menopausia

Isoflavonas de soja


Isoflavonas de soja

Los reclamos en relación con los efectos beneficiosos de las flavonas e isoflavonas de soja no se han hecho esperar. La soja se ha hecho un enorme negocio en el mercado alimentario actual.

Miles de personas han dejado de beber leche de vaca para consumir “leche” de soja, mientras miles de médicos las recomiendan a mujeres para tratar la menopausia y sus síntomas.

Pero ¿qué son las isoflavonas de soja? ¿Para qué sirven? ¿Son ciertas las alegaciones que se hacen sobre sus beneficios? ¿Son las isoflavonas eficaces en la menopausia?

En este artículo, todos los secretos  de acuerdo -como siempre- a la evidencia científica.

menopausia isoflavonas soja

Las flavonas son compuestos fenólicos y son la familia de fenoles más amplia de la naturaleza.
Las flavonas son conocidas por su actividad antibacteriana.

Las catequinas del té -otro tipo de flavonoides– poseen actividad antibacteriana contra Vibrio cholerae, Streptococcus mutans o Shigella. Otros como la glicirricina del regaliz, tienen actividad antiviral.

Propiedades de las isoflavonas de soja

Las propiedades que se les atribuye a las isoflavonas son innumerables.

  • Actuar como estrógenos femeninos mejorando los síntomas de la menopausia.
  • Favorecer la absorción de calcio.
  • Prevenir la osteoporosis.
  • Disminuir el colesterol total y colesterol LDL o malo.
  • Acción antioxidante celular, acción antitumoral y anticancerígena por inhibición de la replicación de ADN de estas células.
  • Mejora el sistema inmunológico

Todas estas propiedades y alegaciones han sido estudiadas adecuadamente.

La evidencia actual no tiene ninguna duda sobre estas alegaciones. Sigue leyendo.

Isoflavonas de soja : evidencia actual

La soja e isoflavonas han sido profundamente estudiadas, así como sus efectos.

La European Food Safety Authority EFSA ha elaborado un documento que recoge las principales alegaciones sobre las isoflavonas de soja.

Protección contra el daño oxidativo del ADN, lípidos y proteínas

Aunque se considera la protección del daño oxidativo del ADN, lípidos y proteínas como un efecto beneficioso, no existen estudios realizados en humanos sobre los que apoyar esta alegación.

Se concluye que no puede establecerse una relación causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y protección de daño oxidativo a nivel celular.

Mantenimiento del colesterol y colesterol LDL sanguíneo

No se encontró ningún efecto de extractos de soja en el colesterol LDL sanguíneo.

Se remarca además la inconsistencia de los datos de los estudios y limitaciones metodológicas. En los que se producen a largo plazo las isoflavonas no mostraron ningún efecto, mientras que a corto plazo sí se indica una significante disminución del colesterol LDL.

Se concluye que no puede establecerse una relación causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y el mantenimiento del colesterol LDL sanguíneo.

Reducción de los síntomas vasomotores asociados a la menopausia

Las alegaciones incluyen “menopausia”, “la soja contiene fitoestrógenos que pueden funcionar como estrógenos”, “actuar como fitoestrógenos”, “ayuda a mantener la termorregulación en la menopausia” y “ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia”. Esta es una de las características más famosas de la soja.

Miles de mujeres de todo el mundo consumen soja e isoflavonas con el objeto de mejorar los síntomas de la menopausia.
Y miles de endocrinos, ginecólogos y médicos de todo el mundo siguen recomendándola para este fin. Desgraciadamente, erróneamente.

Los estudios indican datos inconsistentes.

Algunos estudios mostraron efecto significativo con dosis determinadas después de un mes, tres, cuatro y diez meses; mientras que otros estudios no demostraron ningún efecto significativo.

Se concluye que no existe evidencia para establecer una causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y la reducción de los síntomas vasomotores asociados a la menopausia.

“Las isoflavonas de soja podrían no prevenir los síntomas de la menopausia ni la pérdida de masa ósea”. Esas son las conclusiones de un estudio reciente realizado en 248 mujeres de 45 a 60 años, a las que se les administró 200 mg de isoflavonas de soja a diario, durante 2 años. Tras este tiempo, el grupo que tomó isoflavonas de soja no observó ninguna diferencia con el grupo que no las tomó, en cuanto a la sintomatología menopáusica ni pérdida de masa ósea.

Mantenimiento de la normal tonicidad de la piel

No existe o no se ha aportado evidencia alguna sobre la tonicidad de la piel y su relación con una correcta función.

Contribución al normal crecimiento del cabello

No existe evidencia para establecer una causa efecto entre el consumo de isoflavonas de soja y contribución al normal crecimiento del cabello.

Tratamiento del cáncer próstata

Los efectos descritos incluyen “contribuye a mantener un pecho y próstata sanos”.

Puesto que la alegación no hace referencia al tratamiento de enfermedades no procede como complemento en la dieta.

Efectos adversos de las isoflavonas de soja

Las isoflavonas pueden tener efectos adversos que deben tenerse en cuenta:

  • Se han descrito alteraciones del ciclo menstrual, especialmente en mujeres jóvenes
  • El consumo en niños pequeños sensibiliza mucho más los efectos de los posibles efectos secundarios
  • Puede producir pérdida de yodo y potenciar la aparición de hipotiroidismo
  • Puede interferir en la absorción de hierro y zinc, minerales imprescindibles

Conclusiones sobre la soja e isoflavonas de soja

Las isoflavonas de soja no tienen ningún efecto beneficioso positivo sobre el colesterol, la menopausia ni la densidad ósea.

La “leche” de soja no es leche y como tal no tiene las mismas propiedades ni aporta los mismos nutrientes.
Los lácteos son ricos en calcio y vitamina D. La “leche” de soja, no, y además dificulta la absorción de éstos.

Opinión personal

  1. Desaconsejo el consumo de “leche” de soja a la población en general.
  2. Su valor nutricional no es equiparable al de un lácteo, no puede usarse como sustituto de un lácteo.
  3. No sirve para el tratamiento de la menopausia ni colesterol, principales beneficios que se le otorgan y motivos por los que se consume.
  4. Contiene antinutrientes que interfieren en la absorción de nutrientes esenciales
  5. Ha demostrado producir hipotiroidismo. En mi experiencia he observado que una gran cantidad de pacientes consumidores actuales o pasados de “leche” de soja, padecen hipotiroidismo clínico o subclínico.
  6. Las isoflavonas de soja actúan como hormonas femeninas, por lo que modifican el funcionamiento de otras hormonas y del organismo.
  7. La soja es principalmente transgénica. Aunque en Europa la legislación obliga a declararlo, es EE.UU. el principal productor. Puesto que en EE.UU. no es obligatorio declarar organismos modificados genéticamente, la soja enviada a Europa nunca puede etiquetarse como modificada genéticamente. Una astucia legal que permite -presuntamente- la entrada de soja en Europa.

 


Compártelo con tus amig@s: