben presentarse en porciones que contengan un máximo de 3 g. si se consume una al día, o de 1 g. si se consume 3 al día.

La normativa sobre etiquetado de la Comisión especifica que la etiqueta debe indicar con claridad que contiene estas sustancias, además de figurar diversas indicaciones sobre su conveniencia y uso.


Compartelo con tus amig@s:
Isoflavonas de soja

Isoflavonas de soja


Isoflavonas de soja

Los reclamos en relación con los efectos beneficiosos de las flavonas e isoflavonas de soja no se han hecho esperar. La soja se ha hecho un enorme negocio en el mercado alimentario actual.

Miles de personas han dejado de beber leche de vaca para consumir “leche” de soja, mientras miles de médicos las recomiendan a mujeres para tratar la menopausia y sus síntomas.

Pero ¿qué son las isoflavonas de soja? ¿Para qué sirven? ¿Son ciertas las alegaciones que se hacen sobre sus beneficios? ¿Son las isoflavonas eficaces en la menopausia?

En este artículo, todos los secretos  de acuerdo -como siempre- a la evidencia científica.

menopausia isoflavonas soja

Las flavonas son compuestos fenólicos y son la familia de fenoles más amplia de la naturaleza.
Las flavonas son conocidas por su actividad antibacteriana.

Las catequinas del té -otro tipo de flavonoides– poseen actividad antibacteriana contra Vibrio cholerae, Streptococcus mutans o Shigella. Otros como la glicirricina del regaliz, tienen actividad antiviral.

Propiedades de las isoflavonas de soja

Las propiedades que se les atribuye a las isoflavonas son innumerables.

  • Actuar como estrógenos femeninos mejorando los síntomas de la menopausia.
  • Favorecer la absorción de calcio.
  • Prevenir la osteoporosis.
  • Disminuir el colesterol total y colesterol LDL o malo.
  • Acción antioxidante celular, acción antitumoral y anticancerígena por inhibición de la replicación de ADN de estas células.
  • Mejora el sistema inmunológico

Todas estas propiedades y alegaciones han sido estudiadas adecuadamente.

La evidencia actual no tiene ninguna duda sobre estas alegaciones. Sigue leyendo.

Isoflavonas de soja : evidencia actual

La soja e isoflavonas han sido profundamente estudiadas, así como sus efectos.

La European Food Safety Authority EFSA ha elaborado un documento que recoge las principales alegaciones sobre las isoflavonas de soja.

Protección contra el daño oxidativo del ADN, lípidos y proteínas

Aunque se considera la protección del daño oxidativo del ADN, lípidos y proteínas como un efecto beneficioso, no existen estudios realizados en humanos sobre los que apoyar esta alegación.

Se concluye que no puede establecerse una relación causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y protección de daño oxidativo a nivel celular.

Mantenimiento del colesterol y colesterol LDL sanguíneo

No se encontró ningún efecto de extractos de soja en el colesterol LDL sanguíneo.

Se remarca además la inconsistencia de los datos de los estudios y limitaciones metodológicas. En los que se producen a largo plazo las isoflavonas no mostraron ningún efecto, mientras que a corto plazo sí se indica una significante disminución del colesterol LDL.

Se concluye que no puede establecerse una relación causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y el mantenimiento del colesterol LDL sanguíneo.

Reducción de los síntomas vasomotores asociados a la menopausia

Las alegaciones incluyen “menopausia”, “la soja contiene fitoestrógenos que pueden funcionar como estrógenos”, “actuar como fitoestrógenos”, “ayuda a mantener la termorregulación en la menopausia” y “ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia”. Esta es una de las características más famosas de la soja.

Miles de mujeres de todo el mundo consumen soja e isoflavonas con el objeto de mejorar los síntomas de la menopausia.
Y miles de endocrinos, ginecólogos y médicos de todo el mundo siguen recomendándola para este fin. Desgraciadamente, erróneamente.

Los estudios indican datos inconsistentes.

Algunos estudios mostraron efecto significativo con dosis determinadas después de un mes, tres, cuatro y diez meses; mientras que otros estudios no demostraron ningún efecto significativo.

Se concluye que no existe evidencia para establecer una causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y la reducción de los síntomas vasomotores asociados a la menopausia.

“Las isoflavonas de soja podrían no prevenir los síntomas de la menopausia ni la pérdida de masa ósea”. Esas son las conclusiones de un estudio reciente realizado en 248 mujeres de 45 a 60 años, a las que se les administró 200 mg de isoflavonas de soja a diario, durante 2 años. Tras este tiempo, el grupo que tomó isoflavonas de soja no observó ninguna diferencia con el grupo que no las tomó, en cuanto a la sintomatología menopáusica ni pérdida de masa ósea.

Mantenimiento de la normal tonicidad de la piel

No existe o no se ha aportado evidencia alguna sobre la tonicidad de la piel y su relación con una correcta función.

Contribución al normal crecimiento del cabello

No existe evidencia para establecer una causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y contribución al normal crecimiento del cabello.

Tratamiento del cáncer próstata

Los efectos descritos incluyen “contribuye a mantener un pecho y próstata sanos”.

Puesto que la alegación no hace referencia al tratamiento de enfermedades no procede como complemento en la dieta.

Efectos adversos de las isoflavonas de soja

Las isoflavonas pueden tener efectos adversos que deben tenerse en cuenta:

  • Se han descrito alteraciones del ciclo menstrual, especialmente en mujeres jóvenes
  • El consumo en niños pequeños sensibiliza mucho más los efectos de los posibles efectos secundarios
  • Puede producir pérdida de yodo y potenciar la aparición de hipotiroidismo
  • Puede interferir en la absorción de hierro y zinc, minerales imprescindibles

Conclusiones sobre la soja e isoflavonas de soja

Las isoflavonas de soja no tienen ningún efecto beneficioso positivo sobre el colesterol, la menopausia ni la densidad ósea.

La “leche” de soja no es leche y como tal no tiene las mismas propiedades ni aporta los mismos nutrientes.
Los lácteos son ricos en calcio y vitamina D. La “leche” de soja, no, y además dificulta la absorción de éstos.

Opinión personal

  1. Desaconsejo el consumo de “leche” de soja a la población en general.
  2. Su valor nutricional no es equiparable al de un lácteo, no puede usarse como sustituto de un lácteo.
  3. No sirve para el tratamiento de la menopausia ni colesterol, principales beneficios que se le otorgan y motivos por los que se consume.
  4. Contiene antinutrientes que interfieren en la absorción de nutrientes esenciales
  5. Ha demostrado producir hipotiroidismo. En mi experiencia he observado que una gran cantidad de pacientes consumidores actuales o pasados de “leche” de soja, padecen hipotiroidismo clínico o subclínico.
  6. Las isoflavonas de soja actúan como hormonas femeninas, por lo que modifican el funcionamiento de otras hormonas y del organismo.
  7. La soja es principalmente transgénica. Aunque en Europa la legislación obliga a declararlo, es EE.UU. el principal productor. Puesto que en EE.UU. no es obligatorio declarar organismos modificados genéticamente, la soja enviada a Europa nunca puede etiquetarse como modificada genéticamente. Una astucia legal que permite -presuntamente- la entrada de soja en Europa.

 

Compartelo con tus amig@s:
tratamiento diabetes

Diabetes


Recomendaciones dietéticas para la diabetes

No existe una dieta única para tratar la diabetes sino un plan de alimentación individualizado según hábitos dietéticos y otros factores de estilo de vida y de los objetivos de tratamiento de cada paciente en particular.

El seguimiento de los parámetros metabólicos de perfil de glucemia, hemoglobina glicada, perfil lipídico, tensión arterial, función renal y peso corporal, así como la valoración de la calidad de vida del paciente son esenciales para asegurar unos resultados satisfactorios.

Un aspecto fundamental para conseguir estos resultados es facilitar al paciente y familia un adecuado proceso de educación nutricional.

El objetivo de las siguientes recomendaciones basadas en la evidencia es mejorar el cuidado de la diabetes aumentando el conocimiento de las personas con diabetes y profesionales de la salud sobre la importancia de la terapia nutricional.

Es importante que en el equipo de diabetes se contemple la figura del Dietista – Nutricionista.

Además es importante que cada miembro del equipo tenga la formación adecuada sobre la terapia nutricional y sepa transmitirlos y dar soporte a las personas con diabetes que necesiten realizar cambios en su estilo de vida.

tratamiento diabetes

 

Objetivos de la terapia nutricional en la diabetes

  • Conseguir unos óptimos resultados de control metabólico: Niveles de glucemia lo más cercanos a la normalidad o lo más cercanos y seguros posibles, para prevenir o reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes. Perfil lipídico y lipoprotéico adecuado para reducir el riesgo de enfermedad macrovascular. Niveles de tensión arterial que reduzcan el riesgo de enfermedad vascular
  • Prevenir y tratar las complicaciones crónicas de la diabetes, modificando el aporte de nutriente de la ingesta y realizar los adecuados cambios de estilo de vida para la prevención y tratamiento de la obesidad, dislipemia, enfermedad cardiovascular, hipertensión y nefropatía
  • Mejorar el estado de salud general en base a realizar actividad física y realizar una alimentación saludable
  • Valorar las necesidades nutricionales individuales teniendo en cuenta las consideraciones personales, culturales y de estilo de vida, respetando los deseos personales y la voluntad del paciente

Objetivos para situaciones específicas

  • Para jóvenes con DM1: aporte energético adecuado para asegurar un normal crecimiento y desarrollo, adaptando la pauta de la insulina a los hábitos de alimentación y actividad física habitual.
  • Para jóvenes con DM2: facilitar cambios en los hábitos dietéticos y de actividad física que reduzcan la resistencia a la insulina y mejoren el estatus glucémico
  • Para embarazadas y lactantes: adaptar aporte energético y de nutrientes para conseguir unos óptimos resultados
  • Para jóvenes adultos: adaptar necesidades nutritivas en función de la edad y las necesidades psicosociales
  • Para todas las personas tratadas con insulina o segretagogos: facilitar educación terapéutica para el tratamiento y la prevención de la hipoglucemia, enfermedades intercurrentes y actividad física que pueda variar los niveles glucémicos
  • Para las personas con riesgo de diabetes: disminuir el riesgo a través de promover la realización de actividad física y alimentación saludable que facilite una moderada pérdida de peso o como mínimo no aumentar de peso

Terapia nutricional para personas con diabetes 1 y diabetes 2

Carbohidratos y Diabetes

El término se refiere a todos los alimentos que contengan hidratos de carbono: azúcares, hidratos de carbono, farináceos, fibra. Se evitan los términos como azúcares simples, carbohidratos complejos y carbohidratos de efecto rápido o lento.

Existen una gran variedad de factores, responsables de la respuesta glucémica de los alimentos:

  • Cantidad y tipo: glucosa, fructosa, sacarosa, lactosa
  • Naturaleza de los farináceos: amilosa, amilopectina
  • Cocción y procesamiento del alimento
  • Forma y acompañamiento de otros alimentos: grasa y sustancias naturales que enlentecen la digestión como lectinas, fitatos….
  • Nivel glucémico y lipídico prepandrial -antes de comer-

A pesar de estas diferencias numerosos estudios han evidenciado que cantidades isocalóricas de diferentes fuentes de carbohidratos tienen una respuesta postpandrial muy similar tanto en personas con DM1 como DM2. Es decir, que para la misma energía medida en calorías, la respuesta orgánica es muy similar independientemente de los factores citados anteriormente.

Aunque las dietas con bajo índice glucémico pueden reducir la respuesta postpandrial, las dificultades de seguimiento de estas dietas a largo plazo y por lo tanto el consiguiente efecto beneficioso sobre la glucemia, no se han establecido todavía su efecto a largo plazo.

Aunque es evidente que diferentes hidratos de carbono tienen respuestas glucémicas distintas no están claros sus efectos beneficiosos

  1. Los alimentos de los grupos de los fárinaceos, fruta, verduras y ensaladas y leche semi o desnatada deberían incluirse en una alimentación saludable
  2. En función de los estudios sobre los carbohidratos: la cantidad total es más importante que la fuente y/o el tipo
  3. La sacarosa no aumenta la respuesta glucémica respecto a cantidades isocalóricas de farináceos
  4. La sacarosa -azúcar común- o los alimentos que contienen sacarosa no deberían estar restringidos de la alimentación de las personas con diabetes

Si se toma en el contexto de una alimentación saludable:

  • Puede ser sustituido por otra fuente de carbohidratos
  • En pacientes en tratamiento con insulina o segretagogos si se añade azúcar al contenido total de carbohidratos de una comida concreta deberá adaptarse la dosis de la insulina o medicación hipoglucemiante. Los edulcorantes no nutritivos pueden tomarse dentro de las dosis máximas tolerables.
  1. Las personas con tratamiento intensivo de insulina deberían ajustar la dosis de antes de las comidas en función del aporte de hidratos de carbono de la misma
  2. Aunque el uso de dietas con bajo indice glucémico reduce la respuesta postpandrial, no hay evidencias de su beneficio a largo plazo y no serían dietas de primera opción
  3. No hay razón para realizar una dieta con más cantidad de fibra que la población general.

Proteínas y diabetes

En personas con DM2 la ingesta de proteínas no incrementa las concentraciones de glucosa en plasma aunque las proteínas son un potente estimulo de la secreción como los carbohidratos

Para aquellos que no tengan un control óptimo de glucemia, los requerimientos proteicos deberían ser mayores que los recomendados.

En personas con diabetes, si la función renal es normal no hay evidencias que sugieran modificar el aporte de proteínas. Se recomienda 15-20 % del aporte calórico

Los efectos de las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos son desconocidos. Aunque estas dietas a corto plazo pueden producir pérdidas de peso y mejorar la glucemia, no se ha establecido que la pérdida de peso sea mantenida a largo plazo. Tampoco se conocen los efectos de estas dietas a largo plazo sobre el LDL colesterol.

Grasas y diabetes

  1. Menos del 10 % del aporte calórico debe proceder de grasa saturada. En personas con LDL colesterol > 100 mg/dl es aconsejable reducir el aporte a menos del 7%
  2. El aporte de colesterol de la dieta debería ser menor de 300 mg /día. En personas con niveles de LDL colesterol > 100 es aconsejable reducir el aporte a < 200 mg/día.
  3. Para bajar los niveles de LDL colesterol , puede reducirse el aporte energético de la grasa saturada si se ha de reducir peso o ser sustituida por carbohidratos o grasa monoinsaturada si la pérdida de peso no es un objetivo
  4. Debería minimizarse la ingesta de grasa transinsaturada
  5. La reducción de grasa de la dieta a largo plazo contribuye a mantener moderadas pérdidas de peso y mejora de la dislipemia.

Balance energético y obesidad

  1. En personas insulinoresistentes, la reducción del aporte energético y moderadas pérdidas de peso mejoran a corto plazo la resistencia a la insulina y la glucemia
  2. Los programas educativos estructurados que enfatizan cambios en el estilo de vida, reducción de la ingesta de grasa (< 30% del aporte diario) y reducción del aporte calórico, actividad física regular y contacto regular entre los participantes pueden producir pérdidas de peso, a largo término, entre un 5-7% sobre el peso inicial
  3. El ejercicio físico y las modificaciones de la conducta son más eficaces que otras estrategias para ayudar a perder peso. El ejercicio es útil para ayudar a mantener la pérdida de peso
  4. Las dietas estándar para la reducción de peso, si no se acompañan de otras estrategias no son útiles para la reducción de peso a largo plazo. Son necesarios los programas estructurados que ayuden a modificar el estilo de vida.

Micronutrientes y diabetes

No hay evidencia clara de los beneficios de los suplementos de vitaminas y minerales en las personas con diabetes que no presenten deficiencias de los mismos.

Excepciones:

  1. el ácido fólico para la prevención de anomalías en los recién nacidos y
  2. el calcio en la prevención de enfermedades óseas.

Los suplementos antioxidantes en la dieta no son aconsejables porque no se conocen los efectos de eficacia y seguridad a largo término.

Alcohol y diabetes

Las personas que puedan consumir alcohol, la cantidad diaria debería ser: 1 bebida para las mujeres adultas y 2 bebidas para los hombres adultos.

1 bebida equivale a: 400 ml de cerveza, 175-200 ml de vino ó 50 ml de alcoholes destilados

Para reducir el riesgo de hipoglucemia, las bebidas alcohólicas deberían consumirse con alimentos.

Consideraciones especiales para personas con DM1

  • Los principios de alimentación saludable son igualmente aplicables a las personas con DM1. La diferencia está en que tienen que integrar la pauta de insulina a su vida cotidiana
  • Actualmente son posibles diferentes pautas de insulina, lo importante es que esté adaptada a sus hábitos, horarios y actividad habitual de cada paciente en particular
  • Para las personas que sigan terapia insulínica intensiva, el contenido total de carbohidratos de las comida y suplementos es el mayor determinante de la dosis de insulina pre pandrial (antes de comer) y de la respuesta glucémica post pandrial (después).
  • Para pacientes con pautas de insulina fijas que no ajusten la dosis antes de cada comida, es recomendable que el aporte de CH de cada comida sea muy similar
  • A menudo al mejorar el control glucémico se asocia cierta ganancia de peso. La ganancia de peso puede potencialmente tener efectos adversos sobre el control glucémico, lípidos, tensión arterial y salud en general. Para prevenir este aumento de peso se deberá tener en cuenta no solo el contenido de CH sino el de proteínas y grasa
  • Para prevenir la hipoglucemia asociada al ejercicio físico:  Si la actividad física está planificada: la mejor opción es la reducción de la dosis de la insulina. Si la actividad física no está planificada es mejor tomar ingesta de carbohidratos. En actividades físicas moderadas el consumo de carbohidratos puede ser entre 10-15 g/hora en una persona de alrededor de 70 Kg. Si la actividad es más intensa se deberá aumentar el aporte para prevenir la hipoglucemia.
    Consideraciones especiales para personas con DM2
    Las recomendaciones de alimentación saludable para toda la población son a la vez válidas para las personas con DM 2.
  • Como la DM2 está muy asociada a sobrepeso e insulinoresistencia, la terapia nutricional debería enfatizar los cambios necesarios en el estilo de vida para reducir el aporte calórico y aumentar la actividad física.
  • Como la mayoría de personas con DM2 presentan dislipemia, hipertensión, las modificaciones del estilo de vida también contemplaran la reducción de grasa saturada y colesterol así como la ingesta de sodio. Estas estrategias de modificación del estilo de vida deberían trabajarse desde el momento del diagnóstico.
  • La distribución de alimentos en 3 o 6 comidas durante al día tendrá que individualizarse en base a las preferencias individuales.
  • Cuando se añade tratamiento con segretagogos y/ o insulina es necesario adaptar el aporte de carbohidratos en cada comida o suplemento para que sean muy similares de un día a otro. En situaciones de tratamiento con insulina en múltiples dosis se podrá adaptar mejor el reparto de carbohidratos a los hábitos del paciente.
  • Consideraciones especiales para niños y adolescentes con diabetes
  • Los planes de alimentación individualizados y las pautas de insulina intensivas pueden facilitar mayor flexibilidad para los niños y adolescentes con diabetes para adaptar los cambios en los horarios e ingesta, en función de variaciones en el apetito y la actividad física.
  • Los requerimientos nutricionales para niños y adolescentes con DM1 o DM2 son similares a los de los otros niños y adolescentes de la misma edad.

Embarazo y lactancia con diabetes

  • Los requerimientos nutricionales durante el embarazo y la lactancia son similares para las mujeres con o sin diabetes
  • La terapia nutricional para la diabetes gestacional está basada en la ingesta de alimentos saludables para conseguir un correcto aumento de peso, la normoglucemia y la ausencia de cetona.
  • Para algunas mujeres con diabetes gestacional, puede ser apropiada una moderada restricción de energía y carbohidratos.

Personas mayores con diabetes

  1. Los requerimientos energéticos para las personas mayores son inferiores que los de los adultos con diabetes
  2. Debe recomendarse la realización de actividad física.

Tratamiento y prevención de la hipoglucemia

  • La glucosa es el tratamiento de preferencia en caso de hipoglucemia, aunque puede utilizarse cualquier otra forma de carbohidratos que contengan glucosa
  • La ingesta de 15-20 g  de glucosa es un tratamiento efectivo, aunque el nivel glucémico puede ser corregido sólo temporalmente.
  • La respuesta inicial al tratamiento de la hipoglucemia puede observarse al cabo de 10-20 minutos de la ingesta, sin embargo debería evaluarse el control glucémico al cabo de 1 hora para valorar ingesta adicional.

Enfermedades intercurrentes

  • En personas con diabetes mellitus tipo 1, las enfermedades intercurrentes son un riesgo para desarrollar cetoacidosis diabética.
  • La necesidades de insulina aumentan por el incremento de las hormonas de contraregulación.
  • Aumentar la frecuencia de control glucémico y cetonas, beber adecuadas cantidades de líquido y tomar ingesta de carbohidratos de manera especial si el valor glucémico es <100 mg/dl son aspectos básicos durante la enfermedad aguda. En adultos la ingesta de 150-200gr de carbohidratos al dia repartidos en ingestas de 40-50gr cada 3-4 horas debería ser suficiente junto con las adecuadas modificaciones de la pauta de la insulina.

Durante las enfermedades intercurrentes, los controles de glucemia capilar y cetonas en sangre u orina, beber adecuadas cantidades de líquidos y la ingesta de carbohidratos son aspectos muy importantes a seguir junto con una adecuada modificación de la pauta de insulina.

riesgo diabetes

Prevención y tratamiento de complicaciones asociadas

Hipertensión
  1. La reducción de la ingesta de sodio reduce los niveles de tensión arterial tanto en personas normotensas como en las hipertensas.
  2. Una moderada restricción del peso corporal tiene efectos beneficiosos sobre el control de la tensión arterial.
Dislipemia
  • En personas con niveles de colesterol LDL altos la ingesta de grasa saturada y trans-saturada debería limitarse a < al 10 % del aporte calórico total y probablemente < al 7%.
  • Para personas con triglicéridos elevados, niveles bajos de colesterol HDL y LDL colesterol (síndrome metabólico), puede ser beneficioso: a) mejorar el control glucémico, b) pérdidas moderadas de peso, con restricción de la ingesta de grasa saturada y c) incrementar la actividad física.
Nefropatía diabética
  • En personas con microalbuminuria la reducción de la ingesta proteica entre 0,8-1 g por Kg de peso y día puede retrasar la progresión de nefropatía.
  • Aquellas personas con nefropatía la reducción de la ingesta protéica a 0,8 gr de proteínas x Kg peso y día también puede retrasar la progresión de la nefropatía.
Enfermedad catabólica
  • Las necesidades energéticas de la mayoría de pacientes hospitalizados deberían estar cubiertas con aportes entre 25-35 Kcal /Kg de peso corporal/día.
  • Las necesidades de proteínas están entre 1- 1,5 g/Kg de peso corporal. En algunos pacientes en situación de estrés estas necesidades pueden ser mayores.

Prevención de la diabetes tipo 2

No se pueden hacer recomendaciones nutricionales en la prevención de la diabetes tipo 1.

Estudios realizados en EEUU y Finlandia corroboran que la pérdida moderada de peso puede reducir el riesgo de diabetes. Un estilo de vida activo también ha demostrado en algunos estudios prevenir o retrasar el desarrollo de la diabetes tipo 2. La actividad física, tanto moderada como fuerte, reduce el riesgo tanto de intolerancia a la glucosa como de diabetes mellitus 2.

Reducir la ingesta total de grasas, particularmente de grasas saturadas, puede reducir el riesgo de diabetes. Al parecer, todos los tipos de grasa (excepto los ácidos grasos omega 3) pueden tener un efecto adverso en la sensibilidad a la insulina, aunque el mayor efecto adverso puede provenir de los ácidos grasos saturados. Aumentar la ingesta de grasas polinsaturadas, en el contexto de una alimentación adecuada para el seguimiento del sobrepeso, puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Recientes estudios han demostrado evidencias en reducir la diabetes incrementando la fibra alimentaria. Aunque micronutrientes seleccionados pueden afectar el metabolismo de la glucosa y la insulina todavía no hay pruebas consistentes que prueben su rol en el desarrollo de la diabetes.

La ingesta moderada de alcohol ha estado relacionada en la mejoría de la sensibilidad a la insulina y en la reducción del riesgo para desarrollar diabetes, aunque los datos al respecto son insuficientes para hacer recomendaciones específicas.

La lactancia materna puede ser beneficiosa. Aunque el aumento de la obesidad en jóvenes puede estar relacionado con un aumento de la diabetes tipo 2, hay insuficientes datos para realizar recomendaciones específicas en la prevención de la diabetes tipo 2 en jóvenes. Aumentar la actividad física, reducir las calorías y sobretodo las grasas de la dieta y mantener el peso puede ser beneficioso.

Programas estructurados que propicien cambios en el estilo de vida incluyendo educación, reducción de las grasas y las calorías de la dieta, actividad física regular y seguimiento regular de los participantes, pueden producir pérdidas de peso del 5-7% o el inicio de pérdida de peso y la reducción del riesgo de desarrollar diabetes.

Todas las personas, especialmente familiares de personas con diabetes tipo 2, han de intentar realizar actividad física regularmente para disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.


 

Compartelo con tus amig@s: