piel

Betacaroteno, protección de la piel y ADN


Betacaroteno: protección de la piel y del ADN

betacarotenos piel

Los betacarotenos son sustancias naturales característicos por dar coloración a los vegetales.

Sus colores varían de amarillos, anaranjados a rojos y aunque se encuentran en mayor cantidad en vegetales de estos colores, también están presentes en vegetales verdes.

En el cuerpo humano el betacaroteno actúa como precursor de vitamina A, una vitamina de efecto antioxidante.

Se consume como suplemento para obtener efectos antioxidantes y antienvejecimiento de la piel.

Se usa en suplementos aceleradores de bronceado y en general complementos para la piel.

Algunas personas incluso aplican alimentos ricos en betacarotenos como la zanahoria en mascarillas.

Los efectos que se le atribuyen al betacaroteno incluyen “antioxidante y antiedad”, “acción antioxidante”,  “protección del ADN celular”, “protección de los tejidos y la piel contra agentes oxidantes, exposición solar, y actividad antioxidante”.

Sin embargo, los reclamos publicitarios y la evidencia científica muestran datos completamente opuestos:

  1. No existe ninguna relación entre el consumo de betacaroteno y protección protección del ADN o del daño oxidativo en proteínas y lípidos.
  2. No existe ninguna relación entre el consumo de betacaroteno y protección de la piel del daño inducido por los rayos UV, incluido el daño fotooxidativo.

La forma adecuada -la única- de beneficiarse de los efectos de los alimentos es consumiendo esos alimentos.

Los betacarotenos se absorben en el tracto digestivo y aplicarse alimentos ricos en betacaroteno  no significa que el betacaroteno vaya a ser absorbido, ni mucho menos. De hecho puede manchar la piel, y un consumo exagerado de alimentos ricos en betacaroteno o suplementos puede conducir a una coloración naranja de la piel.

mascarilla de zanahoria

Mascarilla de zanahoria

El uso de suplementos debe hacerse siempre como alternativa si no es posible el consumo de los alimentos que los contienen, y siempre bajo supervisión de un profesional, Médico o Dietista – Nutricionista.

La población no es consciente de los daños que provocan o pueden provocar la ingesta de suplementos.


Compártelo con tus amig@s: