Entradas

azúcar en alimentos

Azúcar en alimentos. Cómo medirlo. Cuánto es mucho azúcar.

Azúcar en alimentos y azúcares añadidos

No cabe duda de que el azúcar en alimentos es una de las mayores preocupaciones del consumidor.
Se nos olvida que los alimentos procesados son así: con azúcar y grasa barata.

Miles de noticias sobre los efectos perjudiciales del azúcar en la salud han abordado las redes: Dietistas españoles, Dietistas de todo el mundo, Asociaciones internacionales…todos han dedicado un espacio a los efectos negativos del azúcar. Apelando a estudios y revisiones que analizan sus efectos y denunciando los que han sido financiados por empresas interesadas…

A mí lo que al principio me fascinaba ha terminado por hacerme gracia: ver una y otra vez la evidencia más evidente, repetida hasta la más extenuante saciedad:

el azúcar es malo

Actualmente no es posible ver más de 5 entradas relacionadas con Nutrición sin que alguien nos ilumine de sabiduría con la idea de que el azúcar en alimentos es malo… 😴

me aburro

Sabemos que el azúcar es malo desde hace décadas.

Que tiene relación con el sobrepeso, la obesidad, la diabetes

Y es muy poco probable -imposible- que en el futuro se pueda demostrar lo contrario.

Algunos parecen además confundir la diferencia entre azúcar en alimentos y azúcar añadido. No es lo mismo comparar el azúcar en alimentos, el presente de forma natural, con el azúcar añadido a ese mismo alimento. No es lo mismo un zumo de naranja natural, que un zumo de naranja al que hemos añadido azúcar -porque nos gusta dulce-. Creo que esto es evidente. El azúcar en alimentos es normal, forma parte de que ese alimento sea ese alimento y no otro. No se pueden desazucarar los alimentos. Nos centramos siempre en el azúcar añadido o los azúcares añadidos.

¿Cuánto azúcar añadido puedo consumir?

Lo más aconsejable es no consumir ningún azúcar añadido.

Hasta la fecha no se ha identificado evidencia alguna de que consumir menos del 5% de la energía total en forma de azúcares produzca daño alguno sobre la salud.

Esto no incluye el azúcar en alimentos presente de forma natural como las frutas frescas o la leche.

Una dieta adecuada y balanceada no tiene por qué incluir alimentos ricos en azúcar: debería incluir muy pocos alimentos con azúcar añadido.

El caso de las Frutas

La mayoría de organizaciones apuntan que el zumo de fruta debe contarse también como azúcar añadido, así como la miel. En este sentido quiero expresar mi disconformidad personal con este punto:

Dentro de una dieta balanceada, adecuada y variada no cabe lugar a consumir zumos de fruta en lugar de fruta fresca entera. Ni siquiera cuando son caseros y naturales. No son equivalentes. Son una alternativa. La futa debe consumirse entera y solo ocasionalmente en zumo o solo una de las raciones diarias.

El contenido en nutrientes así como la respuesta fisiológica, metabolismo y digestión, es diferente cuando se consume un zumo de fruta a cuando se consume la fruta entera. Además, al hacer un zumo se usa inevitablemente más de una pieza y por tanto aumenta el consumo de azúcares frente a tomar la fruta fresca.

Una ración de naranjas incluiría una naranja. Pero una naranja produce normalmente medio vaso. Una ración de fruta al día en zumo es saludable, el problema es que no hacemos el zumo de una naranja. Cuando usamos 2, 3.. o 4 naranjas para un zumo, ya deja de ser ua ración tan saludable.

La Miel

El azúcar en alimentos como la miel es -para mí- una excepción. Siempre y cuando hablemos de miel tradiconal de pueblo, no procesada y comercializada.
Si bien aporta azúcar, contiene infinidad de otros nutrientes e ingredientes que no deben ser menospreciados. Personalmente contaría la miel como azúcares añadidos, pero solo como la mitad. Es decir que si usamos 10 g de miel contaría 5 g. No deja de ser una opinión personal, no una recomendación.
Se sobreentiende que hablamos siempre de un consumo razonable en personas sanas, dentro de una vida activa y con una alimentación saludable.

OMS

Para la OMS, el consumo máximo de azúcares tanto para niños como adultos debe ser el 10% del total de la energía diaria, en un documento elaborado en 2015 y exclusivamente dedicado al azúcar.

Sugiere una reducción hasta el 5%, unos 30 gramos de azúcar al día.

National Health Institute NHS

El National Health Institute NHS, la sanidad Británica, sugiere un consumo diario máximo del 5% de la energia diaria para mayores de 11 años -30 gramos-.

Apunta que el 22,5% de azúcares en un producto es un contenido elevado y que menos de 5% es un contenido bajo.

En este punto quiero matizar con mi opinión la del NHS.

Desde hace tiempo aconsejo seguir lo que llamo la “norma del 15”evitar azúcar en alimentos procesados con más del 15% de grasas y /o azúcares sencillos.

Es una norma muy general pero ayuda a eliminar sistemáticamente muchos alimentos” basura” de la dieta.

Puesto que un alimento se considera fuente de un nutriente o rico en un nutriente cuando contiene el 15% o más de ese nutriente, no sería lógico aceptar un 22,5%como punto máximo como indica el NHS, ya que permite incluír muchos de los productos de bollería, repostería, pastelería
Mientras que disminuyendo a un máximo del 15% se discrimina la casi totalidad de estos productos.

American Heart Association AHA

La AHA recomienda un máximo de ingesta de azúcares de 36 gramos para hombres y 24 para mujeres -se sobreentiende un consumo energético de 2.200 Kcal diarias en hombres y 1.800 Kcal en mujeres-.

O lo que es lo mismo, un máximo del 10% del total de la ingesta calórica diaria.

Desde 2006 recomienda “minimizar la ingesta de bebidas y comida con azúcares añadidos”.

ChooseMyPlate, US Department of Agriculture

ChooseMyPlate ni siquiera hace referencia a una cantidad aconsejable, máxima aceptable o cantidad saludable de consumo de azúcar e alimentos.

Cuánto es mucho azúcar en alimentos procesados

Para la inmensa mayoría de alimentos procesados es normal y habitual el 10 % de azúcares (es decir, 10g de azúcar por cada 100g de alimento).

El 15 % es sin duda una cantidad excesiva en cualquier producto y aceptablemente razonable para poder comprar productos procesados ocasionalmente, por lo que 12-15 % puede ser el máximo de azúcar que podemos considerar. Esto no es una norma.

También depende del tamaño de la ración, es decir: “tiene 25 g de azúcar por 100 g” pero solo vas a comer 50 g 🙂 frente a “tiene 14 por 100 g” pero vas a comer 250 g 🙁

Y por supuesto depende de la edad, sexo, peso, actividad física y estado de salud o enfermedad.

El rollo de medir con azucarillos 😱

Una moda muy poco útil y confusa para el consumidor es medir el contenido de azúcar de los alimentos en base al número de azucarillos que contiene.

Y que desde mi punto de vista demuestra un gran desconocimiento por parte de quien la practica y como método de educación nutricional es confuso.

Me gustaría decir que solo ocurre en blogs de aficionados, pero desgraciadamente muchos Dietistas se han apuntado a hacer este tipo de comparaciones.

Por qué es inútil medir con azucarillos

Medir con azúcarillos el contenido de azúcar en alimentos es inútil porque:

  1. No se tiene en cuenta el azúcar naturalmente presente en el alimento.
    También hay que hacer una pequeña puntualización con respecto a los procesos alimentarios, ya que algunos de ellos consiguen que el almidón presente en el alimento, se rompa y convierta en azúcares sencillos, lo que daría un contenido en azúcares mayor al esperado para ese alimento en origen.
  2. No se tiene en cuenta el tipo de alimento. En algunos alimentos, como las mermeladas, repostería, bollería… la base es el azúcar. Sin embargo no se tiene en cuenta y se comparan con alimentos que en principio no deberían llevar tanta cantidad de azúcar.
  3. El peso de un azucarillo no es una medida estándar. Cada azucarillo fabricado pesa lo que el fabricante o cliente solicita. Además de que el azucarillo ha pasado a estar bastante en desuso para ser sustituido por el sobre de azúcar y por tanto mucha gente ha perdido la percepción de cómo es un azucarillo en su mano.
  4. A eso hay que sumarle el hecho de que normalmemte se presenta el alimento junto al número de azucarillos, pero ni siquiera se indica el peso del alimento en la representación.
  5. No es una unidad de medida científica ni aceptable.

Es intentar explicar algo que ya está explicado en el etiquetado desde hace años: el número de gramos de azúcar por 100 gramos de alimento.

No hay más que mirar el etiquetado nutricional y leer el contenido de azúcares.

Cuántos gramos de azúcar hay en un azucarillo o en un sobre

Si alguien se pregunta cuántos gramos de azúcar hay en un sobre, ocurre como con el azucarillo: de 7 a 10 gramos:

azúcar en alimentos

Cómo establecer correctamente el contenido de azúcar en alimentos

Para poder establecer el azúcar añadido en un producto, primero habría que conocer:

  1. los ingredientes en sus proporciones de cada uno de ellos
  2. el contenido de azúcares de esos alimentos

¿Lo demás? Perder el tiempo.

También quiero hacer una pequeña puntualización con respecto a los procesos alimentarios, ya que algunos de ellos consiguen que el almidón presente en el alimento se rompa y convierta en azúcares sencillos, lo que daría un contenido en azúcares mayor al esperado para ese alimento natural o en origen.

Por ejemplo, un tomate contiene en origen de forma natural 3,5 gramos de azúcares por 100 gramos.

Por consiguiente, cualquier producto que lleve tomates, contendrá como mínimo, 3,5 gramos de azúcar por 100 gramos de alimento.

Algunos añaden más confusión al pensar que un alimento ecológico contiene menos azúcar que uno normal. Los alimentos ecológicos se cultivan en condiciones ecológicas, pero su valor nutricional es similar.
Evidentemente engorda igual un kilo de azúcar ecológico que uno de azúcar normal. Y uno de tomates ecológicos que uno de tomates de invernadero -a igualdad de maduración-.

Por ejemplo, este bloguero indica un 7% de azúcar para este tomate frito:

tomate frito ecológico

Pero es incorrecto porque puesto que el tomate natural contiene 3,5 g,  solo contiene otros 3,5 de azúcar añadido, o un 3,5 % de azúcar añadido.

Del mismo etiquetado se podría haber deducido que la cantidad de azúcar añadido es menor de 5,3%, si tenemos en cuenta que:

  1. Los ingredientes de un producto se ordenan por orden decreciente en peso y
  2. En la lista de ingredientes, el ingrediente el azúcar se encuentra justo tras el aceite de oliva virgen extra, que se añade en un 5,3 %.

Que un producto alimentario contenga un 3,5% de azúcar añadido es lo normal y en alimentos procesados, óptimo. Prueba a hacer en casa un tomate frito casero añadiendo por cada kilo de tomate 53 gramos de aceite o 5 cucharadas soperas y 35 g de azúcar o dos cucharadas soperas.
Pues es lo que hacen ellos.
En casa creo que sería muy razonable hacer un tomate frito con ese azúcar.

Y para complicarlo más, a todo ello hay que añadir el nivel de maduración de las frutas utilizadas. Un tomate un poco más maduro contendrá una cantidad ligeramente mayor de azúcares con respecto a uno no madurado.

Puesto que el fabricante no está obligado a declarar las proporciones exactas de ingredientes, es extremadamente complicado conocer la cantidad de azúcar añadido. Desde luego es imposible para cualquiera que no conozca como mínimo el contenido de azúcares en alimentos.

Además requiere una enorme práctica y haber observado y estudiado cientos de etiquetas.

En España, la web http://www.sinazucar.org, pretende informar al consumidor sobre el contenido en azúcar. Pero con completo desconocimiento sobre alimentos.
Desgraciadamente parece ser el punto de referencia en comparativas de cuánto azúcar contienen los alimentos, también para profesionales de la Salud, incluidos Dietistas Nutricionistas.

El autor como el se define un “fotógrafo entusiasta de la alimentación saludable y nutrición deportiva” y tal y como indica en el método que desarrolla, “no tiene en cuenta el azúcar presente de forma natural en los alimentos”. En parte lógico porque es fotógrafo, no Dietista 😱

Además, utiliza azucarillos de 4 gramos, que frente a usarlos de 5 gramos, supone usar un 20% más de azucarillos: claro, eso causa más sensación.

Y para rematar “se edita la fotografía siguiendo las mismas técnicas publicitarias que usa la industria”, tal y como indica su web.

O sea, un no profesional de la salud haciendo sensacionalismo de la salud -y negocio-. Cuéntame algo nuevo.

Como he comentado, las representaciones con azucarillos carecen de relevancia educativa, conducen a malinterpretación, están hechas con afán sensacionalista y en definitiva no son representativas de la cantidad de azúcares añadidos a un alimento.

Otro ejemplo

Viendo esta representación gráfica, podría parecer que el zumo lleva azúcar añadido en gran cantidad:

minute maid

Pero lo cierto es que no. Veamos por qué.

Las naranjas contienen de forma natural en origen 8,5 gramos de azúcares por 100 gramos.(dependiendo de la variedad y la maduración, algo más).
La botella representada contiene 10 oz, 295 ml. Esto no se muestra en la foto y por tanto se pierde la perspectiva de los tamaños. Recuerda que el mismo pretende ser sensacionalista.
Por tanto la botella contendrá, como mínimo 8,5 gramos x 0,295 = 25,075 gramos de azúcar puro. Todo, procedente de las naranjas.

Como mínimo, 295 ml de zumo contienen 8,5 X 2,95 = 25,07 g de azúcares presentes de forma natural.
Considerando que de 100 g de naranjas no se obtienen 100 gramos de zumo, hay que exprimir más de 295 gramos de naranja para hacer 295 ml de zumo.

El fabricante nos indica en su etiquetado que su botella de 295 ml contiene 30 gramos de azúcares en lugar de los 25 calculados.

zumo naranja minute maid

¿Lleva azúcar añadido? No.

¿Es lo mismo que si lo llevara? No.

¿Es lo mismo tomar fruta fresca que zumo refrigerado? No, no he dicho eso.

Pero lo que es justo es justo: y una imagen con azucarillos frente a un zumo de naranja, no lo es.

En la imagen de los azucarillos se nos muestra junto a la botella 12 azucarillos.

Pero es que además, sabiendo que la botella contiene 30 gramos de azúcar por 100 g -lo declara el fabricante- y nos colocan 12 azucarillos, ¡¡¡están usando azucarillos de 2,5 gramos!!!

Y al menos en España, no existen. Ni por encargo.

 

Consejos para reducir el consumo de azúcares añadidos

Consejos generales

  1. Evitar al máximo productos procesados de todo tipo
  2. Observar con detenimiento el contenido en azúcares declarado en la información nutricional del etiquetado
  3. Entre productos iguales, seleccionar el que contenga menos azúcares
  4. Observar la lista de ingredientes del etiquetado: puesto que se ordenan por orden decreciente en peso, un alimento cuyo primer ingrediente sea azúcar, es definitivamente mucho más rico que el 15%. Normalmente también lo es cuando ocupa el segundo y el tercer lugar.
  5. Si añades azúcar, redúcelo progresivamente para consumir menos.

Consejos dietéticos

  1. Bebe siempre agua en lugar de refrescos y bebidas carbonatadas -aunque sean sin azúcar o edulcoradas artificialmente-.
  2. Bebe agua en copa, no de un vaso gordo o una botella. En copa se saborea.
  3. Cuando consumas fruta en conserva consume frutas en su jugo en lugar de frutas en almíbar.
  4. Selecciona cereales de desayuno sin azúcar añadido o con poco azúcar añadido. En cereales, un 8 % de azúcares totales es una cantidad aceptable, mientras que 12-15% ya es elevado.

El “chollo” del azúcar

La mayoría de los azúcares en la actualidad se producen a partir de la hidrólisis del almidón. Al romper la estructura de almidón y puesto que son cadenas de glucosa unidas entre sí, se obtiene glucosa.

El almidón a su vez se obtiene de cereales ricos en almidón, patatas, remolacha. Pero con el maíz transgénico y barato, principalmente del maíz. El maíz manipulado genéticamente ha per

beneo

mitido aumentar la producción de azúcar para responder a la demanda, al igual que la soja ha permitido una mayor producción de proteína vegetal y bebidas de soja.

Azúcar y Dietistas Nutricionistas españoles

A mí este tema, me produce pena. 😭

Dietistas Nutricionistas españoles se exaltan como locos en en las redes en contra del azúcar.

beneo

Pero la Fundación Española de Dietistas Nutricionistas incluye como “empresas colaboradoras” entre otras lindezas a Beneo. Kellog´s, Nestlé, Bicentury…también tienen lo suyo. 😡

Según la sección “Sobre Nosotros” de Beneo, Beneo forma parte de Südzucker Group: en alemán “azúcar del sur” 😡

Y desde la página de Südzucker Group nos informan que “El azúcar es nuestro negocio principal: Nuestras 29 fábricas de azúcar y 2 refinerías nos hacen el número 1 de Europa. Queremos continuar expandiendo nuestro negocio de azúcar en todo el mundo.”

Que suena un poco como al malo de los dibujos intentando dominar el mundo…

 

Conclusiones

  1. Las pautas de consumo en realidad no han cambiado: cuanto menos azúcar se consuma, mejor. Y ante la duda, hasta un máximo de 30 g de azúcar al día para adultos.
  2. Me parece una irresponsabilidad confundir a la población con falsos datos y confusos, sea por desidia o desconocimientoEs responsabilidad profesional de un Dietista Nutricionista un conocimiento exhaustivo en composición de alimentos, tal y como establecen las competencias generales de la profesión: “CG.3.1 Identificar y clasificar los alimentos y productos alimenticios. Saber analizar y determinar su composición, sus propiedades, su valor nutritivo, la biodisponibilidad de sus nutrientes, características organolépticas y las modificaciones que sufren como consecuencia de los procesos tecnológicos y culinarios“.
  3. Es importante que en el único país de Europa y posiblemente del mundo civilizado sin Dietistas Nutricionistas en la Sanidad, seamos profesionales serios, respetables y dignos de confianza, más que buscar las interacciones sociales y la popularidad.
  4. Hay que ser ético y congruente en las posturas profesionales. No se puede criticar acciones… mientras se colabora con los mismísimos actores que las llevan a cabo.
  5. Por último, hay que confiar la información sobre Nutrición y Dietética a los profesionales de la misma, esto es, Dietistas y Nutricionistas. No a aquellos que por los motivos que sea, disponen de mayor popularidad en las redes o cuentan con promoción interesada de terceros.

Recursos

Precio: EUR 40,52
Precio recomendado: EUR 42,65
Compartelo con tus amig@s:
stevia

Stevia: el nuevo edulcorante natural sin calorías


Hace escasamente unos 5 años año se empezó a comercializar la stevia como el primer edulcorante natural sin calorías.

Al contrario que la sacarina, el ciclamato, aspartamo, la stevia es una sustancia natural obtenida a partir de una planta.

Pero no todo es luz verde: ¿En que cantidad puede tomarse stevia? ¿pueden tomarla los niños? ¿tiene algún riesgo?

La Stevia

En el año 1887, Moisés Bertoni, botánico de origen suizo, describió botánicamente la Stevia rebaudiana, en honor a P. G. Esteve -botánico valenciano- y a Ovidio Rebaudi -químico y místico esotérico de Asunción (Paraguay)-.

La stevia crece en forma silvestre en algunas zonas de Paraguay, Brasil y provincias del nordeste argentino.

stevia

Aunque existen más de 200 especies de Stevia, sólo dos especies contienen estos glucósidos, si bien la Stevia rebaudiana Bertoni es la que contiene los compuestos más dulces.

El esteviósido es químicamente un glicósido diterpeno de fórmula C38 H60 O18.
La estructura química fue dilucidada por Mosetting en 1963.
En 1982 Tanaka aisló cuatro glucósidos dulces adicionales presentes en menor porcentaje a los cuales denominó rebaudiósidos A, C, D y E.

La hoja de stevia en su forma natural es de 10 a 15 veces más dulce que el azúcar común.
Su poder edulcorante se debe a la presencia de glucósidos de esteviol.

La stevia por tanto tiene dos azúcares acalóricos principales: el esteviósido y el rebaudiósido.

Dado que las enzimas digestivas no pueden atacar estos glucósidos, éstos no son digeridos y por tanto no aportan calorías.

La stevia se comercializa en España con el nombre comercial de Truvia.

Stevia y esteviósidos: controversia

Los esteviósidos han sufrido gran controversia científica previa a su actual aprobación:

En 1984, 1989 y 1999 los esteviósidos fueron evaluados como edulcorantes por el Scientific Committee for Food (SCF), concluyendo que su uso era toxicológicamente inaceptable, debido a los datos insuficientes para evaluar su seguridad.

En los años 2000, 2005, 2006, 2007 y 2009 la seguridad sobre los glucósidos de esteviol fue de nuevo evaluada por la JECFA, un comité científico internacional de expertos administrado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El 14 de abril de 2010 la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria publica la opinión científica sobre la seguridad de los glucósidos de esteviol como aditivo alimentario.

El 2 de diciembre de 2011, la stevia se aprueba como aditivo alimentario con el código E960. (Reglamento de la Comisión 1131/2011)

Mitos sobre la stevia

Algunos medios de comunicación y otros cuantos imprudentes ya han asegurado que stevia posee efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos. Como ocurre cada vez que se lanza un nuevo producto, a la stevia se le atribuyen montones de propiedades que intentan reforzar su consumo. A los nuevos productos se les atribuyen siempre las mismas propiedades y que son las que preocupan a la mayoría de personas: anticáncer, antihipertensión, antienvejecimiento o antidiabetes.

Estas son algunas de las propiedades que los medios e internet le atribuye erróneamente a la stevia:

  • Tratamiento de adelgazamiento
  • Para tratar la diabetes
  • Para problemas de piel: dermatitis, eccemas, mejora de la cicatrización
  • Hipertensión arterial
  • Reducción de la retención de líquidos
  • Tratamiento de la ansiedad
  • Reducción de arrugas, líneas de expresión y patas de gallo, cuando se aplica en mascarilla
  • Antiinflamatorio
  • Reducción de la acción de radicales libres y capacidad antioxidante
  • Anticancerígeno

Ninguna de estas propiedades ha sido constatada.

Metabolismo de la stevia

Estudios de metabolismo de glucósidos de esteviol en animales y humanos han mostrado ser poco absorbidos tras ingesta oral, aunque son hidrolizados por la flora bacteriana resultando en esteviol. Una gran parte de esteviol es absorbida; el resto se elimina en las heces.

En el hígado, el esteviol absorbido reacciona con el ácido glucurónico para formar gluconato de esteviol, siendo eliminado a través de la orina. No se produce acumulación de derivados de glucósidos de esteviol en el cuerpo humano y además del gluconato de esteviol no se detectan otros metabolitos en la orina. Los glucósidos de esteviol pueden detectarse en los alimentos por cromatografía.

El panel de expertos considera que de forma global, los esteviósidos y rebaudiósidos no poseen evidencia genotóxica in vivo o in vitro. Sin embargo si encuentra clara evidencia genotóxica in vitro con esteviol y algunos derivados.

En ratas, ratones y hámsters el efecto de daño sobre el ADN ocurre in vivo a dosis de 8g / kg de peso, aunque no parece haberse determinado en humanos.

Se ha descrito disminución de los niveles de testosterona en ratas a las que se administró un concentrado de stevia durante 60 días. La administración constante de extracto acuoso de stevia produciría una reducción del volumen de los testículos, vesículas seminales y de la concentración de espermatozoides.

Por otra parte, en estas investigaciones se encontró una reducción en los niveles de testosterona en plasma. El responsable de estos efectos adversos sobre la fertilidad, sería el principio activo esteviósido.
No existen pruebas concluyentes en humanos.

Los glucósidos de esteviol poseen efectos inmunomestimulantes e inmunomoduladores que si bien no han sido demostrados de forma robusta, merecen un estudio más profundo, ya que de ser confirmado podría suponer una preocupación en algunos grupos de la población, especialmente aquellos con enfermedades autoinmunes o inflamaciones del tracto gastrointestinal.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EFSA estableció una ingesta diaria admisible de glucósidos de esteviol de 4 mg /kg de peso corporal y día, expresados como equivalentes de esteviol. Sin embargo, reconoce que según las estimaciones de la exposición a los glucósidos de esteviol, resulta probable que se supere dicha ingesta en la dosis máxima propuesta tanto en adultos como en niños.

En enero de 2011 la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EFSA revisó de nuevo la información disponible, concluyendo de nuevo lo mismo: es probable que los grandes consumidores de productos que contengan glucósidos de esteviol, ya sean adultos o niños, superen la ingesta diaria admisible.

Mientras que la ingesta diaria admisible de glucósidos de esteviol se sitúa en 4 mg por kilo de peso y día, la media europea de exposición a glucósidos de esteviol en niños de 1 a 14 años se encuentra entre 3.3 y 17.2 mg/kg /día, siendo las principales fuentes las bebidas (11 a 58%) y los postres incluidos postres lácteos (14 a 71%).

Stevia: posibles efectos adversos

Los estudios científicos de organismos públicos ya observan aspectos que la marca comercializadora no contempla y que resultan contradictorios:

Se ha descrito que las altas temperaturas producen una degradación sustancial de los glucósidos de esteviol. Sin embargo la marca comercializadora Truvia asegura en su página web que se puede cocinar y hornear con Truvia, y recogen un recetario de cocina.

La marca también asegura que “es seguro para todas las personas de todas las edades y que estudios publicados de seguridad alimentaria han demostrado que los ingredientes del edulcorante Truvia no tienen efectos sobre la salud general, la reproducción, la fertilidad, el crecimiento o el desarrollo”.

Sin embargo se ha establecido una ingesta diaria admisible de glucósidos de esteviol de 4 mg /kg de peso corporal y día, y se ha establecido que resulta probable que se supere dicha ingesta en la dosis máxima propuesta tanto en adultos como en niños.

Truvia está elaborado según su lista de ingredientes, con eritritol -un polialcohol sintético-, glucósidos de esteviol (sólo el 1% de extracto de hoja de stevia) y aromas naturales (sin especificar). Según el reglamento europeo el término «natural» cuando se aplica a aromas solo puede utilizarse en combinación con la referencia a un alimento, categoría de alimentos o fuente de aromas animal o vegetal si la parte aromatizante se ha obtenido totalmente o al menos en un 95 % (p/p) a partir del material de base de que se trate.

Es decir, que Truvia posee un etiquetado incorrecto. La descripción debería formularse de la siguiente manera: «aroma natural de “alimento(s) o categoría de alimentos o fuente(s)”».

Conclusiones sobre la Stevia

  1. Teniendo en cuenta las estimaciones de consumo, resulta muy fácil superar las dosis máximas permitidas tal y como las propias autoridades reconocen.
  2. No existe suficiente evidencia clara en seres humanos de su inocuidad. Aún suponiendo su completa inocuidad, los alimentos dulces deben restringirse ya que cualquier abuso puede tener consecuencias indeseadas.
  3. La stevia comercializada como Truvia posee muy baja concentración: solo un 1%. El resto, el 99% son aditivos entre los que se encuentra un edulcorante sintético artificial, lo que invalida su uso por defensores de “lo natural”.
  4. Que sea natural no es un argumento. El tabaco, la coca, las setas alucinógenas, la mandrágora… son todas plantas naturales.
  5. No deben utilizarla las personas con alteraciones del sistema inmune ya que no se ha estudiado su efecto.
  6. Personalmente desaconsejo su uso a diario y en todo caso solo de forma ocasional.
  7. Recomiendo especial precaución en niños y adolescentes -principales consumidores- así como en personas con enfermedades y ancianos.
  8. Como profesional me preocupa la aprobación de un producto cuyo informe de aprobación recalca que resulta fácil alcanzar las dosis máximas y sobre las que en humanos no existen datos.
truvia

Etiquetado de Truvia, donde se observa que el 99% de su composición es eritritrol y solo el 1% es stevia

 


Compartelo con tus amig@s: