estrenimiento

Estreñimiento


Estreñimiento. Tratamiento dietético

Aunque existe un amplio margen de ritmos intestinales, se puede definir estreñimiento como la defecación con una frecuencia menor a tres veces por semana.

El estreñimiento se produce una alteración del tránsito colónico o de la función anorrectal.

El hecho de que existan molestias subjetivas como esfuerzo exagerado, heces muy duras o sensación de vaciamiento incompleto también pueden considerarse estreñimiento.

El estreñimiento crónico está muy extendido y se calcula que un 10% de la población utiliza laxantes de forma más o menos regular.

estreñimiento

Origen y complicaciones del estreñimiento

Sus causas pueden ser variadas, aunque normalmente se trata de trastornos de la movimiento o motilidad intestinal, fármacos y enfermedades que afectan al tubo digestivo.

El embarazo, o enfermedades como el hipotiroidismo y la diabetes pueden además producir estreñimiento leve. Otras veces es producido por enfermedades de origen nervioso, como lesiones en la columna, enfermedad de Parkinson o accidente cerebrovascular.

Los fármacos que pueden provocar estreñimiento son muchos antidepresivos, antipsicóticos, codeína -presente en fármacos para el tratamiento del resfriado-, antiácidos con aluminio y calcio o fármacos con hierro

El estreñimiento puede empeorar con la inactividad física e inmovilidad, sea por enfermedad, edad o voluntaria.

La ingesta escasa de fibra en la dieta, el estrés y la ansiedad agravan los síntomas.

Asímismo, las hemorroides y fisuras anales pueden disminuír el deseo de evacuar, debido al dolor producido.

Un cambio reciente en el hábito intestinal del adulto puede requerir una evaluación en busca de enfermedades obstructivas. Es importante conocer si ha existido consumo previo de laxantes, tipo y duración e investigar adecuadamente para descartar la presencia de ansiedad, tensión emocional, estrés, trastornos afectivos o consumo de fármacos psicotrópicos.

Objetivos del tratamiento dietético

Los objetivos que se pretenden conseguir con el tratamiento son varios:

  1. Instruir al paciente de las causas que producen el estreñimiento
  2. Cambiar los patrones de defecación
  3. Responder a las necesidades de defecar y no inhibirlas
  4. Iniciar una rutina para poder defecar en un momento determinado del día
  5. Estimular la realización de ejercicio, incluyendo abdominal
  6. Aumentar el residuo de la dieta, con una alimentación rica en fibra

Tratamiento dietético y recomendaciones en el estreñimiento

Dentro de las recomendaciones nutricionales para el tratamiento del estreñimiento se encuentra en primer lugar la estimulación para que el paciente incremente el consumo de alimentos naturales con fibra.

Se debe hacer hincapié en en hecho de que se debe instruir en el consumo de alimentos que de forma natural en su origen son ricos en fibra, y no de alimentos que han sido enriquecidos o de suplementos dietéticos, ya que el beneficio nutricional de los alimentos no es comparable al del resto.

La fibra alimentaria es un componente fundamental de la dieta normal y tiene importancia tanto en el tratamiento como en la prevención de ciertas enfermedades, entre ellas cáncer de cólon

intestino

Modificaciones de la dieta

El tratamiento inicial del estreñimiento es dietético y orientado a un mayor consumo de fibra. Esto aumenta el peso de las heces y frecuencia de defecación, a la vez que se reduce el tiempo de tránsito intestinal. El aumento se debe tanto a una mayor retención de agua como a la proliferación bacteriana de la flora en el colon, con producción de gas en las heces.

La única contraindicación para suplementar fibra en el estreñimiento es a los pacientes con lesiones obstructivas del tubo digestivo y algunas enfermedades de colon y recto.

El consumo aconsejado de fibra en el adulto es de 10 a 13 g de fibra por cada 1000 calorías de la dieta, siendo la relación fibra insoluble/fibra soluble aconsejada la de 3/1.

El consumo mayor de 50 g diarios no aporta beneficios adicionales y puede producir intolerancia: sensación de plenitud, meteorismo -faltulencia- y malabsorción de minerales esenciales -calcio, cobre, hierro, magnesio, selenio y zinc-.

Para evitar efectos desagradables se recomienda que la ingesta de fibra sea gradual. Si se produjera intolerancia, debe aconsejarse al paciente que pruebe diversas fuentes de fibra, con el fin de identificar aquellos alimentos bien tolerados. Se obtienen mejores resultados cuando la ingesta de fibra se reparte a lo largo de todo el día.

Por la capacidad de retención de agua de la fibra alimentaria, es importante que la ingesta de líquido sea adecuada y nunca inferior a 1 litro y medio de agua diaria.

Recomendaciones dietéticas para el paciente con Estreñimiento

  • Si tienes ganas de ir de vientre hágalo en cuanto puedas, no intentes evitarlo o esperar a que se te pasen.
  • Intenta acostumbrarte a ir en un momento determinado, por ejemplo después de desayunar.
  • Aumente la cantidad de fibra de su dieta con una alimentación rica en alimentos integrales -pan y cereales-, frutas, legumbres y verduras.
  • Para evitar efectos indeseables, aumenta el consumo de forma progresiva, e intenta repartirlo en varias tomas
  • Bebe agua abundante
  • Practica ejercicio moderado
  • No utilices ningún laxante sin consejo médico. Consulta con su médico si crees que tus hábitos intestinales son incorrectos

Fibra alimentaria y fuentes alimentarias de fibra dietética

La fibra dietética está formada por polisacáridos de los vegetales y la lignina y que son resistentes a la hidrólisis de enzimas digestivas. 

Existen dos tipos de fibra:

  1. La fibra soluble, fermentable y viscosa,de la que forman parte mucílagos, gomas, pectinas y algunas hemicelulosas.
    La fibra soluble es capaz de enlentecer el tránsito intestinal y se sirve de sustrato para la microflora intestinal bacteriana, que produce sustancias como  ácidos grasos de cadena corta que a su vez reabsorbemos para nuestro beneficio.
  2. La fibra insoluble, apenas fermentable y no viscosa, como celulosa, hemicelulosa y lignina.
    Los alimentos ricos en fibra insoluble son cereales integrales, centeno y productos derivados del arroz. Al ser escasamente degradada y debido a su capacidad para retener agua, es capaz de aumentar la motilidad o movimiento intestinal y el peso de las heces.

También puede incluirse al almidón resistente como un tipo de fibra alimentaria.

Alimentos ricos en fibra aconsejados para el estreñimiento

Alimentos ricos en fibra con más de 2 g / 100 g

VerdurasFrutasAlimentos integralesLegumbresFrutos Secos y Frutas desecadasTubérculos
AlcachofaAlbaricoqueArroz integralJudías blancas, pintasCiruelas secasBoniato
ApioAguacatePan integralGuisantesAlmendrasNabo
BrócoliCiruelasPasta integralGarbanzosPipas de girasolZanahoria
Coles de BruselasFrambuesaAvenaLentejasCacahuetesRemolacha
ColiflorFresaMuesliNueces
GrelosGuayabaAvellanas
HinojoHigoHigos secos
PuerroKiwiMelocotón seco / Orejones
Pimiento verdeLimónDátiles
CebollaManzanaPasas
NaboMembrilloAnacardos
RemolachaMorasPistachos
ZanahoriaNaranjaCastañas
Pera
Plátano

Otros consejos

  1. No consumas productos “dietéticos” ni de parafarmacia para el estreñimiento.
  2. Tampoco uses productos farmacéuticos sin receta.
  3. El estreñimiento debe combatirse siempre con hábitos dietéticos saludables.
    El uso de remedios de cualquier tipo puede enmascarar un problema mayor, producir efectos secundarios indeseables, dependencia del uso de laxantes, pérdidas de nutrientes, descalcificación, etc.
  4. En caso de que con unos hábitos saludables y dietéticamente correctos los síntomas persistan, debe visitarse al Médico.

Compártelo con tus amig@s: